A pesar de que el volumen de carros que está en circulación por las calles de Bogotá es mínimo, la calidad del aire no mejora. Los incendios forestales en la Orinoquia y la Amazonia continúan generando graves efectos de contaminación en la capital del país y de otras ciudades como Bucaramanga y Medellín, además de aquellas cercanas a los lugares de las conflagraciones, pero que no tienen ningún sistema de medición. 

Daniel Bernal, experto en calidad del aire, dice que esta es una situación incontrolable y lo único que pueden hacer los ciudadanos es tratar de contaminar menos. El transporte de carga continúa siendo un factor importante en la situación generalizada de afectación del aire que vive el país y por ello el gobierno nacional debe tomar cartas en el asunto. 

La expectativa es que con el aislamiento decretado en varias ciudades y departamentos las cosas mejoren. Bernal aseguró que en el fin de semana las condiciones tendrían que cambiar pues son varios los departamentos en los que no habrá movilización de vehículos, las industrias están paradas y además se espera que se registre un importante nivel de lluvias. 

Le recomendamos: Vea el estado de la contaminación en Bogotá y Medellín en tiempo real

Daniel Useche, jefe de Pronósticos y Alertas del Ideam, precisó que en los próximos días se prevé una mayor cantidad de nubosidad en el país, especialmente en sectores de las regiones Andina, Pacífica, Orinoquia y Amazónica donde se espera que se registren precipitaciones con posibilidad inclusive de tormentas eléctricas y en algunos casos vientos fuertes.

Según los pronósticos del Instituto, el sábado y el lunes serían los días más lluviosos principalmente en las regiones Andina y Amazónica. Para horas de la tarde de estos días del fin de semana, el Ideam pronostica lluvias con descargas eléctricas en varias áreas de Cundinamarca, Antioquia, Norte de Santander, Santander, Boyacá, Risaralda, Caldas, Quindío, Tolima, Huila, Valle del Cauca, Cauca y Nariño.

En lo referente a la Región Caribe, la temporada seca continuará con posibilidad de que se registren temperaturas diurnas. Para San Andrés, Providencia y Santa Catalina, incluidos los cayos también se estima tiempo seco con baja posibilidad de lluvias ocasionales en horas de las noches. 

Le sugerimos: Incendios de Colombia y Venezuela aumentan emergencias de calidad de aire en varias ciudades

Según la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, este viernes se encuentran activos 14 incendios y dos más han sido controlados. Los departamentos de Antioquia (uno activo y dos controlados), Cundinamarca, Cesar, Magdalena, Norte de Santander, La Guajira, Santander, Sucre y Chocó son los escenarios de estas conflagraciones.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que sobrevuelos realizados a comienzos de esta semana por la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible y Semana Sostenible por Guaviare, Meta y Caquetá evidenciaron la magnitud de la tragedia ambiental en zonas como la reserva Nukak donde se registraban más de 20 incendios.

Esto explicaría en buena medida lo que sucede en Bogotá y en Medellín y el Valle de Aburrá, en donde los niveles de contaminación no ceden y las autoridades los atribuyen principalmente a esta problemática, que es muy poco lo que se ha logrado mitigar con el pico y placa ambiental.

De acuerdo con el Ideam, al medio día de este viernes había 259 municipios en algún nivel de alerta por riesgo de incendio de coberturas vegatales, de los cuales 174 se encuentran en alerta roja, localizados especialmente en la región Caribe, norte de Antioquia, Norte de Santander y Arauca. 

Para los expertos es determinante que la calidad del aire empiece a mejorar para evitar que se generen mayores impactos en la salud y más en épocas de coronavirus, en donde la enfermedad puede acentuarse debido a la contaminación o dificultar más los procesos de recuperación de las personas. 

Camilo Prieto, médico y ambientalista, a través de sus redes sociales ha dicho que ojalá el confinamiento de este fin de semana haga lo que no hemos logrado hasta ahora: disminuir índices de contaminación en Bogotá. "Si vehículos de carga ‘chimenea‘ siguen circulando esto empeorará", advirtió.