Antioquia y Chocó son los dos departamentos del país que más padecen las consecuencias de la minería ilegal, uno de los principales motores de la deforestación que, con el uso de sustancias químicas como el mercurio, contamina ríos y suelos, mata la flora y fauna que allí habita y afecta la salud de los pobladores.

Esta semana, en los municipios del Bagre y Nechí, del bajo Cauca antioqueño, la Policía Nacional, en coordinación con Ejército, Armada, Fuerza Aérea, Fiscalía General de la Nación y Gobernación de Antioquia, le pusieron tatequieto a varios puntos de financiación de grupos ilegales vinculados a la minería.

Le puede interesar: Colombia y Perú acuerdan luchar contra la minería ilegal y el cambio climático

A través de la operación Dorado 51, las autoridades desmantelaron siete complejos mineros de extracción ilegal de oro, capturaron siete personas y destruyeron 44 dragas utilizadas para sacar el oro del río Nechí, avaluadas en más de 8.000 millones de pesos.

Según la Dirección de Carabineros y Seguridad Rural, en estas siete zonas ilegales la subestructura Francisco José Morelo, que pertenece al grupo armado organizado del Clan del Golfo, sacaba ganancias mensuales de aproximadamente once 11.880 millones de pesos.

“Esta ofensiva contra la explotación ilícita de yacimientos mineros en Antioquía contó con minuciosas labores de inteligencia, las cuales permitieron establecer serias afectaciones al cauce del río Nechí, que vierte sus aguas al río Cauca, daños ambientales que tardarán varios años en recuperarse”, aseguró la entidad.

Le sugerimos: CAR suspende actividades de 10 minas por no tener licencia ambiental

Por su parte, el Ejército Nacional informó que este es el resultado más grande y contundente para frenar la minería ilegal en lo que va de año, “el cual detiene un daño ambiental que venían causando sobre cerca de 600 hectáreas, afectando fuentes hídricas, flora y fauna de la zona, y que además era contaminada con químicos como mercurio. Estamos investigando quiénes son los individuos a cargo del diseño, construcción y puesta en funcionamiento de las 44 dragas destruidas”.

En lo corrido de este año, las autoridades han realizado 289 operativos para frenar la minería ilegal, con resultados como la intervención de 1.532 minas, 612 personas capturadas, 102 dragas y 38 excavadoras destruidas, además de la incautación de 135 excavadoras, 23 dragas, 238 motores, 74 volquetas, 1.692 galones de ACPM y 810 galones de gasolina.

“Estos esfuerzos interinstitucionales hacen parte de la Política de Defensa y Seguridad, la cual ejecuta acciones operativas tendientes a neutralizar y controlar estas prácticas ilegales que ocasionan el daño a los recursos naturales por medio de la deforestación, destrucción de la flora y la fauna y contaminación de fuentes hídricas con desechos estériles mineros, informó Carabineros.