Un llamado de acción al Gobierno nacional y a las autoridades competentes en pro de los líderes y defensores sociales y ambientales en Colombia viene realizando el Foro Nacional Ambiental (FNA). 

A través de un comunicado, esta organización manifiesta su preocupación por los ataques contra la vida que están ocurriendo en varios departamentos del país, en especial en Chocó, Cauca y en la Serranía de San Lucas. Aseguran que allí se han visto gravemente afectados por los hechos de violencia que han implicado hurtos, amenazas y asesinatos de la población, como consecuencia de la minería ilegal que vienen adelantando diferentes actores, que afectan no solo el entorno, sino que ponen en riesgo sus derechos humanos. 

Le sugerimos: Defensores ambientales: entre la presión y el silencio

"Lo anterior, unido a la difícil situación que deben enfrentar las comunidades debido a la falta de recursos en esas regiones para afrontar la covid-19 y la imposibilidad de trabajar por la medida de aislamiento, afecta la garantía a su seguridad alimentaria", indica el documento. 


Los indígenas ubicados en la Amazonia han sido una de las poblaciones más afectadas por el coronavirus en Colombia. Foto: Mauricio Ochoa Suárez / Semana. 

Para el foro es igualmente alarmante observar cómo los municipios con mayor tasa de incidencia de casos de coronavirus y de mortalidad, están ubicados en territorio de "altísima biodiversidad y conflictos ambientales", como en Leticia, Puerto Nariño, Tumaco, Puebloviejo o Ituango

Le puede interesar: “Están aprovechando la cuarentena para quemar la selva”: Corpoamazonia

"Exhortamos para que se afronte de manera eficiente y se adopten medidas urgentes por parte del Gobierno nacional sobre los hechos que están ocurriendo en la Amazonia colombiana, donde algunos actores están aprovechando las medidas de confinamiento dictadas en el marco de la emergencia sanitaria, para realizar quemas de bosque y deforestación en esta región de alta diversidad, trasgrediendo las áreas tanto de Parques Nacionales Naturales como los resguardos indígenas, ocasionando, con ello, graves daños ambientales en áreas de especial importancia, tal y como lo ha manifestado la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Sur de la Amazonía (Corpoamazonia)", destacó el FNA. 


Los grupos ilegales han aprovechado el confinamiento para adelantar quemas en áreas estratégicas como los resguardos indígenas. Foto: Rodrigo Botero. 

Esta organización sostiene, además, que también se están registrando incendios y quemas en otros lugares con una alta sensibilidad ambiental como, por ejemplo, la zona Ramsar de la Ciénaga Grande de Santa Marta.

Adicionalmente, el foro considera urgente adoptar medidas en la Sierra Nevada de Santa Marta, debido a los proyectos mineros que vienen desarrollando actores ilegales en la zona sin las autorizaciones ambientales y sin garantizar el derecho a la consulta previa que tienen los pueblos indígenas que habitan en ese territorio ancestral, vulnerando, de esta forma, sus derechos étnicos y ambientales. "De igual modo, en esta región se han registrado varios incendios forestales y tala de bosques, así como el asesinato y amenaza a líderes sociales y ambientales", advierte el foro. 

Le recomendamos: Regresar al bosque: retos de Colombia después del covid-19

Finalmente, desde el Foro Nacional Ambiental se hizo un llamado al Gobierno para velar por el respeto de los derechos fundamentales y por la integridad de los ecosistemas.

Para esta organización, el Estado tiene el deber de garantizar la protección de los derechos humanos y del ambiente, a través de la adopción de decisiones eficientes frente a los hechos mencionados, realizados por diversos actores en medio de las medidas adoptadas para evitar el contagio del coronavirus. "Instamos al cumplimiento de la normatividad y a garantizar la paz con justicia ambiental", puntualizó el FNA. 

La petición fue firmada, entre otras personas, por Manuel Rodríguez Becerra, presidente del Comité Directivo del FNA y exministro de Medio Ambiente; Kristina Birke Daniels, directora de Friedrich-Ebert-Stiftung en Colombia (Fescol); Luis Fernando Gaviria Trujillo, rector de la Universidad Tecnológica de Pereira; Gerardo Ardila Calderón, director del Centro de Estudios Sociales (CES) de la Universidad Nacional de Colombia; Clara Ligia Solano, directora de la Fundación Natura Colombia; Mary Louise Higgins, directora de WWF Colombia, y Carlos Alberto Rodríguez, director de la Fundación Tropenbos Colombia.