El humedal Cacahual, ubicado en una vereda a 12 kilómetros del casco urbano de La Vega, en Cundinamarca, parecía haber llegado a su fin. Las plantas invasoras cubrieron todo su espejo de agua, también agobiado por las basuras y residuos de la población. El canto de las aves desapareció y la fauna silvestre empezó a palidecer.

Le puede interesar: ¿La CAR va a canalizar el río Teusacá?

El año pasado, una alianza por 1.099 millones de pesos entre la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), la Secretaría del Ambiente de la Gobernación de Cundinamarca y la Alcaldía de La Vega, empezó a recuperar el ecosistema a través de extracción del material vegetal acuático cosechado o cortado y la disposición en la ronda del humedal.

Las plantas invasoras, basuras y sedimentos tenían en peligro al humedal Cacahual. Foto: CAR.

Las obras iniciaron en noviembre de 2019, fecha en la que el humedal estaba totalmente cubierto por material vegetal invasor. Ocho meses después, y tras la remoción de más de 30.800 metros cúbicos de sedimentos, la CAR informó que fueron recuperados 35.800 metros cuadrados de espejo de agua.

Le puede interesar: Frenan proyecto funerario en La Calera

Esta remoción permitirá que nazca una fuente hídrica, proceso que hará de este espacio natural un lugar de paso de aves migratorias y hogar de varias especies, como la zorra gris, el armadillo y la ardilla, que lo habían abandonado”, dijo Carlos Serrrato, director regional de la CAR.

Luego de ocho meses de trabajo, el espejo de agua volvió a emerger. Foto: CAR. 

La CAR estima que más de 60 especies de animales regresarán al humedal, como 40 especies de aves, ocho de reptiles, cuatro de anfibios y ocho de mamíferos. “Cacahual hace parte del Parque Ecológico Laguna de Tabacal en La Vega y fue declarado mediante un acuerdo como área de recuperación ecoturística”. 

El humedal Cacahual es fundamental para el abastecimiento de agua, paisaje, hábitat de flora y fauna del municipio, por lo cual siempre debe contar con los mecanismos necesarios de control de especies invasoras y potencializar la prestación de sus servicios ambientales.

El espejo de agua será hogar para más de 60 especies de animales. Foto: CAR.

Sumado a esto, cumple un papel estratégico en la conservación de especies endémicas amenazadas y migratorias, y además se encarga de recargar los acuíferos, controlar la erosión y retiene de carbono y nutrientes.

Le puede interesar: Humedales de Soacha están a punto de desaparecer

“La importancia de la recuperación de este tipo de espejos de agua es sistemática porque se regulan las corrientes hídricas que están alrededor de la zona, en la que el ecosistema se ha venido saturando debido a su amplio aporte de sedimentos por las actividades que se desarrollan en esta área”, señaló la Secretaría del Ambiente de Cundinamarca.

El material vegetal y los sendimentos fueron removidos por cuatro de estas máquinas. Foto: CAR.