El tráfico de animales parece un problema de nunca acabar. Mientras existan compradores de productos provenientes de fauna silvestre, este negocio continuará. 

Las creencias en torno a las propiedades benéficas y hasta mágicas que pueden aportar ciertas especies es uno de los principales motores de esta macabra industria. 

En Japón, por ejemplo, a los monos los llaman "saru", que significa ahuyentar a la mala suerte, mientras que en México los denominan chango y los relacionan con al acto de cruzar los dedos para obtener o desear suerte. Quizás esa fue una de las razones por las que el Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera optó por regalarle como mascota un monito (changuito) a sus hijas más pequeñas. Sin embargo, esto no fue tan así en esta oportunidad. 

Le sugerimos: Tráfico de animales silvestres: un delito que crece ante la indiferencia ciudadana

La vida de Botas, como llamaron las gemelas Emaly y María Joaquina al mono que les obsequió su padre parece de película. Empezando por su nombre que hace referencia al personaje que acompaña a Dora la Exploradora en la serie de dibujos animados.  

El primate, víctima del tráfico ilegal, con el tiempo se constituiría en pieza fundamental para encontrar el paradero del capo después de su fuga de la cárcel de máxima seguridad Centro Federal de Readaptación Social Número 1 ‘El Altiplano‘, conocida también como ‘Almoloya‘. 

Le recomendamos: Encomiendas: nueva modalidad utilizada para traficar fauna silvestre

Y es que después de que el capo del narcotráfico fue capturado en enero de 2014, su esposa Emma Coronel, sus hijas y Botas se fueron a vivir cerca del penal, ubicado en el centro de México, para tener una mayor facilidad de visitarlo. 

Al conocer sobre el inminente escape de ‘El Chapo‘, unos días antes del 11 de julio de 2015, fecha en la que se fugó, Emma y sus hijas se trastearon. Se fueron para Sinaloa, pero dejaron a Botas.


Emma Coronel fue candidata a reina de la Feria del Café y la Guayaba de 2007 y es ciudadana estadounidense. Foto: archivo/Semana. 

Días después volaron a la sierra del llamado Triángulo Dorado (Sonora, Durango y Chihuahua), tierra natal de Guzmán. Allí se reencontraron con él. En la comunidad Bastantitas de Abajo, del municipio Tamazula, en la entidad de Durango, los empleados del Cártel de Sinaloa le habían construido varias cabañas de madera para que sirvieran como vivienda.

Carlos Loret de Mola, un reconocido periodista mexicano, quien obtuvo la primicia de los audios desconocidos de los videos de la celda de donde el narco se escapó por un túnel, dio cuenta que el lugar, pese a que no era muy suntuoso, sí tenía televisión, agua caliente y baño.

Le puede interesar: Hallaron doce cangrejos vivos en una maleta en El Dorado

El reportero indicó que luego de un tiempo de estar viviendo en las improvisadas cabañas, las hijas pidieron a ‘El Chapo’ que rescatara a Botas, misión que encargó a sus allegados. La orden era transportarlo en un avión. Los intentos fallidos por conseguir los permisos sanitarios oficiales para que el mono pudiera volar a Culiacán, Sinaloa, llamó la atención de las autoridades. "Pero nadie les firmó los papeles, así que no les quedó más que trasladarlo por carretera", dijo Loret. 

Las autoridades sabían que la mascota los podría llevar a su objetivo, por esa razón cuando descubrieron un día a Botas a bordo de un Mustang rojo, en el estado de Sinaloa, propiedad de Édgar Coronel Aispuro, hermano de Emma, cuñado de El Chapo, las operaciones de la Secretaría de la Marina en la sierra de Durango, se intensificaron. 

Lea también: Humanos acabaron con el 60% de los animales salvajes en menos de 50 años

Sabían que Guzmán estaba cerca, pues Coronel Aispuro había entrado al túnel la noche que el narcotraficante se escapó. De hecho, según las investigaciones, se sabe que salió con él, abordaron un vehículo y volaron juntos.

Fnalmente, luego de varios meses de seguimiento, Guzmán fue detectado en zona de Durango y tras un operativo adelantado por las fuerzas especiales en su guarida a mediados de octubre de 2015, el capo fue capturado, luego de haber caído en un pequeño acantilado, de donde fue rescatado herido en su rostro y con una pierna rota.


Esta fue la guarida en la que se ocultó ‘El Chapo‘ Guzmán y su familia luego de escapar de la cárcel en 2015. Foto: Centro Nacional de Inteligencia de México.

Actualmente, ‘El Chapo‘ se encuentra interno en una cárcel estadounidense conocida como Supermax ADX de Florence, ubicada en el desierto de Colorado, Estados Unidos. 

Frente al paradero del mono Botas no se sabe nada, ya que se desconoce si aún es la mascota de las hijas menores del narcotraficante o si en medio del operativo quedó en libertad en las montañas que rodeaban el refugio donde se escondió Guzmán, en Sinaloa, luego de su escape. 

Tampoco se sabe con exactitud a qué especie pertenecía el primate, pero lo ciento es que la tenencia de fauna silvestre como mascotas es un delito que puede acarrear desde multas hasta la privación de la libertad