Por más de dos años, la quebrada La Vieja, ecosistema bogotano que hace parte de la Reserva Forestal Protectora Bosque Oriental, estuvo cerrada al público mientras eran definidos varios requerimientos para evitar sus impactos ambientales, como la pérdida de capacidad de carga, contaminación de sus aguas y afectaciones a la flora y fauna presente.

Culminados los trámites entre la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) y la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), el pasado 30 de octubre este espacio natural de la localidad de Chapinero volvió a abrirle sus puertas a los bogotanos, y así permanecerá durante cuatro meses.

Durante este tiempo la EAAB realizará una prueba piloto para evaluar las medidas de control y varias obligaciones para las actividades de senderismo y turismo ecológico en los predios de la quebrada La Vieja, establecidas en la Resolución 735 de 2019 suscrita entre ambas entidades.

Los senderos de la quebrada La Vieja podrán ser visitados durante cuatro meses. Foto: Diego Téllez (CAR).

Durante 120 días verificaremos que la Empresa de Acueducto garantice el cumplimiento de los horarios establecidos, tanto entre semana como fines de semana. También que se den los cierres para que la quebrada se recupere y el respectivo monitoreo para verificar que los ciudadanos se comporten de una manera adecuada con el ecosistema. Este será un referente para los demás senderos en la ciudad”, manifestó Laura María Duque Romero, directora regional Bogotá-La Calera de la CAR.

Los bogotanos solo podrán visitar el sendero ecológico de La Vieja en ciertas horas del día: de lunes a viernes entre las 5 y 9 de la mañana (con salida máxima a las 10), y los fines de semana de 6 a 11 de la mañana.

Te puede interesar: Van der Hammen, cerros orientales y movilidad sostenible: las decisiones que deberá tomar Claudia López

El sendero estará cerrado una vez a la semana. El día seleccionado por la CAR fue el lunes (martes si hay festivo). “Esto con el fin de adelantar labores de mantenimiento y de resiliencias propias del ecosistema, además de los procesos de capacitación al personal que apoya las labores del sendero”, anotó la entidad.

La corporación realizará un seguimiento y generará informes técnicos para establecer el cumplimiento de lo pactado en la resolución. “Este acto administrativo servirá como instrumento ambiental definitivo para el manejo de la zona de reserva”.

Ingreso controlado

Por su parte, Lady Ospina, gerente de la EAAB, informó que para visitar la quebrada La Vieja los ciudadanos pueden descargar la aplicación Visitas EAAB para teléfonos inteligentes (IOS – Android) o realizar el trámite a través de la página del Acueducto.

“Allí podrán diligenciar sus datos personales, seleccionar fecha y tramo a visitar y completar todo el registro. Al finalizar recibirán una autorización en un código QR que será enviado por correo electrónico y que le exigirán en el momento de ingreso a la visita. Se recuerda a todos los ciudadanos que el ingreso es gratis”, dijo la gerente al portal de la Alcaldía de Bogotá.

La quebrada La Vieja solo estará abierta al público en horas de la mañana. Foto: Diego Téllez (CAR).

En la aplicación se podrán agendar visitas grupales con un mínimo de 10 personas y un máximo de 30.  “El sistema cierra la opción cuando los cupos se han agotado, con lo que se respetan los limitantes de la CAR”.

Te puede interesar: Las Delicias, una quebrada recuperada en Bogotá que el turismo está poniendo en riesgo

La Vieja cuenta con cuatro recorridos donde se pueden desarrollar actividades como observación de aves y plantas, senderismo, investigación y educación ambiental. El único acceso permitido es por la Avenida Circunvalar con calle 71 este.  

Está prohibido hacer ruido, ingresar animales, plantas, productos químicos, explosivos o armas, hacer fogatas, entrar bebidas embriagantes y sustancias psicoactivas, y meterse a las fuentes de agua o realizar pesca.

Importancia de La Vieja

La quebrada La Vieja está ubicada entre las 2.500 hectáreas protegidas de suelo rural de los Cerros Orientales de Bogotá. Alberga dos tipos de bosque: andino y alto-andino, su mayoría de tipo secundario, es decir que está recuperándose luego de verse afectado por actividades humanas como la deforestación y explotación maderera.

Según la CAR, el área donde están localizados los senderos funciona como una zona de regulación hídrica y corredor ecológico.

Los senderos de la quebrada La Vieja estuvieron cerrados por más de dos años. Foto: Diego Téllez (CAR).

“También se encuentran otros cuerpos hídricos que se abastecen de esta zona de recarga, constituyéndose en un lugar de vital importancia para la conservación, con alto valor ecológico, paisajístico y ambiental para la ciudad de Bogotá”.

Entre los animales mamíferos presentes en este sitio de los carros capitalinos están el cusumbo, zorro, comadreja andina, chucha y ardilla colorada.

Más de 40 especies de aves han sido identificadas en la zona, como pava andina, gavilán andino, torcaza, colibrí y varios búhos.