El reto de retener el título del Campeonato Mundial de Observación de Aves, más conocido como Global Big Day, este año para Colombia iba a ser difícil. El confinamiento obligatorio por cuenta de la pandemia de la covid-19 se constituía, sin duda, en el mayor obstáculo, pues es en los boques y en los campos, en donde el país concentra su mayor diversidad de avifauna. 

Todo indicaba que desde las ventanas, antejardines, patios y balcones de las casas iba a ser muy complejo cumplir con las metas establecidas en años anteriores y más aún realizar un papel protagónico, en vista de que para esta edición la organización no se centró en el registro de la cantidad de especies avistadas, como se venía adelantando, sino en el de listas. 

Le puede interesar: Nueve aves calentanas se toman el tramo medio del río Bogotá

Pero contra todos los pronósticos, Colombia logró consagrarse campeón de esta competencia por cuarta vez consecutiva. A nivel de especies el país registró 1.440 aves, 153 menos que el año pasado cuando obtuvo su tercer título en esta competencia, que comenzó en 2015 como una iniciativa de ciencia ciudadana impulsada por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell, Estados Unidos. 

Esta cifra le permitió situarse en el primer lugar, seguido en el segundo puesto por Perú, con 1.127 registros y en la tercera posición por Ecuador, con 1.024. 


Fuente: eBird. 

En cuanto a la inscripción de listas, el país ocupó la tercera casilla con 7.034 registros, 79 menos que en 2019. En el primer puesto se situó Estados Unidos con 66.982 y en el segundo lugar Canadá, con 11.553 listas.  

Le sugerimos: Colombia, país de paso para 275 especies de aves migratoria 

Antioquia, con 599 especies y 545 listas fue la región que más le aportó al consolidado nacional. Valle del Cauca (548 especies y 793 listas) y Meta (532 especies y 744 listas) ocuparon el segundo y tercer lugar, respectivamente. 


Fuente: eBird. 


Entre las aves reportadas de Colombia se encontraron el Hormiguero Guardarribera Oriental (Sipia palliata), el Gallito de Las Rocas Guayanés (Rupicola rupicola), la Picolezna Colirrufo (Microxenops milleri), las Chotacabras del Chocó (Nyctiphrynus rosenbergi), el Colibrí Cabeciazul (Klais guimeti) y el Autillo de piedemonte (Megascops roraimae), entre otras. 


Los colibríes fueron una de las especies más reportadas en Colombia en esta edición del Global Big Day. Foto: Gabriel Herrera

Lo hecho por los ‘pajareros‘ colombianos, los clubes de avistamiento, las organizaciones ornitológicas, las autoridades ambientales y las comunidades que laboran en este sector, es sobresaliente en vista de las dificultades sanitarias y de movilidad por las que atraviesa la nación.  

“Se confirma nuevamente el potencial en turismo de naturaleza que tiene el país. Ganar por cuarta vez consecutiva esta competencia significa que la biodiversidad de Colombia es invaluable y que por eso debemos protegerla con un turismo responsable y con actividades como el Global Big Day, que generan conciencia de conservación. Es una nueva razón para seguir en contacto con los viajeros extranjeros y estar listos para recibirlos una vez se reactive el turismo internacional”, aseguró Flavia Santoro, presidenta de ProColombia.