Monos titís, zorros, osos perezosos, boas, canarios y zainos fueron algunos de los animales que pudieron retornar a su hábitat natural luego de haber permanecido un largo tiempo en cautiverio en el zooparque Los Caimanes, ubicado en el municipio de Buenavista, Córdoba, o tras realizar con éxito su proceso de rehabilitación en el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre (CAV) de la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge (CVS). 

Le sugerimos: Animales silvestres de zoológico de Córdoba volvieron a la libertad

Luego de que los 83 animales cumplieron con todos los protocolos de atención biológica y médico-veterinaria, se procedió a la liberación, procedimiento que contó con el apoyo de la Fundación Omacha.


La reserva natural Campo Alegre cuenta con 100 hectáreas, de las cuales 70 son de bosque seco tropical y 30 de bosque seco secundario. Foto: CVS. 

La reserva natural de la sociedad civil Campo Alegre, ubicada en el municipio de Los Córdobas y propiedad de Luis Enrique Velásquez Ghisays, será desde ahora el hogar de tres monos tití (saguinus oedipus) adultos y una cría, así como de una zorra patona (procyon cancrivorus), un oso perezoso de tres dedos (bradypus variegatus), tres boas constrictor, 20 canarios (sicalis flaveola), 20 mochuelos (sporophila intermedia), 10 congo (sporophila crassirostris), 10 rositas (sporophila minuta), ocho arroceros (arremonops conirostris) y cinco zainos (pecari tajacu).


Tres boas constrictor ya están de vuelta en su hábitat natural. Foto: CVS. 

En dicha reserva, compuesta por 100 hectáreas, de las cuales 70 son de bosque seco tropical y 30 de bosque seco secundario, estos animales contarán con disponibilidad de alimento y refugio. 


Los zainos (pecari tajacu) ya gozan de suficiente espacio en esta reserva. Foo: CVS.

Alberto Muñoz, coordinador del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre (CAV), aseguró sentirse muy satisfecho por haber podido devolver a su hábitat natural a este gran número de animales. De igual manera, instó a las personas que aún tienen como mascotas a ejemplares de fauna silvestre a que los entreguen. "Ellos (animales) no son mascotas, deben estar en libertad para que puedan cumplir la misión ecológica y ambiental para la cual fueron creados por la naturaleza", sostuvo. 

Desde la corporación recalcaron que el tráfico y comercialización de fauna silvestre es un delito que acarrera no solo multas, sino medidas privativas de la libertad