Hace unos días se sancionó la Ley 1964, que promueve el uso de vehículos eléctricos, los cuales son cero emisiones. Si bien se trata de una norma que permite avanzar en la política de electrificación del sector, aún quedan temas pendientes que ayudarían a que el país cuente con una verdadera movilidad sostenible.

Así lo manifiesta Oliverio García, presidente de la Asociación Nacional de Movilidad Sostenible (Andemos), para quien los logros obtenidos por cuenta de la mencionada ley, son muy importantes. Reconoce el hecho de que haya exigencias para la renovación de las flotas de buses de transporte público, la cual debe incluir vehículos eléctricos. 

También considera importante que se les exija a los entes territoriales la construcción de infraestructura que permita no solo contar con zonas especiales de parqueo, sino la recarga de este tipo de automotores. La instalación de sistemas de carga rápida se podrá realizar a través de asociaciones público-privadas. Para el caso de Bogotá, la ley establece que, en el término de tres años, deberá contar como mínimo con 20 estaciones de carga rápida. 

Le puede interesar: 

Otro punto clave que destaca García de la norma es que los vehículos están exentos de pico y placa. A su juicio, este punto es determinante, pues desincentiva la idea de tener varios carros de combustión en un mismo hogar, como medida para hacerle frente a la restricción. Esto llevará a la descongestión vehicular en las calles y como consecuencia a que haya menos contaminación y mejor movilidad.  

Esto sumado a incentivos económicos como la reducción en el impuesto vehicular, los descuentos sobre el valor de la revisión técnico-mecánica y una disminución en el Soat, -dice García- es fundamental para incentivar la demanda de este tipo de automotores.

Estas afirmaciones las respalda, Daniel Galindo, gerente de BMW, quien considera que hoy por hoy Colombia ya es ejemplo en Latinoamérica, producto de todas estas iniciativas que se han traducido en un crecimiento exponencial de las unidades matriculadas en los dos últimos años. "Consideramos que este es el camino correcto y esa transformación se va a dar en un marco de tiempo mucho menor al que se proyectaba hace tan solo tres años atrás", dice.

Sin embargo, quedan temas pendientes en el marco de política pública para lograr una verdadera movilidad sostenible. Para el gremio y los empresarios del sector, los vehículos híbridos juegan un papel determinante en todo este proceso y por ello es importante que también tengan alguna serie de beneficios, pues la Ley los dejó por fuera.

"Respetuosamente creemos que el gobierno decidió dejar a los híbridos por fuera de estos beneficios más por desconocimiento que por convicción", dice Galindo, al explicar que al hablar de híbridos hay mucha confusión en el mercado ya que existen diferentes tecnologías y no todas ofrecen los mismos beneficios en reducción de emisiones.

Por ejemplo, precisa que los conocidos como “híbridos suaves” no generan potencia al eje y por ende no ofrecen autonomía eléctrica al carro; por lo que el resultado es una muy baja reducción de las emisiones, por debajo del 10%. Pero, por otro lado, hay tecnologías como los “híbridos conectables”, que sí dan autonomía totalmente eléctrica al carro, que reducen las emisiones por encima del 50%. "A nuestro criterio estos híbridos enchufables están en línea con lo que el gobierno busca reducir significativamente las emisiones y por ende se deberían incluir dentro de la norma". 

Ante esta realidad, Andemos plantea seis temas en los que la política pública está en duda.   

1. Beneficios para los híbridos. Los proyectos de política pública deben contemplar y tener claro que un vehículo híbrido es más limpio que uno con motor de combustión, pues sus emisiones contaminantes son excesivamente menores. García manifiesta que esta es una tecnología que ayudaría a mitigar el gasto social generado por la degradación de la calidad del aire, que según el Departamento Nacional de Planeación era de 15,4 billones de pesos en 2015; de acuerdo con datos dados a conocer en 2017. 

2. Impuesto al consumo:  Es importante que los vehículos híbridos sean exentos del impuesto al consumo. Hoy estos carros deben pagar un 8 por ciento cuando su valor de importación es inferior a 30.000 dólares y de 16%, si superan este monto. Este es un gravamen que también lo pagan los vehículos de combustión, cuando los niveles de contaminación son diferentes.

3. Exención en pago de peajes: Los vehículos híbridos eléctricos enchufables, los híbridos eléctricos y los taxis eléctricos deberían estar exentos del pago de peajes y para ellos ser identificados con una  placa distintiva emitida por el Ministerio de Transporte. 

4. Electrificación para las motos: Estos vehículos de dos ruedas también deben ser incluidos en la política pública de electrificación, pues hoy representan el 60% del parque automotor del país y no tienen ningún tipo de restricción. Andemos propone que haya exigencias de cuotas mínimas de matrícula de estos vehículos en el país como sucede en otros mercados, pues también registran un importante grado de contaminación. Sugiere también, por ejemplo, que en los municipios se maneje un mínimo de matrículas para motos eléctricas.

5. Pico y placa verde: El pico y placa ambiental debe aplicarse a los vehículos que tienen más de 10 años de antigüedad. Es imperante imponer restricciones a los automotores más viejos que son los que más contaminan. 

6. Taxis eléctricos e híbridos eléctricos: Las cabeceras de municipios que superen los 250 mil habitantes deberían implementar políticas públicas y acciones tendientes a garantizar que un porcentaje de los taxis matriculados sean eléctricos o híbridos eléctricos.

En Colombia, en el primer semestre del año las ventas de vehículos eléctricos e híbridos crecieron 291%. Sin duda, es un desempeño importante, pero que aún sigue siendo pequeño, en un mercado que vendió 19.459 automotores en los seis primeros meses del año. La cifra de eléctricos e híbridos no supera las 1.000 unidades.

Le recomendamos: 

Ahora lo que se espera es que con la nueva Ley este mercado se dinamice y el número de carros cero emisiones rodando por las calles vaya en aumento en beneficio no solo de la movilidad, sino de la salud de los colombianos.

¿Cuáles son los beneficios de comprar carros eléctricos?

La Ley, sancionada por el Presidente Duque, otorga una serie de beneficios a quienes usen este tipo de vehículos. Estos son algunos de ellos.

  1. El Gobierno reglamentará los lineamientos técnicos necesarios para que el trámite de revisión técnico mecánica para los vehículos eléctricos, cuente con una tarifa de descuento en su valor.
  1. Las compañías aseguradoras establecerán un descuento del 10 por ciento en las primas del SOAT. 
  1. Las entidades territoriales podrán desarrollar, promover y ofertar la adopción de esquemas de incentivos económicos para impulsar la movilidad eléctrica a nivel territorial tales como, descuentos sobre el registro o impuesto vehicular, tarifas diferenciadas de parqueaderos o exenciones tributarias.
  1. Los vehículos eléctricos estarán exentos de las medidas de restricción a la circulación vehicular en cualquiera de sus modalidades que la autoridad de tránsito local disponga, (pico y placa, día sin carro y restricciones por materia ambiental, entre otros).
  1. Parqueaderos preferenciales. Las entidades públicas y los establecimientos comerciales que ofrezcan al público sitios de parqueo, deberán destinar un porcentaje mínimo del 2 por ciento para el uso de este tipo de automotores.