Como un atentado contra la institucionalidad calificó Andrés Felipe García Céspedes, director de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Área de Manejo Especial La Macarena (Cormacarena), el ataque del que fueron víctimas tres funcionarios de esa autoridad ambiental. 

García Céspedes sostuvo que pese a las intimidaciones, desde esa entidad no descansarán en su labor de proteger el bioma amazónico y vincular a más familias a programas orientados a la recuperación social, económica y ambiental del territorio. 

Le sugerimos: Mafias pagan 5 millones de pesos por hectárea deforestada en el Meta

"Lo único que buscamos como corporación ambiental es garantizarle a los habitantes de la zona oportunidades de recibir incentivos monetarios por la conservación de los bosques", afirmó el director. Se refería a que justamente los empleados de esa entidad venían de fomalizar el pago por servicios ambientales a varias familias comprometidas con la conservación de los bosques en la inspección La Julia, en el municipio de Uribe (Meta).

De regreso al casco urbano el pasado sábado 5 de septiembre fueron interceptados por dos hombres armados en la vía que conduce entre la mencionada inspección y la vereda El Diviso. Las personas les obligaron a bajarse del carro, además de hurtarles sus pertenencias y la camioneta en la que se movilizaban.

Tras el ataque, los tres funcionarios lograron arribar a un punto seguro del sector en donde se refugiaron mientras llegaba el Ejército y la Policía Nacional.  

El vehículo hurtado, entre tanto, fue hallado kilómetros más adelante incinerado y abandonado por los criminales. La comunidad fue la encargada de denunciar el hecho.

Le recomendamos: Crean mesa forestal en Meta, segundo departamento más deforestado en Colombia

Las autoridades investigan este acto para dar con el paradero de los autores. "Desde la corporación rechazamos estos actos y esperamos que se esclarezcan los hechos”, dijo García, quien informó que los funcionarios se encontraban sanos y salvos.

En esa zona, según las autoriades, hacen presencia grupos armados ilegales que amedrentan a la comunidad con el fin de controlar el territorio y desarrollar actividades ilegales como deforestación y siembra de coca. 


El departamento del Meta es el segundo más deforestado de Colombia. Foto: archivo/Semana. 

Meta es el segundo departamento más afectado por la deforestación a nivel nacional, de acuerdo con el más reciente reporte entregado por el Ideam, correspondiente al año 2019.  

Según la Fundación para la Conservación y Desarrollo Sostenible (FCDS), en los primeros seis meses de 2020, este departamento perdió 22.869 hectáreas de bosque, cifra sólo superada por las 25.876 hectáreas arrasadas en Caquetá. El sur del Meta es el segundo núcleo más grande de deforestación en Colombia. La mayor víctima es el Parque Nacional Tinigua, que pasó de 3.285 hectáreas deforestadas en 2017 a más de 10.000 en 2018.