El anuncio lo hizo el viceministro de Clima y Bosque de ese país, Sveinung Rotevatn, luego de firmar un nuevo contrato de aporte financiero con el gobierno de Colombia a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Dos millones dólares adicionales serán entregados por ese país cooperante, uno de los que más aportes entrega a Colombia en materia de medio ambiente, para realizar una de las reuniones previas a la Conferencia de las Partes del Convenio para la Diversidad Biológica, del cual Colombia será sede en julio de 2020.

Ricardo Lozano, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, agradeció la confianza de Noruega y dijo que este incremento en la cooperación internacional servirá para llegar a zonas donde antes no se podía llegar. Agregó que los aportes se destinarán al Fondo Colombia Sostenible, que recibirá 11 millones de dólares, y al programa Visión Amazonia, al cual se entregarán 6 millones de dólares.

Durante una rueda de prensa a la que asistieron también el embajador de Noruega en Colombia, Jon Peter Opdahl,  la viceministra de asuntos multilaterales, Adriana Mejía y la viceministra de política y normalización ambiental, María Claudia García, se explicó que una de las principales líneas de inversión estará orientada a proteger y educar a las comunidades étnicas para que apoyen la reducción de la deforestación y contribuyan a mejorar la gestión de los bosques en territorios colectivos.

“Se consolidará el diálogo entre el gobierno nacional y las autoridades indígenas como parte del cumplimiento de los compromisos suscritos por el gobierno en el Plan Nacional de Desarrollo”, explicó el Minambiente a través de un comunicado de prensa.

Lozano, a su vez, también dijo que se impulsará la economía forestal con el fin de entregar alternativas de producción amigable con la naturaleza a las comunidades que habitan las zonas marginales de los territorios con deforestación.

De la misma manera, estos recursos se orientarán a capacitar a las autoridades ambientales y judiciales que hacen cumplir la legislación ambiental y a educar a las comunidades en materia de economía forestal para que vean en los bosques una alternativa productiva sostenible.

En cuanto a Visión Amazonía, que busca reducir las emisiones que provienen de la deforestación en la Amazonia colombiana, con estrategias de protección de los bosques  y de uso sostenible de los recursos, no solo recibió aportes de Noruega sino también de Alemania y Reino Unido para un total de 25 millones de dólares como reconocimiento a la reducción de emisiones por deforestación del año 2015.