Chiribiquete, ubicado en Guaviare y Caquetá, es un tesoro aún inexplorado donde confluyen la biodiversidad, la cultura y la magia ancestral indígena. Sus incontables árboles, de más de 20 metros de altura, almacenan más de 450 millones de toneladas de carbono, mientras que 2.138 especies de plantas, 89 de mamíferos 189 de mariposas y 46 de anfibios habitan entre sus húmedas selvas.

Sus montañas rocosas, muchas todavía ocultas tras una espesa vegetación y con más de 1.500 años de antigüedad, esconden pictogramas dibujados por los pueblos indígenas ya extintos, de los cuales 70.000 han sido documentados. En su corazón habitan carijonas, huitotos y urumis, pueblos en aislamiento voluntario que nunca han tenido contacto con la civilización.

Con el propósito de protegerlo, en 2017 la Unesco declaró a Chiribiquete como Patrimonio de la Humanidad, mientras que el gobierno nacional lo amplió de 2,7 millones de hectáreas a 4,2 millones. Sin embargo, el macabro accionar de la motosierra lo ha tenido en la mira este año.

Tres personas fueron capturadas en flagrancia mientras tumbaban árboles en un área de 95 hectáreas de la zona de amortiguación de Chiribiquete, en inmediaciones del municipio de Solano (Caquetá). Foto: Seccional de investigación criminal de la Dirección de Carabineros.

Sobrevuelos realizados por SEMANA y la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS) evidenciaron el pasado mes de octubre una serie de potreros que suman 900 hectáreas con árboles caídos en el costado suroccidental, rumbo al hogar de los pueblos aislados; y bosques recién tumbados y quemados en la zona norte a mediados de noviembre.

Hace tres meses, un campesino del Caquetá denunció ante la Dirección de Carabineros y Seguridad Rural de la Policía Nacional, que en inmediaciones del municipio de Solano, en la zona de amortiguación del parque Chiribiquete, la deforestación estaba haciendo de las suyas: carcomiendo verde.

Le puede interesar: Chiribiquete, un tesoro amenazado por la deforestación

Ante esto, cerca de 60 miembros de Carabineros, Ejército, Armada Nacional, Fuerza Aérea, Fiscalía General de la Nación y Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, iniciaron acciones de inteligencia para dar con los protagonistas de la depredación ambiental.

Según el teniente coronel Alexánder Obando, jefe de la seccional de investigación criminal de la Dirección de Carabineros, el primer paso fue sobrevolar el territorio para tomar fotografías que sirvieran como evidencia. El resultado: mordiscos y arañazos en un área de 95 hectáreas de bosque natural en la zona de amortiguación de Chiribiquete, en una vereda de Solano.

Según Carabineros, una persona con motosierra puede llegar a talar hasta dos hectáreas de bosque cada día, es decir 60 hectáreas al mes. Foto: Seccional de investigación criminal de la Dirección de Carabineros.

Luego, con información y guianza del denunciante, el Ejército logró infiltrarse e instalar dos anillos de seguridad, que tenían como fin estar lo más cerca posible al lugar de las talas y poder identificar a las personas que tumban el bosque. Hace pocos días, el personal infiltrado logró su objetivo, lo que materializó el primer operativo de captura en Chiribiquete.

Ayer en la mañana, las autoridades llegaron en dos helicópteros al Parque, el único medio de ingreso. El macabro ruido de la motosierra indicó la presencia de los deforestadores, razón por la cual iniciaron su búsqueda.

Le sugerimos: Qué significa la ampliación de Chiribiquete y su declaración como Patrimonio de la Humanidad

Tres hombres, con edades que oscilan entre los 30 y 50 años, fueron sorprendidos en flagrancia adelantando labores de tala y aprovechamiento ilegal, razón por la cual fueron capturados. Una motosierra modelo MS382, el instrumento del crimen ambiental, fue incautada.

“Ya están en proceso de judicialización por parte de la Fiscalía en la ciudad de Florencia. Uno de los capturados aseguró que era el supuesto dueño de los terrenos donde efectuaban la tala, una falsedad ya que hacen parte de un área protegida. Los detenidos enfrentarán cargos por delitos de aprovechamiento ilícito de los recursos naturales renovables y daños ambientales, por los que podrían pagar, según el Código Penal, con cárcel entre 4 y 8 años”, aseguró Obando.

Vendrán más

Para el jefe de investigación criminal de Carabineros, este operativo marca el inicio de una serie de acciones sostenidas de control, tanto en Chiribiquete como en los demás Parques Nacionales Naturales que son víctimas de la deforestación.

“Estamos articulados con varias instituciones para que las operaciones sean sostenidas y así empezar a ganarle la batalla a la deforestación. Además, contamos con el apoyo de fuentes humanas o campesinos que están cansados de que acaben cada día más con los recursos naturales. Esta es la primera de muchas llegadas que haremos”.

Le recomendamos: Más recursos para proyectos indígenas de la Amazonia colombiana

Obando informó que una sola persona con una motosierra puede deforestar hasta dos hectáreas de bosque en un solo día, es decir 60 al mes, por lo cual considera que capturar a tres personas dedicadas a tumbar los árboles de la Amazonia es un logro considerable. “Es un accionar enorme para todos los ecosistemas”.

Chiribiquete es la más reciente víctima de la deforestación en Colombia. Sobrevuelos de SEMANA y la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible han evidenciado grandes parches talados y quemados en varias zonas del parque este año. Foto: Seccional de investigación criminal de la Dirección de Carabineros

Carabineros tiene varios procesos de investigación en curso en zonas de Parques Nacionales, incluido Chiribiquete, acciones que podrían concretarse en el primer trimestre de 2019.

“Nuestro propósito es llegar hasta los últimos eslabones de la deforestación, un crimen que afecta el capital natural de toda la Amazonia. Tenemos conocimiento de que en estas áreas varias personas cuentan con documentación falsa para vender lotes, un engaño en el que caen personas incautas por desconocimiento”, indicó Obando.

Puede leer: Desde ahora los bosques quedan en las manos de Dios

Por último recalcó que los deforestadores en los Parques Naturales tumban los bosques amazónicos para convertirlos en parcelaciones ilegales con ganadería extensiva y realizar un aprovechamiento ilegal de madera.

“Creen que el Estado o la autoridad nunca va a llegar a estos sitios, pero ya iniciamos acciones puntuales y contundentes para controlar a estos delincuentes. Si ellos siguen insistiendo, nosotros seguiremos actuando”.

En lo corrido de este año, la Policía Nacional ha capturado a 3.758 personas por delitos ambientales e incautado 65.157 metros cúbicos de madera ilegal.

*Este es un producto periodístico de la Gran Alianza contra la Deforestación. Una iniciativa de Semana, el MADS y el Gobierno de Noruega que promueve el interés y seguimiento de la opinión pública nacional y local sobre la problemática de la deforestación y las acciones para controlarla y disminuirla.