El medioambiente cada vez gana más espacios en el contexto político colombiano. El volumen de proyectos de ley que abordan este tema cada vez es mayor e involucra más sectores y bancadas. 

Uno nuevo acaba de sumarse a la lista. Se trata de la propuesta presentada por el Partido Cambio Radical, a través de la cual se crearía  el programa Colombia Reforesta, que vincularía a ciudadanía, empresas e instituciones educativas públicas y privadas para que orienten esfuerzos hacia la siembra de árboles.

Le sugerimos: Reforestación en seis países podría detener el cambio climático

La meta es sembrar 25 millones en los próximos años, a partir de la participación del 10 por ciento de la población nacional, lo que, a jucio del representante a la Cámara, Erwin Arias, implicaría un importante avance en la lucha contra la deforestación y el cambio climático, "problemáticas ante las que se deben realizar acciones urgentes y efectivas para combatirlas”, sostuvo. 


Los estudiantes de once tendrían que sembrar como mínimo cinco árboles para poder graduarse si este proyecto de ley prospera. Foto: Mauricio Ochoa Suárez/Semana.

Según sus cuentas en el primer año se sembrarían, como mínimo, cinco millones de árboles, a partir del trabajo mancomunado entre autoridades, sociedad y organizaciones. 

La iniciativa, que también es respaldada por congresistas de los partidos MIRA, Liberal, Centro Democrático y Alianza Verde, plantea prioritaramente que los estudiantes de grado décimo y once que estén cumpliendo servicio social cumplan como requisito de graduación la siembra de mínimo cinco árboles de especies naturales nativas

Le puede interesar: Así es el árbol más alto de las selvas tropicales

Un proyecto muy similar a este había sido planteado en 2019 por el representante a la Cámara, Wilmer Leal Pérez, de Alianza Verde. En su propuesta establecía el servicio socioambiental obligatorio denominado ‘Legado para el ambiente‘ y contemplaba la siembra de cinco árboles o plántulas nativas por estudiante, de colegios públicos y privados de los 32 departamentos, presenciales, en línea o a distancia, las cuales serían entregadas gratuitamente por las Corporaciones Autónomas Regionales de cada jurisdicción, entidades que, a su vez, determinarían las zonas donde se debe sembrar cada árbol. 

La propuesta legislativa de Leal cobijaba, además, a los estudiantes de pregrado universitario quienes deberían sembrar como requisito para poder graduarse. 


Las personas de la sociedad civil también podrán vincularse al programa y recibirán incentivos económicos como descuentos en trámites estatales. Foto: Fundación Omacha. 

En este nuevo proyecto, entre tanto, las empresas tienen cabida y para tal fin deberán acreditar que, al menos, el 50 por ciento de sus empleados haya sembrado un mínimo de 10 árboles. De igual manera, pueden vincularse los ciudadanos del común, quienes podrán recibir la distinción “Colombia Reforesta” si certifican ante las autoridades competentes la siembra de cinco o más árboles de especies naturales. 

Adicionalmente, recibirían beneficios como un 20 por ciento de descuento en la tarifa para la expedición física del pasaporte, al igual que en la expedición física del duplicado o rectificación de la cédula de ciudadanía o la tarjeta de identidad, por pérdida o deterioro. 

Le recomendamos: Llovieron 22.000 semillas de árboles nativos sobre Orocué, en Casanare

De igual manera, un 20 por ciento de descuento en el cobro por la expedición de la tarjeta profesional, en la expedición de la licencia de conducción y la tarifa por renovación del registro de la matrícula mercantil.

También tendrían prioridad en la adjudicación de becas por parte del Estado, en la lista de elegibles al momento de una postulación para un empleo de carrera en caso de igualdad de puntaje; en los procesos de licitación, adjudicación y celebración de contratos, sean estos públicos o privados, y en cualquier beneficio implementado por parte del Gobierno Nacional a quien implemente el programa “Colombia reforesta” con anterioridad de mínimo dos meses.

Habrá que esperar ahora que tanta receptividad tiene esta propuesta al interior del Congreso, aunque sus ponentes creen que tendrá un buen recibo si se tiene en cuenta que en el país anualmente se deforesta un promemio de 150.000 hectáreas de bosques. 

En varios países de Asia y Europa es una obligación que los estudiantes de colegios y universidades planten árboles si quieren graduarse.  

En Filipinas, por ejemplo, los alumnos deben sembrar diez árboles para poder obtener el diploma, luego de que el Senado de ese país aprobara una ley que reglamentó ese requisito, con el que se asegura el cultivo de alrededor de 175 millones de árboles cada año.