Casi un millón de hectáreas del departamento del Amazonas están ocupadas por el Parque Nacional Natural Río Puré, un área protegida cubierta por el espeso verde de la manigua  que tiene como límites a los ríos Caquetá y Putumayo en las partes norte y sur, respectivamente, y a Brasil en el sector oriental.

Lo denso de sus selvas, la cercanía a los resguardos indígenas Curare los Ingleses y Predio Putumayo y ser parte de la cuenca hidrográfica más extensa del mundo, la del río Amazonas, ya indicaban que el Parque albergaba un hervidero de biodiversidad en sus entrañas. Esta teoría fue corroborada en 2007 por Conservación Internacional, cuando registró por lo menos 252 especies de aves y 23 de grandes vertebrados.

Armardillo Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Sin embargo, no había una sola imagen captada en tiempo real sobre el movimiento de los animales ocultos entre el bosque amazónico. Por eso, entre marzo y junio de 2018, Parques Nacionales Naturales, Amazon Conservation Team y Conservación Internacional, instalaron 60 cámaras trampa en el sector Puerto Franco (zona primitiva), el primer fototrampeo en esta área protegida.

Puede leer: Ardió La Macarena

30 especies de fauna silvestre, entre tigrillos, dantas, osos hormiguero, venados, zorros, cusumbos, puercos de monte, chuchas, armadillos, paujiles y guaguas, posaron ante las cámaras trampa, cifra que para Parques Nacionales indica el buen estado de conservación del ecosistema.

Zaino. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.

“Los resultados son sorprendentes, ya que las 30 especies fueron captadas en tan solo 0,6 por ciento del área del parque, donde se instalaron las primeras cámaras trampa. Este ejercicio fue realizado para confirmar la presencia, ocupación de hábitats y comportamientos de los animales silvestres”, informó la entidad en un comunicado de prensa.

Según Parques, este logro fortalece el proceso de monitoreo y estado de conocimiento de las poblaciones de mamíferos y otros vertebrados terrestres dentro de Río Puré y la Amazonia colombiana, y perfila a Puerto Franco como un importante centro de investigación biológica.

Tigrillo (Leopardus pardalis) Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Parques aseguró que instalar cámaras trampa o hacer monitoreo en este Parque Nacional Natural es complejo, debido a las dificultades logísticas para su ingreso.

“Para acceder es necesario realizar un desplazamiento por río de 600 kilómetros, que puede tardar hasta 4 días de viaje continuo. Eso sumado al esfuerzo físico de los investigadores para ubicar los sitios para instalar las cámaras trampa en la espesa vegetación. El fototrampeo no fue realizado en zonas con presencia de pueblos indígenas en aislamiento voluntario”.

Danta (Tapirus terrestris) Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Riqueza amazónica

Río Puré fue declarado Parque Nacional Natural en 2002. Cuenta con planicies amazónicas y vegetación de bosques húmedos tropicales e inundables. Es un ecosistema estratégico para la seguridad ecológica de Colombia, ya que contribuye en la consolidación de un corredor biológico que conecta las áreas protegidas en el noroeste amazónico de Colombia, Brasil y Venezuela.

Oso Palmero (Myrmecophaga tridactyla) Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.

En su casi un millón de hectáreas solo hay una cabaña en el sector de Puerto Franco, área que a su vez alberga ríos, lagunas, madreviejas, playones y laderas onduladas. Una característica del área protegida es la presencia de bosques de arenas blancas, llamados bosque de varillal, y especies como asai, milpeso, chambira, zancona, lianas, bromelias y trepadoras.

Le puede interesar: Las ‘Gaviotas’ de El Paujil: mujeres cafeteras que superaron la violencia

Paujil. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Aunque aún falta mucha fauna y flora por estudiar en Río Puré, Parques ya cuenta con evidencias científicas como 1.583 especies de plantas vasculares, 252 de aves distribuidas en 46 familias y 23 de grandes vertebrados como primates, aves, ungulados y roedores. También registros de peces, anfibios, reptiles insectos (seis familias de mariposas) y mamíferos como el delfín o bufeo, nutria y perro de agua.

Paujil nocturno (Nothocrax urumutum) Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.

El Parque Nacional Natural Río Puré es territorio de una de las pocas etnias aisladas que aún queda en Colombia: los yurí (que en lengua yucuna significa bravo), también conocidos como arojes o caraballos, y otras etnias como tanimuka, letuama, macuna, matapí, yucuna, bora, miraña, yujup, barasano, cubeo, cabiyarí, carijona, yikunas, boras y huitotos.

*Este es un producto periodístico de la Gran Alianza contra la Deforestación. Una iniciativa de Semana, el MADS y el Gobierno de Noruega que promueve el interés y seguimiento de la opinión pública nacional y local sobre la problemática de la deforestación y las acciones para controlarla y disminuirla.