La meta de deforestación planteada en el Plan Nacional de Desarrollo “Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad”, la carta de navegación del país hasta el año 2022, tiene molestos e indignados a la mayoría de ambientalistas.

Todo radica en que el gobierno del presidente Iván Duque plantea que en los próximos cuatro años la tasa de deforestación no supere 23% registrado en 2017, cuando el país perdió cerca de 220.000 hectáreas de bosque.

Dejusticia, centro de estudios jurídicos y sociales que trabaja por la garantía del derecho de las comunidades y generaciones futuras a un medio ambiente sano, manifestó que dicha meta no busca reducir el número de hectáreas deforestadas sino mantenerlo constante durante los próximos cuatro años.

Ha dicho que “si se conserva el ritmo actual de deforestación, Colombia perdería más de 800.000 hectáreas de bosques durante este tiempo, aproximadamente seis veces el tamaño de Bogotá. Esto va en contravía del Acuerdo de París, del compromiso de alcanzar una tasa de cero deforestación en la Amazonia colombiana a 2020 y de la sentencia que declara a la Amazonía como sujeto de derechos”.

El Ejército, la fuerza pública y la Policía trabajaran en equipo aseguró Ricardo Lozano, Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, con el objetivo de poder combatir los agentes ilegales que causan la multiplicación de la pérdida de bosque en los territorios. Foto: Semana.

Ante esto, varias organizaciones de la sociedad civil, incluidos voceros de Dejusticia, el ex Ministro de Ambiente Manuel Rodríguez y la Directora de Parques Cómo Vamos Carolina Urrutia, le enviaron una carta al Congreso de la República solicitando modificar el indicador y establecer un número de hectáreas máximo deforestadas al final del cuatrienio para que no supere las 90.000 hectáreas. La petición no pasó a mayores y la meta no cambió.

Ricardo Lozano, Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, aseguró que la meta pretende frenar la deforestación para así poder combatir a esos agentes ilegales que causan la multiplicación de la pérdida de bosque en los territorios, un trabajo en el que participarán el Ejército, la fuerza pública y la Policía.

“Cada vía o acceso en la selva Amazónica aumenta cinco veces más un año después de abierto. Por eso hablamos del crecimiento exponencial de la deforestación, que es lo que vamos a controlar de una manera conjunta y efectiva. Esperamos tener por fin el control de este flagelo tan grave; sí lo logramos, haremos los mismo con los otros recursos naturales”, dijo el funcionario en el cierre de la primera fase de la Gran Alianza Contra la Deforestación, proyecto de SEMANA, el gobierno de Noruega y el Ministerio de Ambiente.

Puede leer: “La política forestal global fracasó”: Manuel Rodríguez

Según Lozano, una de las principales estrategias para combatir a esos agentes deforestadores, como los terratenientes y acaparadores de tierra, será la creación del Consejo Nacional de Lucha contra la Deforestación, una unión de diversos mandos altos de varios ministerios y las fuerzas armadas, policivas, Fiscalía, Ideam y los organismos de control.

“El Consejo ya está andando y nos permitirá incrementar los procesos probatorios de los criminales que hacen uso de manera ilegal de las tierras, para que así paguen por los delitos. Sabemos que en la actualidad la mayoría queda libre después de la captura. El papel del Ministerio de Justicia será fundamental para ser efectivos. Necesitamos del apoyo de todo el país para que funcione”.

Un tema de seguridad nacional

El Ministro recalcó que, por primera vez en Colombia, un gobierno decidió catalogar los crímenes y delitos ambientales como un problema de seguridad nacional. Así quedó establecido en la nueva política nacional de defensa y seguridad, la cual establece que al degradar los recursos naturales ponemos en riesgo nuestra sociedad.

“Esa es la mejor manera para combatir e intervenir los territorios afectados de una forma más efectiva. También demuestra que flagelos como la deforestación no son temas exclusivos del Ministerio de Ambiente, sino que otros sectores tienen la misma responsabilidad para frenarla”.  

El Ministro recalcó que, por primera vez en Colombia, un gobierno decidió catalogar los crímenes y delitos ambientales como un problema de seguridad nacional. Foto: Semana.

Anotó que en Plan Nacional de Desarrollo contempla varias acciones que aportarán a la lucha contra deforestación. “Con los Ministerios de Agricultura, Transporte y Minas y Energía seremos responsables del pacto de la sostenibilidad, que busca frenar la frontera agrícola y ganadera, una matriz energética con menos huella de carbono, mayor energía solar y eólica, un parque automotor eléctrico, duplicar las hectáreas reforestadas, mitigar el cambio climático, proteger la biodiversidad y fortalecer fortalecimiento de la institucionalidad”.

Lozano afirmó que el Presidente Duque le encomendó contarle a Colombia lo que está sucediendo respecto a la deforestación con una mayor precisión, algo que pretende realizar por medio de la educación. “Uno de los grandes retos será traducir toda esa información técnica para que los niños, adolescentes, madres y campesinos entiendan de una manera más clara y eficiente lo que está pasando en los territorios y cuáles son las soluciones”.

“También tenemos que dejar de hablar a nivel general. Llegaremos a los territorios con el rigor de atender uno a uno a los ciudadanos y así tener un análisis específico de las acciones que hacemos como autoridades ambientales. Cada zona es distinta, por lo tanto necesitamos bajar la escala para hacer estudios. Siempre hemos querido que los institutos de investigación manejan escalas 1 a 1 y predio a predio, lo que arrojaría las hectáreas a restaurar y cultivar en cada terreno”.

Le sugerimos: ¿Declarar el estado de emergencia será la solución para la deforestación?

Para el funcionario, todos los ambientalistas comparten el sueño de que el sistema de información de Colombia responda a las necesidades del ciudadano. “En eso estamos, en bajar la escala. También creamos centros de diálogo para solucionar los conflictos ambientales en varias regiones, sitios en donde escuchamos a los ciudadanos para tomar decisiones de manera conjunta”.

Emprendedores

En estos cuatro años, el gobierno realizará un acompañamiento a las comunidades que están en territorio para llevarles nuevas alternativas con una planificación ordenada en los bosques.

“Ese trabajo lo ha liderado el Instituto Sinchi por muchos años. No hay que salir del ecosistema para realizar un aprovechamiento a largo plazo. Es como en los páramos, ecosistemas donde hay comunidades que hacen parte del territorio. Lo mismo pasa en la Amazonia. Llevaremos nuevas alternativas de negocios y mercados verdes a la población de los bosques. Una deuda que tenemos como gobierno es ser claros frente a la responsabilidad de estas comunidades”.

Le puede interesar: Estos son los héroes de los bosques colombianos

Lozano informó que acaba de involucrar al Ministerio de Comercio en un plan de negocios que incluye todos los emprendimientos y alternativas para las comunidades, “las cuales no cuentan con vías para sacar sus productos ni un mercado. Esto lo vamos a lograr con el Consejo de Lucha contra la Deforestación, el tema de crímenes ambientales y el apoyo de iniciativas como la Gran Alianza contra la Deforestación”.

*Este es un producto periodístico de la Gran Alianza contra la Deforestación. Una iniciativa de Semana, el MADS y el Gobierno de Noruega que promueve el interés y seguimiento de la opinión pública nacional y local sobre la problemática de la deforestación y las acciones para controlarla y disminuirla.