A pesar de las dificultades, algunas incoherencias y los grandes retos que enfrenta en materia medioambiental, Colombia se ubicó segundo en la región y 50 en el contexto global en el Índice de Desempeño Ambiental (EPI), elaborado por las  universidades de Yale y Columbia, el cual mide la labor que en este sentido desarrollan 180 países.

De acuerdo con Dan Esty, director del Centro de Derecho y Política Ambiental de Yale, institución que trabaja en la coproducción del EPI, el análisis sugiere que los países que desarrollan estrategias transversales en materia de sostenibilidad y tienen particular énfasis en la descarbonización de sus economías, son los que lideran el listado, el cual encabeza Dinamarca, seguida de Luxemburgo, Suiza, Reino Unido y Francia. 

Entre tanto, los países que lideran la lista en Latinoamérica destacan por la gestión en el manejo de recursos hídricos, metales pesados y residuos. En los cinco primeros lugares en la región se ubicaron Chile, Colombia, México, Costa Rica y Argentina. 

El estudio, que mide 32 indicadores, en 11 categorías y es la vigésimo segunda vez que se realiza, más allá de dar a conocer resultados de tema por tema y país por país, analiza nuevas perspectivas sobre los factores asociados con el éxito en logro de los objetivos de sostenibilidad ambiental. 

Le recomendamos: La vida que agoniza en cada hectárea

Por ejemplo, los países con puntajes altos trabajan en programas dirigidos a proteger la salud pública, conservar los recursos naturales y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. 

De acuerdo con los investigadores, en el caso de los puntajes más bajos del EPI, se evidencia la necesidad de realizar esfuerzos en materia de sostenibilidad en varios frentes, entre ellos, buscar mecanismos que permitan lograr una reducción en la contaminación del aire y el agua, la protección de la biodiversidad y la transición hacia un futuro de energía limpia, recurriendo a alternativas de generación renovables, todo en aras de encontrar fórmulas que permitan hacerle frente al cambio climático. 

Algunos de los países más rezagados en esta medición son Nepal y Afganistán, que además se enfrentan a desafíos complejos en materia civil y de disturbios, y sus puntajes bajos pueden, en su mayoría, ser atribuidos a una gobernanza débil, según advierte el estudio.

El EPI 2020 revela que el progreso global en materia de cambio climático se está ralentizando. Los indicadores sobre emisiones de CO2 generadas por el cambio en el uso del suelo y las tasas de crecimiento de las emisiones de carbono negro muestran que los aspectos críticos de la batalla para abordar la problemática del cambio climático en muchos casos están yendo en la dirección equivocada, por lo que se prevé que no será fácil lograr los objetivos propuestos en el Acuerdo de París.  

La preservación y protección de la biodiversidad debe ser una prioridad para los países. Foto: WWF

El ranking de 2020 incluye por primera vez una métrica de gestión de residuos y un indicador piloto sobre CO2. Otros nuevos indicadores profundizan el análisis en temas como calidad del aire, biodiversidad y hábitat, pesca, servicios ecosistémicos y cambio climático. 

Le sugerimos: La biodiversidad desaparece a pasos agigantados en el mundo

Las métricas sobre las cuales se desarrolla el índice provienen de una variedad de fuentes entre oficiales, no gubernamentales, académicas y centros de investigación. En esta oportunidad los datos corresponden a los años 2017 y 2018, por lo que el análisis no refleja recientes desarrollos, como la caída en la contaminación del aire registrada este año como consecuencia de la pandemia generada por la covid-19, ni tampoco las emisiones de gases de efecto invernadero generados por el numerosos incendios registrados el año pasado en la Amazonia.

La información recopilada para la elaboración del indice se basa en datos otorgados por centros de investigación, organismos gubernamentales, organizaciones no gubernamentales y académicos.