El viacrusis de 252 gatos en condición de abandono llegó a su fin. Luego de haber permanecido "detenidos" por cinco días en Piedecuesta, los felinos llegaron este jueves en la noche a Bogotá donde fueron recibidos por personal del Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal (IDPYBA), la Secretaría Distrital de Salud y la Policía Ambiental, quienes se encargaron de adelantar su valoración médica.

El calvario de estas 143 hembras y 109 machos comenzó el pasado 15 de agosto, día en el que salieron de Santa Marta (Magdalena) rumbo a Bogotá, luego de haber sido rescatados de las calles. A la altura del sector Curos en Piedecuesta (Santander), el domingo 16 de agosto fue detenido el camión en el que eran transportados los animales, debido a las condiciones precarias de embarque. 

Según las autoridades, algunos venían en guacales y otros en cajas de pollo. La Policía Metropolitana de Bucaramanga aseguró que las guías mostraban el transporte de 170 animales y la cantidad real era de 278. Además, sostuvo que no se contaba con un plan de manejo que determinara, por ejemplo, cada cuántas horas se les iban a dar agua y comida. 

Le sugerimos: Abandono de mascotas en Colombia, otra amenaza para la fauna silvestre

A partir de ese momento, los gatos quedaron bajo la custodia de una fundación, que los trasladó hacia un refugio que no tenía la capacidad para atender un número tan alto de animales y que, según la concejal de Bogotá, Andrea Padilla, "pese a haber propiciado la retención del camión, no asumió los costos de manutención, ni de atención veterinaria de los animales, razón por la cual hoy la deuda supera los 11 millones de pesos", sostuvo. 

Al enterarse de la situación, varios activistas de Santa Marta, Bucaramanga y Bogotá, con el apoyo de diferentes actores políticos, comenzaron a adelantar gestiones que les permitieran a estos gaticos continuar el camino hacia su destino final: 244 hogares de paso y otras fundaciones de bienestar animal en donde serán puestos en adpación. La edad promedio está entre los dos y los cuatro meses. Entre el cargamento de gatos también había nueve madres lactantes y seis gestantes. 

Algunos ambientalistas, como María Alejandra Prada y  Camila Escobar, emprendieron una campaña para la donación de alimentos y medicinas que permitieran garantizar su atención mientras permanecían en el refugio en territorio santandereano, así como de guacales para que los animalitos pudieran continuar su traslado de manera digna. 

Finalmente, pudieron ser transportados gracias a un auto firmado por un inspector de Policía de Piedecuesta, en el que se indicaba que todos los gatos se encontraban en condiciones para continuar el viaje, según el concepto que había emitido la Secretaría de Salud de ese municipio.

Infortunadamente, de los 278 gatos que fueron embarcados incialmente, 15 murieron y 11 quedaron hospitalizados en varias clínicas de Bucaramanga, por cuenta del grave estado de salud en el que se encontraban.


Luego de cinco días de viaje los más de 250 gatos rescatados en Santa Marta llegaron a Bogotá. Foto: IDPYBA

Luego de la observación médico-veterinaria adelantada, la cual se extendió hasta la madrugada de este viernes, los equipos de brigadas médicas y de urgencias veterinarias del Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal y los veterinarios de la Secretaría de Salud y la Subred Integrada de Servicios de Salud Norte, encontraron que la mayoría de los gatos presentan baja condición corporal, deshidratación, afecciones respiratorias y diarrea. 

"Se recomendó el traslado de 29 casos a clínicas veterinarias porque requieren atención médica prioritaria", informaron desde el IDPYBA. 

Le recomendamos: Adopción de perros y gatos se disparó durante la cuarentena

El resto de los gaticos están siendo trasladados a más de 100 hogares de paso, bajo la coordinación de la Fundación Por Amor a Rocky que asumió su custodia y manutención, y que también se encargó de su proceso de traslado desde Bucaramanga hasta Bogotá.


Los veterinarios de varias entidades ayudaron a valorar a los gatos. Foto: IDPYBA

"Una vez reubicados, la Secretaría Distrital de Salud con sus subredes integradas y el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal adelantarán una serie de visitas con el fin de hacer seguimiento al posible riesgo epidemiológico y verificar que se garantice su bienestar durante todo el proceso de recuperación hasta que puedan ser entregados en adopción en hogares idóneos", explicaron desde el instituto. 

Le puede interesar: EN VIDEO: Los ángeles de los animales de la calle

Adriana Estrada, directora del IDPYBA, aseguró que esta situación dejaba muchas lecciones aprendidas. "Se ha comprobado que las redes de apoyo son fundamentales para la atención de animales vulnerables, pero también se les deben garantizar óptimas condiciones de salud y bienestar en todo momento. Además, es claro que hay que mejorar procesos y que los municipios y departamentos deben cumplir con lo que la ley los obliga, incluida la destinación de recursos para prevenir situaciones que terminen generando estos desplazamientos con potenciales riesgos al estatus sanitario de Bogotá", resaltó. 


Los animales recibieron, además de atención médica, alimento. Foto: IDPYBA

A su turno, Andrea Padilla, recalcó que esta no es la primera vez que se traían a Bogotá gatos rescatados de Santa Marta. "En esa ciudad la situación de los animales es dramática, de hecho, de las peores del país. Ninguna administración ha hecho nada por atenderla; la indiferencia ha sido su política animalista. Son las proteccionistas de allí quienes han asumido, con altos costos, la obligación del estado. Desde Bogotá y Medellín las hemos apoyado con rescates y jornadas de esterilización”, manifestó. 

Puede leer: Llega una mano amiga para los perros abandonados

La cabildante señaló que es preciso mejorar los procesos de atención y transporte de animales rescatados. "Agradecemos el apoyo de las entidades distritales de Bogotá. La protección animal no tiene fronteras. Si en algunas ciudades, como Santa Marta, prima la indolencia de sus gobernantes, en otras abunda la solidaridad”, puntualizó.  

Habrá que esperar ahora que los gaticos se recuperen y que personas de buen corazón luego los adopten y les brinden un hogar digno y amoroso. 

Los interesados en adoptar algunos de estos felinos pueden contactarse con la Fundación Por Amor a Rocky al WhatsApp 3193020540 o a través del correo fundacion@poramorarocky.org


Los gaticos era trasnportados al interior de guacales en un camión. Foto: IDPYBA