El conocimiento que los indígenas tienen de su territorio es un tesoro que puede desaparecer. Cuando los abuelos se van, información valiosa como la ubicación de los sitios sagrados, los distintos espacios de uso y los riesgos que correrían las comunidades si no utilizan bien los recursos naturales que los rodean, también se va con ellos.  



Además, pese al inmenso valor de los territorios indígenas en la conservación de los bosques y la lucha contra el cambio climático, por ejemplo, muchas veces las comunidades no cuentan con toda la información para tomar las mejores decisiones sobre su territorio o que su rol sea reconocido por otros. 

Le sugerimos: La deforestación amenaza a los últimos indígenas aislados de Colombia

Eso es precisamente lo que los indígenas del corregimiento La Chorrera, del Resguardo Indígena Predio Putumayo (el más grande en la Amazonia colombiana), han logrado de la mano de WWF y de la Fundación Puerto Rastrojo. Unir los conocimientos tradicionales con la ciencia para mapear su territorio ancestral, reconocer los recursos que tienen, cómo utilizarlos de manera sostenible y de qué manera evitar que desaparezcan. 


Jóvenes y adultos se unieron para preservar el bosque y los servicios ecosistémicos que este brinda. Foto: Luis Barreto / WWF. 

El proyecto inició en 2018 y fue la primera vez que una organización indígena amazónica en Colombia (Azicatch) analizaba los servicios ecosistémicos de su territorio y los riesgos potenciales si los recursos naturales comenzaban a perderse. Durante un año, un equipo liderado por WWF y Puerto Rastrojo viajó a la zona para trabajar con un equipo técnico indígena que pudiera sacar adelante esta iniciativa. 

Le recomendamos: ESPECIAL: Ojos indígenas velan por la tortuga charapa en la Amazonia

Y lo lograron. Ahora estas comunidades cuentan con una completa guía del riesgo de transformación de los bosques que habitan, de la pérdida de servicios ecosistémicos que ha habido y que puede haber si no toman acción y, lo más importante, van avanzando en un manejo más estratégico de su territorio.


De una manera didáctica se les enseño a los niños indígenas sobre a importancia de cuidar y preservar la biodiversidad del territorio. Foto: Luis Barreto / WWF.

Hoy, en el Día Internacional de la Preservación de los Bosques Tropicales, indígenas que viven en La Chorrera celebran ese logro y son, con orgullo, verdaderos guardianes del bosque. 


Los indígenas han aprendido sobre los riesgos que correrían sus comunidades si no utilizan bien los recursos naturales que los rodean. Foto: Luis Barreto / WWF.