El Lobo Feroz no volverá a rugir. Varios disparos silenciaron su voz. La muerte lo sorprendió a orillas de una laguna, mientras se abastecía de agua en territorio indígena Arariboia, conformado por 413.000 hectáreas, ubicadas en el Estado de Maranhão, al noreste de Brasil. 

Paulo Paulino Guajajara, también conocido como Lobo Mau (Lobo Feroz), regresaba a su hogar, junto con su amigo Laércio Guajajar, tras pasar más de un día cazando los animales con los que alimentarían a sus familias por varias semanas. 

Le recomendamos:  “Pacto de Leticia no camina sin indígenas y afros”

Cuando llenaban una botella, escucharon un ruido. En ese instante fueron sorprendidos por varios hombres armados, quienes finalmente cegaron la vida de Paulo. Laércio, por su parte, logró sobrevivir a la emboscada luego de emprender la huida. Sin embargo, resultó herido. Dos impactos de bala se encajaron en uno de sus brazos y otro más en su espalda. De milagro, dicen Los Guajajara, pueblo indígena al que pertenecen estos dos nativos, se encuentra vivo y fuera de peligro. 

Los autores: madereros, contra quienes Paulino, Laércio y los demás integrantes de los Guardianes del Bosque luchan desde hace varios años en contra de las invasiones ilegales de taladores furtivos y en pro de proteger a varias familias de la comunidad Awá Guajá, que permanecen aisladas y aún se mueven por esa reserva natural. 


El guardián Paulo Paulino Guajajara deja un hijo menor de edad. Foto: Midia Ninja vía Greenpeace.

Su labor de vigilancia y denuncia les han valido a los guardabosques indígenas varias amenazas y Paulino no era la excepción. A él ya lo habían amenazado de muerte y por eso había empezado a negociar su entrada en un programa estatal de derechos humanos para reforzar su seguridad. "Desgraciadamente no ha dado tiempo", indicó Sônia Guajajara, coordinadora de la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil y también integrante del pueblo Guajajara, al periódico español El País. 

Hay un genocidio institucionalizado. Hay una licencia para matar, para armar a la gente, aún más cuando los crímenes quedan impunes y cuando la máxima autoridad del país dice ahora que ya no demarcará las tierras, que pretende explotarlas, en un discurso que favorece la oposición a los pueblos indígenas. Los invasores se sienten legitimados por el presidente (Bolsonaro)”, aseguró Sônia, quien se encuentra en Europa promoviendo la campaña “Sangre Indígena, ni una gota más” ante líderes, parlamentarios y empresas europeas. 

Le sugerimos: Así ayudan los indígenas a combatir el cambio climático

Argumento que compartío la ONG ambientalista Greenpeace que sostuvo que Paulino y Laercio eran las víctimas más recientes de un Estado que se niega a cumplir con la Constitución Federal, en el que el presidente Jair Bolsonaro es principal responsable de una política que ha recrudecido el hostigamiento a los indígenas del Amazonas.

"Los Guardianes del Bosque han asumido el rol de cuidadores, ante el fracaso del Gobierno para proteger los territorios indígenas. Las tierras de Maranhão han sido escenario de una lucha asimétrica, donde pequeños grupos de guardianes eligen defender de los invasores que destruyen estas tierras, a menudo con sus vidas, la integridad de sus territorios", manifestó Greenpeace. 

Le puede interesar: Indígenas le ganan pleito jurídico a petrolera en Putumayo

Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de bosques de Greenpeace Andino, sostuvo que la muerte de Paulino enluta al mundo ambiental en muchos sentidos. "Su vida y su trabajo no pueden ser en vano, debemos reforzar el trabajo por la permanencia del bosque y sus habitantes, por su memoria, la paz, la defensa de la vida y el territorio”, dijo Cruz, quien exigió que se tomen medidas inmediatas para evitar que los conflictos continúen.

Sobre el particular, Sergio Moro, el ministro de Justicia de Brasil, comentó a través de su cuenta de Twitter que la Policía Federal investigará el asesinato del líder indígena Paulo Paulino Guajajara. "No escatimaremos esfuerzos para llevar a los responsables de este grave crimen ante la justicia”, dijo el jefe de esa cartera. 


Varios líderes indígenas de Brasil se encuentran en este momento en Europa denunciando las graves violaciones de sus derechos por parte del Gobierno nacional. Ellos adelantaron una campaña para repudiar el asesinato de Paulo Paulino Guajajara. Foto: Midia Ninja vía Greenpeace.  

Pese a la reacción del Gobierno, el homicidio de Paulino generó el rechazo del sector ambientalista, que clama porque se protejan a las comunidades aborígenes de ese país. Entre 2017 y 2018 fueron asesinados 77 líderes indígenas en Brasil. 

Por ahora los 14.000 indígenas que hacen parte del pueblo Guajajara solo esperan que este caso no quede impune, como muchos otros, y que la esposa y el hijo que dejó Paulino reciban algún tipo de amparo. Mientras tanto, su padre, un líder espiritual y el mayor cantante tradicional de Los Guajajara, seguirá recordándolo para que el ímpetu del ‘Lobo Feroz‘ prevalezca en el tiempo.