Mientras más de 40.000 personas cumplen con el aislamiento obligatorio en el municipio de Saravena (Arauca), una de las poblaciones más golpeadas por la violencia en Colombia, un grupo de animalistas perteneciente a la ONG Lógico & Zoo Fundación continúa su cruzada en pro de los animales de la calle, a través de su proyecto Alimenta-Dog. 

Este colectivo se dio a la tarea de construir puestos estacionarios de alimentos para perros callejeros en Saravena, iniciativa que no solo ha generado bienestar para los caninos en condición de abandono, sino también ha despertado el interés de organizaciones internacionales que ven en este proyecto un ejemplo a seguir. 

Le puede interesar: Apadrinan animales para garantizar su alimentación en época de confinamiento

Es así como ‘Somos parte de la Solución’, una estrategia que busca destacar las iniciativas positivas lideradas por personas, emprendimientos, universidades, instituciones o empresarios, encaminadas aportar a la construcción de un mejor país e inspirar a las personas a ser parte de la solución, optó por destacar la labor de Lógico & Zoo Fundación. 

A través de su portal web www.somospartedelasolucion.com.co el proyecto Alimenta-Dog fue calificado como exitoso a nivel mundial por las organizaciones USAID y ACDI/VOCA, promotoras de este tipo de iniciativas con el objetivo de encontrar fondeadores.   

“Ahora con esta crisis provocada por la pandemia ha sido difícil la situación para estos animalitos, por eso con los aportes de algunas personas, los vacunamos, esterilizamos y en algunas ocasiones les hacemos baños para mejorarles su calidad de vida” indicó Derly Flórez, directora de la ONG Lógico & Zoo Fundación. 


La ONG Lógico & Zoo Fundación proporciona agua, alimento ya baño a los perros callejeros en Saravena (Arauca). Foto: archivo particular. 

Gracias a esta iniciativa ya se ha entregado, por lo menos, una tonelada de alimentos a los animales de calle durante el periodo de confinamiento. A diario acuden más de 500 perros a los dispensadores de agua y croquetas para saciar la sed y el hambre.

Entre tanto, la Fundación trabaja en el mejoramiento de los dispensadores para dar solución a otras necesidades de bienestar animal, integrando el componente urbanístico, cultural y educativo.

Le sugerimos: Cuidadores de zoológico de Cafam Melgar pasan la cuarentena con 400 animales

“Soñamos que este proyecto cada vez sea más visible, porque a través de este reconocimiento que nos dieron esas ONG, esperamos que más personas se unan a la causa, pues gran parte de lo que hemos logrado hasta ahora ha sido con aportes propios” puntualizó Flórez.

Este tipo de comedores para animales callejeros, cuya idea nació en Saravena, ya ha sido replicado en varios municipios y ciudades del país, en un momento en que se requiere solidaridad y resiliencia personal y colectiva.