Las 331.848 hectáreas que conforman las sabanas inundables de Cinaruco, en Arauca, pasarán a formar parte desde este miércoles del Distrito Nacional de Manejo Integrado (DNMI) que será administrado por Parques Nacionales Naturales. 

Con esta medida de protección ecosistémica se beneficiarán las 68 especies de mamíferos, 178 de aves, 176 de peces, 670 de plantas y 74 de reptiles que viven allí, pues se garantizará su preservación.

En las sabanas inundables de Cinaruco se tiene un registro de 178 de aves, 176 de peces, 670 de plantas y 74 de reptiles, entre otras especies. Foto: Rodrigo Bahamón/Parques Nacionales Naturales de Colombia. 
Adicionalmente, se entrará a regular el uso sostenible de esa zona por parte de la población campesina que adquirió sus predios a través de procesos de colonización de tierras baldías, así como de los pueblos indígenas Wamonae, Yaruro, Yamalero, Maiben-Masiware y Sáliva, que pertenecen al resguardo Caño Mochuelo y que tienen allí su territorio ancestral.  

"Esta es un área que realmente tiene un nivel de integridad muy alto. Alrededor del 95 por ciento está en muy buen estado y eso precisamente se debe al buen uso que esa población ha realizado en el territorio. Allí también hay presencia de comunidades indígenas con quienes se delantó un proceso de consulta previa. De hecho, ellos esperan que efectivamente se logre esa declaratoria para acceder a buena parte de esa tierra ancenrtral", indicó Carolina Jarro Fajardo, subdirectora de Gestión y Manejo de Parques Nacionales Naturales de Colombia. 

La funcionaria aseveró que no existe preocupación por la intervención que pueda llegar a realizar el hombre en el área que será protegida. 

"Las comunidades residentes allí han logrado establecer un uso armónico con el ecosistema y precisamente por eso existe la necesidad de poner una figura de protección, la cual va a permitir que esos usos sostenibles garanticen que no habrá una afectación mayor. Además esta medida favorecerá para que se conserven esas culturas tradicionales que han permitido que esa región se mantenga bajo las dinámicas regulares", expresó Jarro. 

Los campesinos que residen en esa zona se dedican principalmente a la cría de cerdos y a la ganadería tradicional para su manutención. Foto: Rodrigo Bahamón/Parques Nacionales Naturales.  
Algunas de las actividades que desarrollan los campesinos de esa región para su sostenimiento son la cría de cerdos y la ganadería tradicional, que se nutre de los pastos naturales.
  
El acto formal de declaratoria de Cinaruco tendrá lugar este miércoles, en la finca Sendas del municipio de Cravo Norte (Arauca). 

"Esa zona está representada por sabanas inundables de la región de la Orinoquía colombiana. Hay algunos bosques de galería que interceptan estas sabanas y bosques riparios que protegen las riberas de los ríos. También hay unas formaciones muy importantes, las cuales son básicamente generadas por procesos eólicos  (viento) que han provocado afectaciones sobre las rocas que allí existen", explicó la subdirectora. 

Con la declaratoria como área protegida se minimizan las presiones sobre este territorio como, por ejemplo, la extracción ilegal de flora y fauna con fines de comercialización, las quemas, tala selectiva, pesca y cacería no reguladas y la pérdida de la identidad llanera e indígena. 

La protección de estas sabanas mantendrá la dinámica natural de los ecosistemas inundables y cuerpos de agua como raudales, lagunas y los ríos Cinaruco y Capanaparo, cuencas binacionales de Colombia y Venezuela. 

"Esto garantiza los medios de subsistencia de las comunidades campesinas e indígenas asentadas allí", mencionó Julia Miranda Londoño, directora de Parques Nacionales Naturales, quien ayer adelantó su rendición de cuentas correspondiente a la vigencia del 1 de julio de 2017 al 30 de junio de 2018. 

Durante la actividad, Miranda no pudo contener el llanto tras agradecer a su equipo de trabajo por su apoyo durante los 14 años que ha estado al frente de esa institución.