Colombia en el año 2022 tendría que comenzar a importar gas. La caída de las reservas en un 2,9 %, según el más reciente reporte de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), preocupa al gobierno nacional. 

El informe resalta que el país pasó de tener 3.896 a 3.782 giga pies cúbicos (Gpc) en 2018, circunstancia que da cuenta que la vida útil de las reservas probadas disminuyó en 1,9 años, al pasar de 11,7 a 9,8 años el año pasado. 

Le puede interesar: Fracking: la encrucijada del Gobierno

Pese a que el país logró incorporar 272 giga pies cúbicos a sus reservas probadas, por descubrimientos que permitieron adicionar 34 Gpc, así como la reclasificación de recursos, el aumento del consumo de este combustible en 16%, al pasar de 332 a 386 giga pies cúbicos en 2018, es algo que llama la atención de las entidades de gobierno.

Se estima que 9,5 millones de familias, industrias y establecimientos comerciales e industriales utilizan gas natural, mientras que 230.000 vehículos livianos y 1.000 vehículos de transporte público, camiones, volquetas y recolectores de basura utilizan este tipo de combustible.  

El informe, que contó con la participación de 60 compañías, las cuales informaron sobre 449 campos, señala que Casanare, con un 58%, es el departamento con mayores reservas probadas de gas (2.216,13 Gpc).  La Guajira, con un 15% (583,85 Gpc) y Sucre, con un 8% (305,72 Gpc), le siguen en su orden. 

Le sugerimos: El fracking y la minería vuelven a las calles

Cusiana, Cupiagua-Ballenas y Pauto son los campos que registran los volúmenes más altos, con 758, 706 y 575 giga pies cúbicos, respectivamente.

Ante este panorama, la ministra de minas y Energía, María Fernanda Suárez, fue enfática al señalar que si el país no encuentra nuevas fuentes en 2021-2023, se podría generar la necesidad ed importar gas para suplir la creciente demanda del combustible, sobre todo a nivel domiciliario en algunas zonas del país, a un precio de más del doble del costo interno actual. 

"El gas natural es un combustible fundamental para la transformación energética. Sin embargo, por cada giga pie cúbico producido solo estamos incorporando 0,7 a nuestras reservas probadas", recalcó la funcionaria. 

Lea también: Contraloría advierte que Colombia no está lista para hacer fracking

La cifras con las que desde el gobierno se encienden las alarmas dan pie para que se retome la discusión sobre si se debe o no implementar el fracking como alternativa para suplir la falta de reservas de gas.  

"El país debe tomar una decisión sobre establecer o no esta técnica", afirma la ministra, quien subrayó que el panorama para Colombia, en términos de gas, no era bueno. 

Para algunos ambientalistas, entre tanto, esta es una oportunidad perfecta para que el gobierno comience realmente a dar el paso hacia la transición energética y, de esta forma, deje de depender de los combustibles fósiles. Señalan, además, que el país no está preparado para la implementación del fracking a nivel técnico, normativo ni institucional.