La tala de bosque nativo y la afectación al suelo protegido son dos de las consecuencias que ha dejado la intervención irregular en terrenos ubicados en el corregimiento de Santa Elena, en el área protegida del Parque Regional Ecoturístico Arví en Medellín.  

Le sugerimos: Registran segunda nueva mariposa para Medellín en menos de dos semanas

En en dos predios de ese lugar, localizados entre las veredas Media Luna y Mazo, se venía ejecutando el proyecto urbanístico conocido como Ecoaldea, sin el cumplimiento de requisitos legales. La Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia (Corantioquia) lo verificó tras un seguimiento y luego de un operativo conjunto con la Alcaldía de Medellín, a través de la Subsecretaría de Control Territorial y la Corregiduría de Santa Elena; la Policía Nacional y la Personería. 


Corantioquia impuso una medida preventiva de suspensión de actividades al proyecto urbanístico al considerar que no cumplía con requisitos legales. Foto: Corantioquia. 


Luego de la inspección al lugar, Corantioquia impuso una medida preventiva de suspensión de actividades al proyecto urbanístico al considerar que se adelantaba, sin el cumplimiento de requisitos legales, la construcción de vías de acceso rural y de casas con destino a parcelación. Dichas obras, según la corporación,causaron serios daños en la flora y el suelo, con pérdida de valioso bosque nativo.

¿Cuáles son los impactos?

Desde Corantioquia informaron que las intervenciones se realizaron en dos predios. En el primero se encontró la apertura cuatro ramales de vía rural con una extensión total de 1.600 metros lineales, con 2,5 metros de ancho. En total, fueron intervenidos 4.800 metros cuadrados del área ubicada en suelo protegido, de acuerdo con el Plan de Ordenamiento Territorial de Medellín.  

Le recomendamos: Energía solar y movilidad eléctrica, el futuro cercano de Medellín
 
Estas acciones ocasionaron la pérdida de aproximadamente 4.000 metros cuadrados de bosque nativo en un ecosistema de alta fragilidad, dadas sus condiciones climáticas y calidad del suelo. Allí se talaron árboles de 14 especies nativas, entre las que se encuentran: chagualo, encenillo, uvito de monte, yarumo y siete cueros.

Con respecto a los suelos, la autoridad ambiental indicó que se removieron 468 toneladas de capa orgánica, recurso que tardará al menos 26 años en recuperarse.


Casas como estas estaban siendo construidas en las veredas Media Luna y Mazo del corregimiento de Santa Elena. Foto: Corantioquia. 

En el segundo predio las autoridades encontraron la construcción de 29 casas pertenecientes al proyecto de parcelación de vivienda rural Ecoaldea, del cual se presume que contemplaría hasta 50 unidades habitacionales. Las obras se adelantan sin permisos ambientales de aprovechamiento forestal o descarga de vertimientos para la construcción de pozos sépticos. Además, el proyecto supera las densidades poblacionales máximas permitidas para el área rural, hecho que viola las disposiciones del Plan de Ordenamiento Territorial.

Le puede interesar: Polvo del desierto del Sahara haría cambiar aire de Bogotá y Medellín

Esta construcción ha ocasionado la pérdida de más de 11 hectáreas de bosque nativo y la remoción de suelos que tardarían hasta medio siglo en recuperarse. Así mismo, se observó la instalación de mangueras para suministro de agua para el consumo humano, sin que se cuente con autorización del acueducto veredal para la obtención del líquido.

Corantioquia, en ejercicio de su autoridad ambiental, anunció que la medida preventiva se mantendrá vigente hasta que se determine la legalidad de las actividades y se establezca que estas no implican riesgo para el medio ambiente y los recursos naturales.