Una deforestación que promedia las 200.000 hectáreas en los últimos años, una frontera agrícola que no se respeta y una ganadería extensiva con graves implicaciones ambientales hacen parte del panorama que el presidente Iván Duque, pidió le sea expuesto al papa Francisco en octubre próximo, cuando se llevará a cabo en Roma el Sínodo por la Amazonia. 

“Nosotros hemos venido por años en una hemorragia deforestadora (...). Hemos visto las graves implicaciones que ha traído la ganadería extensiva", dijo el mandatario en su discurso ante obispos de departamentos de Putumayo, Guainía, Vaupés y Caquetá. También pidió les pidió a los prelados pronunciarse acerca del daño que ha hecho el narcotráfico al llamado pulmón del mundo.

La reunión, que ocurrió en medio del Foro Nuevos Caminos para la Iglesia y para una Ecología Integral, constituye la asamblea presinodal liderada por Monseñor Oscar Urbina, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia y representante de la Red Eclesial Panamazónica (Repam) Colombia.

La región amazónica según los informes del sistema de monitoreo de bosques del Ideam, arrojó que concentra el 70 por ciento de la deforestación total del país. Foto: Semana

Él, junto a la academia, organizaciones indígenas y campesinas del Amazonas, afros y población en general, participaron en varios debates sobre lo vital que es cuidar la Amazonia.

El cardenal peruano Carlos Barreto, por su parte, habló de la responsabilidad de la Iglesia en esta misión vital en la región no solo para los países que tienen Amazonia, sino para el planeta entero.

"Nosotros vamos a mostrarle al papa la realidad de la Amazonia no solo en el aspecto pastoral, sino también en lo social, que es mucho más grave", dijo el obispo Barreto.

Puede leer: Alemania recorta ayudas por aumento de la deforestación en la Amazonia

Entre tanto, monseñor Héctor Fabio Henao, director de Pastoral Social de Colombia, habló sobre la importancia de unir fuerzas con aliados que permitan encontrar alternativas sobre las causas y tomar medidas integrales de atención a esta situación.

"La iglesia está analizando la problemática. Encontramos que se requieren en la Amazonia unos planes concretos de ordenamiento territorial, que sean capaces de garantizar la sostenibilidad de la región", dijo monseñor Henao y agregó que es necesario tomarse en serio la tala del bosque, porque la extinción de la Amazonia podría estar cerca.

El prelado también denunció las amenazas de las que están siendo víctimas los pueblos indígenas. El obispo Barreto de Perú compartió esta preocupación y dijo que solamente en Brasil, desde 2013, han ocurrido más de 1.200 asesinatos de líderes indígenas que defendían el bosque de fuertes capitales que tienen por descontado la preservación.

Más de la mitad de los pueblos indígenas de Colombia están ubicados en la Amazonia y se califican como los guardianes de la selva. Foto: Semana

Los indígenas, precisamente, también tuvieron representación en el presínodo. Fany Kuiru, delegada de la mujer, familia y niñez de la Organización de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana (Opiac), resaltó que es gracias al trabajo del Papa que la iglesia volvió la mirada sobre los pueblos indígenas y los puso en la agenda de la sociedad. “Este es un hecho esperanzador”, agregó.

"Tenemos la esperanza de que, por fin, se le muestre al mundo el papel que jugamos en la conservación de la Amazonia. Los pueblos indígenas mantenemos la selva en pie. Si se acaban los indígenas es el mundo el que pierde", dijo esta líder del pueblo Uitoto.

Le puede interesar: Así ayudan los indígenas a combatir el cambio climático

En el sínodo estarán presentes 15 prelados colombianos y obispos de Brasil, Venezuela, Guyana Francesa, Guyana Inglesa, Surinam, Ecuador, Perú y Bolivia. 

Además, durante la jornada, que se extenderá durante dos días, se llevarán a cabo paneles y conversatorios con protagonistas de la Amazonia colombiana que discutirán sobre la visión que tiene la academia al territorio amazónico, los retos y oportunidades para el cuidado desde las políticas públicas, así como la mirada a la región de quienes la habitan y por último una presentación de los nuevos caminos que se están creando entre la iglesia y una ecología integral.