La escena es conmovedora. Un perro negro trata de despertar desesperadamente a otro de color amarillo que yace en una vía de la ciudad china de Yibin. Según informaciones de la cadena bjnews, el animal fue atropellado por un conductor que no se detuvo a atenderlo. De inmediato, varias personas se acercaron pero ninguna ayudó al canino, que falleció en el lugar sin que su compañero pudiera hacer nada para salvarlo.

Un tendero cuyo negocio está cerca del lugar del accidente le contó a esta misma agencia que ambos perros jugaban frecuentemente en la zona. Unas horas después, un veterinario se encargó de recoger el cuerpo del animal muerto y trasladarlo al lugar correspondiente para su entierro.