A mediados de mayo, indígenas del resguardo Kogui Malayo Arhuaco prendieron las alarmas por una serie de obras que se adelantaban en parte de sus territorios ancestrales en la Sierra Nevada de Santa Marta, al interior en la Línea Negra. 

Fotografías y videos revelaron intervenciones a gran escala y con maquinaria pesada en manglares y áreas aledañas a la desembocadura del río Ancho, en el municipio de Dibulla en La Guajira, obras que iniciaron durante las primeras semanas de febrero. “Hay afectación de las bocas de algunas lagunas para hacer desvíos del agua por canales y despejar la zona de inundaciones”, dijo Mauricio Blanco, director del resguardo.

La denuncia de los kogui de la Sierra Nevada llevó a Corpoguajira a tomar medidas. Foto: Resguardo Kogui Malayo Arhuaco.

Según los kogui, los trabajos estaban concentrados en espacios sagrados de la Línea Negra (territorio ancestral de los pueblos arhuacos, koguis, kankuamos y wiwas de la Sierra Nevada), sitios asociados al espacio principal de la desembocadura del río Ancho conocido como Java Alduweiuman o madre del conocimiento y la naturaleza.

Le puede interesar: Indígenas Kogui denuncian destrucción de sus espacios sagrados

Luego de realizar una visita de inspección y evaluación de las afectaciones y atender la queja presentada por indígenas de la Sierra Nevada, la Corporación Autónoma Regional de La Guajira (Corpoguajira), decidió imponer una medida preventiva para suspender el trabajo de dragado en el cuerpo de agua. 

Los sitios ancestrales de los indígenas no se escapan de las intervenciones del hombre. Foto: Resguardo Kogui Malayo Arhuaco.

“Las actividades llevadas a cabo en la antigua madre del río Ancho, ubicada en Dibulla, no cuentan con el permiso de ocupación del lecho del río. Ante la evidencia de daños ambientales al cuerpo de agua, decidimos suspender las obras y dar apertura de una investigación para determinar las afectaciones a los recursos naturales del perímetro estudiado”, dijo la entidad.

Le puede interesar: Arhuacos de la Sierra Nevada redoblan controles para evitar coronavirus

Según Corpoguajira, los trabajos con maquinaria y la intervención en el sistema de lagunas causaron daños a la vegetación y a las especies de crustáceos presentes en el área. “La decisión entra en vigencia inmediatamente e implica que el infractor debe tomar las medidas necesarias para obtener los permisos requeridos por las regulaciones ambientales colombianas”. 

La Sierra Nevada sigue viéndose afectada por obras para incentivar el turismo. Foto: Resguardo Kogui Malayo Arhuaco.

En el área cubierta por el cuerpo de agua intervenido no se pueden realizar actividades recreativas con fines económicos."al igual que en el perfilado de las laderas en los márgenes de la laguna. Se debe hacer una disposición adecuada del material extraído para que no sea arrastrado por las corrientes en las estaciones lluviosas”, anotó Corpoguajira.

La autoridad ambiental monitoreará el sitio de intervención para ejercer control y vigilancia sobre la recuperación del cuerpo de agua. “Invitamos a los habitantes del departamento a cumplir con los procedimientos consagrados en las regulaciones ambientales”.

Para las autoridades ancestrales estos son espacios sagrados de incalculable importancia para mantener el equilibrio de la naturaleza en la Sierra Nevada de Santa Marta. "Desde la ley de origen y a nivel ambiental, la intervención de estos espacios generará incalculables consecuencias para la estabilidad económica y social del todo el territorio", aseguraron.