Ante la presión desde todos los frentes, tanto locales como internacionales, el presidente brasileño Jair Bolsonaro, decidió adoptar medidas y luego de una reunión con su gabinete anunció que su gobierno, en un trabajo multiministerial, se enfocará en sofocar los incendios que afectan una parte importante de la Amazonia.

El primer mandatario brasileño comienza así a cambiar su postura y cede ante las presiones ejercidas por personalidades como la del secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y la del primer ministro británico, Boris Johnson, quien también catalogó lo que sucede en la Amazonia, como una crisis internacionnal. 

Le sugerimos: Líos económicos: la otra secuela que dejarían los incendios en la Amazonia para Brasil

Se espera entonces, que en las próximas horas su gobierno dé a conocer cuáles son las acciones para salir avante en la situación ambiental que está afectando miles de hectáreas en la región. 

Adicionalmente, dio a conocer que evalúa enviar el Ejército para que ayude en esa misión de controlar los incendios. "La tendencia es esa", les manifestó Bolsonaro a los periodistas que se encontraban a las afueras de su residencia.

Le puede interesar: Incendios en Brasil encienden la resistencia ambientalista contra Bolsonaro

El presidente brasileño firmó un decreto en el Diario Oficial de la Unión pidiendo a los miembros de su gabinete adoptar "en el ámbito de sus competencias, medidas necesarias para combatir los puntos de incendios en la región de la Amazonia Legal, que abarca nueve estados de Brasil, para la preservación de la selva amazónica, patrimonio nacional".

Se espera que en el transcurso del día, también apruebe una operación militar, según lo establecido en la Garantía de Ley y Orden, contemplada en el marco legal brasileño para permitir a los militares actuar en casos en los que las fuerzas tradicionales de seguridad sean insuficientes.

Los incendios en Brasil aumentaron 83% en lo corrido del presente año, al compararse con el mismo período de 2018. Datos satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones (INPE) cuentan que hasta el 22 de agosto hay 76.720 puntos de incendio, más de la mitad de ellos en la región amazónica, y el número va en aumento cada día.  

Lea también: Bolsonaro insinúa que las ONG son responsables de incendios en la Amazonia

Las decisiones de Bolsonaro obedecen a la presión que vienen ejerciendo muchas voces incluidas las de los mandatarios de Alemania, Canadá y Francia, que coinciden en que se debe debatir la situación que hoy se presenta en Brasil en el G7.

Estas determinaciones son, sin duda, un cambio de postura frente a las declaraciones entregadas a lo largo de la semana en las que culpaba a las organizaciones no gubernamentales de estar causando esta problemática, e incluso a la prensa por avivar el fuego con su manejo de la información.