En alerta máxima se encuentran los habitantes del estado de Florida, así como el Gobierno de Estados Unidos ante la llegada del huracán Michael, que alcanzó la categoría 4, en una escala máxima de 5. 

Según el Centro Nacional de Huracanes (NHC), este fenómeno catalogado como "extremadamente peligroso", va acompañado de vientos máximos sostenidos de 210 kilómetros/hora. 

"Se espera una marejada ciclónica de hasta cuatro metros en algunas áreas", informó el centro sobre este huracán que podría llevar a la "devastación total" al noroeste del estado estadounidense cuando toque tierra en la zona conocida como el mango de Florida, cerca de la frontera con Alabama, antes de seguir luego su camino hacia el Atlántico.

Puede leer: Los huracanes más destructivos del mundo desde 1737

Ante el "mostruoso" impacto que podría llegar a tener, el presidente Donald Trump decidió declarar el estado de emergencia para Florida, medida que permitirá liberar recursos materiales suplementarios y fondos federales.

"El huracán Michael es un fenómeno sin precedentes y no puede compararse con ninguno de los anteriores. No arriesgue su vida, váyase ahora ahora si se le pidió hacerlo", señaló el Servicio Meteorológico Nacional en la capital del estado, Tallahassee. 

Este llamado fue replicado por Rick Scott, gobernador de la Florida, quien instó a la población a obedecer las órdenes de evacuación y seguir las indicaciones de los organismos de socorro.

"Las decisiones que usted y su familia tomen en las próximas horas pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte", escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.


"Michael podría ser la tormenta más devastadora que haya afectado Florida en décadas. Es su última oportunidad para prepararse para esta tormenta monstruosa y mortal", advirtió Scott, quien desplegó 2.500 guardias nacionales para atender a la amenaza. 

De otro lado, los servicios de urgencia del estado señalaron que este huracán será el más poderoso en más de cien años.

Michael también podría tocar algunas partes de Georgia, así como Carolina del Norte y del Sur, estados que ya habían sido azotados por el huracán Florence hace un mes.

Kay Ivey, gobernadora de Alabama, decretó el estado de emergencia en la tarde del pasado lunes. Adicionalmente, las áreas costeras están bajo órdenes de evacuación obligatoria.

Le puede interesar: Impacto de los tsunamis empeora por el aumento del nivel del mar

"En el condado de Bay en particular, donde está Panama City, se espera su impacto directo, por lo que se podrían afectar unos 120.000 residentes", mencinó el alguacil Tommy Ford.

Las autoridades insisten en que, cuando las condiciones sean muy peligrosas, los socorristas no responderán a los llamados de emergencia. 

De otro lado, los residentes hacían largas filas en los supermercados y estaciones de servicio para comprar agua y alimentos, al igual que gasolina, mientras que otros recogían sacos de arena para proteger las viviendas. Otros miles decidieron evacuar. 

Se espera que la temporada de huracanes termine el 30 de noviembre en el Atlántico, región que el año pasado fue azotada por una serie de fenómenos entre los que sobresalieron Irma en el Caribe y Florida, Harvey en Texas y María, en el Caribe por ser los más devastadores. 

*Con información de AFP. 

Relacionados

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com