En las más de 114 millones de hectáreas que conforman el territorio nacional, los científicos han logrado registrar más de 1.900 especies de aves, cifra que convierte a Colombia en el país con mayor diversidad de este grupo de fauna en el mundo, seguido por Perú y Brasil.

Sin embargo, debido a la pérdida de sus hábitats, como los densos bosques, humedales, lagunas y pantanos, además de la cacería, perros ferales y ataques por parte de los seres humanos, 114 especies de aves corren algún riesgo de extinción, afirma el segundo volumen del Libro Rojo de Aves de Colombia. 

De este total, nueve están en peligro crítico, 30 en peligro y 31 son vulnerables, listado que incluye al cóndor de los Andes, cucarachero de pantano, colibrí gorgiamatista, calzadito turquesa,  pato negro, paujil colombiano, y zampullín blanquillo. 

Los ciudadanos y académicos ahora podrán consultar los sitios donde habitan las aves colombianas, como esta atila lomiamarilla. Foto: Instituto Humboldt.

Una nueva herramienta del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt aportará a la conservación y el estudio del mundo de las aves colombianas. Se trata de un conjunto de 1.890 mapas digitales que revelan la distribución geográfica de las especies de aves nacionales, un insumo que los ciudadanos pueden consultar de forma gratuita a través de la plataforma colaborativa BioModelos.

Le puede interesar: ¡Llegaron las migratorias!

Según el Humboldt, con estas cartas de navegación digitales Colombia ahora dispone de un conocimiento validado por expertos sobre la distribución geográfica del 98 por ciento de las aves registradas en el país, insumos que provienen de la Guía Ilustrada de la Avifauna Colombiana del científico caucano Fernando Ayerbe, publicada recientemente por la organización Wildlife Conservation Society Colombia.

“Este gran kit de mapas despliega un abanico de oportunidades para el país, ya que le permitirá a los interesados analizar y conocer aspectos relevantes relacionados con cifras de riqueza de especies y zonas con mayores endemismos o de pérdida de poblaciones”, informó el Instituto.


Colibrí esmeralda fotografiado por uno de los expertos del Instituto Humboldt. Foto: Manuela Restrepo.

Además, la entidad afirmó que este nuevo insumo digital permitirá tomar decisiones en cuanto a manejo y reintroducciones de aves, identificar lugares con alto potencial para el aviturismo, conocer la representatividad de especies en áreas protegidas e incluir la información en los planes de ordenamiento territorial de los municipios.

“La idea es que estos mapas puedan usarse para dirigir esfuerzos de muestreo, conservación y gestión de las aves. Por ejemplo, esta colección reúne especies endémicas difíciles de localizar”, dijo Elkin Noguera-Urbano, investigador del programa evaluación y monitoreo de la biodiversidad del Instituto Humboldt.

Le sugerimos: ESPECIAL: Así salvan al cóndor andino de la extinción

 Noguera-Urbano complementó que los mapas de la plataforma son una herramienta útil para quienes hacen conservación o disfrutan de la observación de avifauna exclusiva de Colombia. “Así que los interesados pueden consultar el mapa de cualquier especie, descubrir su posible distribución y dirigirse al lugar para conocerlas, registrarlas o bien conservarlas como el gran tesoro que son”.

La unión del río Bogotá con el Magdalena, a pesar de la contaminación del agua, es un sitio con alta presencia de aves. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz.

Para hacer uso de la herramienta, que también incluye un extenso atlas digital de la distribución de la flora y la fauna colombiana, basta con ingresar al portal BioModelos (http://biomodelos.humboldt.org.co/) y digitar en un buscador el nombre científico de la especie. 

“De inmediato, el usuario, ya sea experto o aficionado, es remitido automáticamente a un mapa que le permite hacer acercamientos a una zona geográfica específica e identificada con presencia de la especie”, informó el Instituto.

Del papel a la pantalla

Para el Humboldt, llevar la información geográfica contenida en la Guía Ilustrada de la Avifauna Colombiana, que cuenta con mapas de distribución graficados por Fernando Ayerbe a partir de sus exploraciones en campo y registros de diferentes fuentes, implicó el desarrollo de un algoritmo que procesara y transformara los insumos por medio de un lenguaje matemático.

Le recomendamos: ESPECIAL: ¿Qué pasó con Nala? La leona decomisada hace diez años a un circo de Bogotá

“Por la naturaleza de la información, que fue pensada y dispuesta para una publicación impresa y no para una plataforma de mapas online, no se disponía de lo que en biogeografía llamamos shapes o un formato con localización de elementos geográficos que permitiera disponer de ella con atributos para consulta y análisis público, bajo licencia Creative Commons en BioModelos”, anotó Noguera-Urbano.


Sabanero coludo captado por los expertos del Instituto Humboldt es una de sus expediciones. Foto: Manuela Restrepo.

Los nuevos mapas digitales de distribución geográfica incluyen material fotográfico recolectado en campo por el científico caucano, además de de las publicaciones sobre aves de Steven Hilty y William Brown, National Geographic, y de países como Venezuela, Ecuador, Panamá y Norteamérica. “También utilizamos las colecciones biológicas del Instituto Humboldt, del Museo de Historia Natural del Cauca y del Museo del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional”.

Lea también: ¿Cómo evitar que los aviones no atenten contra las aves durante el aterrizaje o el despegue?

Fernando Ayerbe aseguró que la donación de su trabajo científico sobre aves a la plataforma BioModelos, respondió a la necesidad de desarrollar herramientas indispensables para la investigación y conservación de avifauna en Colombia.

“Sabemos la importancia que tienen los mapas como herramienta fundamental para hacer conservación, y justamente esa herramienta no se encontraba en la guía impresa, ni tampoco habíamos podido desarrollarla. Así que la mejor opción era trabajar con BioModelos para ponerlos al alcance gratuito de más públicos, y con la ventaja de que pueda actualizarse constantemente”.

Colombia supera a Perú y Brasil en la cantidad de registros de aves. Foto: Nicolás Acevedo Ortiz.

Un trabajo que no para

El Instituto Humboldt indicó que a futuro espera trabajar con un mayor número de expertos e investigadores para estudiar temas asociados a los hábitats con presencia de avifauna, utilizando instrumentos como la Infraestructura Institucional de Datos (I2D) y el sistema colaborativo para mapear la distribución de las especies de flora y fauna colombiana.

“Los invitamos a sumarse a este trabajo colaborativo, que siempre es validado por expertos antes de ser publicado, y a que consulten y usen toda la información disponible en sus investigaciones. La información es abierta, gratuita y está al servicio de todos; solo así ampliaremos el conocimiento en cuanto a la riqueza natural de nuestro país megadiverso”, puntualizó Noguera-Urbano.