Mientras en departamentos como el Casanare, Atlántico y La Guajira los animales mueren por causa de la intensa sequía y sus habitantes pelean por un balde de agua, en otra regiones del país como el Tolima, Boyacá, Cundinamarca y Antioquia, el invierno ya ha comenzado a generar estragos en algunas poblaciones y zonas rurales.

Los efectos de los dos extremos climáticos no se han hecho esperar. Datos de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan) dan cuenta de la muerte de más de 31.000 animales y la movilización de más de 270.000 en diferentes regiones del país por cuenta del verano, situación que ha generando la preocupación del gremio por la posible prolongación del fenómeno seco, de acuerdo con su presidente, José Félix Lafaurie.

Adicionalmente, según el último boletín de condiciones metereológicas del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), varios municipios de departamentos como Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, La Guajira, Magdalena, Sucre, Arauca, Meta, Vichada, Antioquia y Boyacá continúan en alerta roja por la amenaza de incendios de cobertura vegetal.

Le puede interesar: Desde el espacio estudiarán el clima y prevendrán tormentas y ciclones

En febrero, la falta de lluvias y la disminución de los caudales de ríos y quebradas, generó el racionamiento de agua potable en 108 municipios de Antioquia, Bolívar, Boyacá, Cesar, Córdoba, Cundinamarca, La Guajira, Santander, Sucre y Valle del Cauca, según informó el Ministerio de Vivienda.

Por otro lado, en Tolima y Antioquia las lluvias ya comenzaron a ocasionar deslizamientos de tierra, vendavales que han destechado viviendas y causado inundaciones que han afectado no solo las zonas rurales, sino las propias capitales de estos departamentos.

De cal y de arena

Esta dualidad climática en diferentes regiones del país se presenta mientras el propio Ideam anuncia que en marzo aparecerá la primera temporada invernal y que es el periodo de transición entre los días secos de inicio de año y la época de mayor intensidad de lluvias, ya comenzó y se extenderá durante los meses de abril y mayo, especialmente en los departamentos andinos.

El pronóstico climático del Instituto indica que se registrarán lluvias con volúmenes por debajo de los valores medios en gran parte de las regiones Caribe, Pacífica y Orinoquía, incluido el centro-oriente de la Amazonia. El informe también señala que habrá precipitaciones por encima de lo normal en algunas áreas de Caldas, Quindío, Risaralda, Boyacá, Santanderes, Cundinamarca y Putumayo.

De acuerdo con el Ideam, se prevé que en las próximas horas continué incrementándose la nubosidad a nivel nacional, con lluvias e incluso probabilidad de tormentas eléctricas, especialmente en sectores de las regiones Pacífica, Amazonia y centro y sur de la Andina. Esta condición es muy probable para los siguientes días, siendo más frecuentes y de mayor intensidad.

Lea también: Bosque seco tropical en Codazzi agoniza por el fuego

Ante el mencionado panorama, el Ideam le hace un llamado a los organismos de socorro para que estén atentos y presten especial atención en las zonas de ladera y alta pendiente ante la amenaza de ocurrencia de deslizamientos y crecientes súbitas propias de la temporada lluviosa.

Adicionalmente, en los momentos de lluvia intensa, pueden presentarse vientos fuertes o vendavales acompañados de ráfagas de viento, así como tormentas eléctricas y granizo.

El Ideam informa que continuará monitoreando la evolución de las condiciones meteorológicas y recomienda a las entidades del Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres y al Sistema Nacional Ambiental, estar atentos a la información emitida sobre el tema, con el fin de activar, en caso de ser necesario, los planes de prevención y contingencia.