Los palmares en donde vive el tití cabeciblanco ya cuentan con una protección especial. Gracias a la ampliación en 2.622 hectáreas del área protegida del Parque Natural Regional Los Rosales, hacia el occidente, entre los municipios de Luruaco y Piojó (47 predios), esta especie endémica del Caribe colombiano, que se encuentra en peligro de extinción, podrá contar con un bosque seco tropical mucho más amplio. 

"En este momento, con esta nueva declaratoria, logramos completar más de 4.300 hectáreas destinadas a la protección del Bosque Seco, hábitat de la especie”, señaló Alberto Escolar, director de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico, entidad que junto a la Gobernación del Atlántico adelantaron este proceso. 

"Estas acciones contribuyen al plan de manejo y conservación de la especie a través de la protección de su hábitat", apuntó el funcionario. 

Según el Ministerio de Ambiente, esta declaratoria, además de evitar la pérdida de cobertura de bosque seco, permitirá tomar las medidas de manejo necesarias para la recuperación de los suelos degradados, así como el uso sostenible del área e incrementar la representatividad del Bosque Seco Tropical en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP).

"Además de ayudar en la preservación del mono tití y en la recuperación y conservación del bosque seco tropical, esta medida mejora la oferta de servicios ecosistémicos y conectividad ecológica, beneficiando además la recreación, la educación y la investigación científica”, manifestó Luis Gilberto Murillo, ministro de Ambiente.

El jefe de esa cartera destacó que esta medida aporta significativamente al cumplimiento de la meta de conservación de dicho ecosistema, el cual ha sido una prioridad nacional, dado que constituye uno de los ecosistemas más amenazados a nivel mundial.
Le sugerimos: Descubren en parque Las Hermosas, especie de mono que se creía que solo existía en la Amazonia y Orinoquia

"Adicionalmente, el Distrito Regional de Manejo Integrado Palmar del Tití, figura bajo la cual fue creado, permitirá la conectividad con otras áreas protegidas en Atlántico y norte de Bolívar, que según el compromiso regional, pretende a futuro promover la unión de los departamentos de Atlántico y Bolívar, a partir de mínimo 8.000 hectáreas protegidas para el Caribe, que tengan un buen manejo de los ecosistemas compartidos, y que garanticen la conservación del bosque seco como hábitat del tití cabeciblanco", señaló el Ministerio de Ambiente en un comunicado. 

Además, se espera en una segunda fase realizar un trabajo conjunto con la Gobernación de Bolívar para seguir ampliando el hábitat de la especie.

Preocupa que en esa zona la deforestación es alta y ésta se convierte en una amenaza no solo para el mono tití, sino para las cerca 230 de aves y 600 de mamíferos que viven en ese ecosistema, y más aún si se tiene en cuenta que la figura del distrito permite un aprovechamiento del ecosistema por parte de las comunidades, pero sin que esto conlleve a la destrucción ambiental.
Habrá otra declaratoria 
Siguiendo por la senda de la conservación ambiental, este miércoles 1 de agosto, en la finca Sendas del municipio de Cravo Norte (Arauca), se declarará a Cinaruco como Distrito Nacional de Manejo Integrado.
"Es una buena noticia para los ecosistemas de la Orinoquía con necesidad de protección en el sistema de áreas protegidas de Colombia, como sabanas inundables, bosques de galería, esteros y morichales", indicó Julia Miranda Londoño, directora de Parques Nacionales Naturales, quien este martes, desde las 9:30 de la mañana, en la sede central de  esta entidad en Bogotá, situada en la Calle 74 # 11-81, realizará su rendición de cuentas correspondiente al periodo comprendido entre el 1 de julio de 2017 y el 30 de junio de 2018.