Las amenazas que se generan sobre el Páramo de Santurbán en Santander y Norte de Santander son constantes. La deforestación, la agricultura y la minería ponen en riesgo la preservación de miles de hectáreas de un ecosistema de frailejones, agua y vida silvestre.

Como una forma de ayudar a preservar, proteger y restaurar el bosque alto andino que bordea a este Parque Nacional, la compañía Bavaria desarrolla el proyecto Mi Páramo, en el cual trabajará en los próximos tres años.

El objetivo es ayudar en la protección de 15.000 hectáreas, la reforestación de un millón de árboles de especies nativas en zonas degradadas y estratégicas para la provisión de agua, y en la implementación de buenas prácticas agrícolas en 13 municipios de estos dos departamentos, en donde se beneficiará a más de 2.300 personas a través del mejoramiento de la productividad.

Solo para este año, la cervecera destinará un monto de 2.500 millones de pesos, para conservar 2.100 hectáreas, intervenir 200 hectáreas de cultivos sostenibles que beneficiarán a 1.600 personas y sembrar 180.000 árboles.

Dominique Reyes, directora de Asuntos Corporativos de la empresa y de la Fundación Bavaria, señaló que una de las razones por las cuales se escogió este páramo es porque es uno de los cinco más amenazados del país.

Otro motivo fue haber escuchado el llamado de la sociedad civil. Desde 2010 se registran movilizaciones pidiendo la protección del Páramo, así como la necesidad de definir su delimitación, aspecto que lo hace aún más vulnerable.

El proyecto piloto Mi Páramo, creado el año pasado, se sustenta en cuatro pilares: conservar, capacitar, restaurar y medir, precisa Reyes. En conservación, por ejemplo, el programa realiza una caracterización de predios que en este momento ya alcanza los 150. Allí se ha identificado qué áreas se destinan a conservación, restauración y a agricultura.

Lea también: El corazón de Santurbán

Una vez surtido este trámite firman acuerdos con los agricultores y de esta manera definen en dónde ponen cercas vivas o de madera con la idea de para proteger el bosque del ganado. También capacitan a los agricultores en prácticas sostenibles con el fin de que reduzcan el uso de agroquímicos.

Finalmente miden para mejorar. La empresa estableció dos estaciones hídricas que permiten realizar un seguimiento en tiempo real del comportamiento del caudal de dos cuencas, con el fin de garantizar que en épocas de sequía la línea base del mismo se mantenga.


Tarea hecha

El año pasado trabajaron en el municipio de Mutiscua, en Norte de Santander, en donde beneficiaron a 100 familias, impactaron 1.000 hectáreas y realizaron pruebas de isotopía, las cuales les permitieron determinar que el Páramo tiene la capacidad de regular el agua durante un año. El plan piloto mostró que por cada hectárea restaurada garantizan 750 metros cúbicos de agua.

Según el Estudio Nacional del Agua, en el país hay 391 municipios con riesgo de desabastecimiento de agua y buena parte de ellos están ubicados en Santander, uno de los departamentos que depende de Santurbán para su abastecimiento hídrico.

El presidente de la compañía, Marcel Regis, manifiesta que “la sostenibilidad es nuestro negocio y entendiendo que el 70 por ciento de la energía y el agua que consumen los colombianos se produce en páramos, decidimos enfocarnos en la protección de este ecosistema, con voluntad y dedicación para inspirar a la población a tomar acciones individuales y conjuntas en pro de la seguridad hídrica de las próximas generaciones”.

Le puede interesar: Minesa desiste de su solicitud de licencia ambiental en Santurbán

El proyecto de la cervecera cuenta con el apoyo del Fondo de Agua Alianza Biocuenca en Norte de Santander, la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental (Corponor, la Agencia Suiza para Desarrollo y Cooperación (Cosude) y la Agencia del Gobierno Federal Alemán (GIZ).

Patrick Egloff, consejero y jefe de Misión Adjunto de la Embajada de Suiza, dice que apoyar este tipo de iniciativas es clave para su país. “En Suiza tenemos mucha experiencia en estos proyectos tripartitas (gobierno, sociedad civil y sector privado), porque estamos muy comprometidos con la situación medioambiental en el mundo”, dijo.

Por su parte, la directora de Parques Nacionales Naturales de Colombia, Julia Miranda, considera que este tipo de proyectos es determinante y en el caso puntual de Mi Páramo es clave porque presta servicios a una región muy importante, del cual se benefician miles de personas.

La decisión de trabajar con la comunidad, de aportar recursos y experiencia técnica para hacer restauración con el fin de cuidar un área extensa de este parque nacional natural es muy importante y ojalá fuera replicable en muchas otras regiones y por parte de otras empresas”, concluye la directiva.