El 21 de octubre será una fecha inolvidable para los fusagasugueños. Ese día una espesa nube gris se posaba en el cielo de esa ciudad. A las 8:00 de la mañana el amago de lluvia era inminente. En las calles poco movimiento se veía.

Con el paso de los minutos los tímidos rayos del sol fueron ahuyentando la bruma y haciendo que la temperatura subiera, así como la afluencia de la gente por los empinados caminos que caracterizan a esta población.

Le puede interesar: Consultas de Fusagasugá y San Bernando, en el limbo hasta que se publique la sentencia

A lo lejos, en el atrio de la iglesia Nuestra Señora de Belén, se podía observar a un hombre agitando una bandera blanca en cuya tela se podía leer la palabra "No" escrita con marcador rojo.

“No mate sus hijos, no mate sus nietos, vote por el No”, gritaba a todo pulmón para que las personas que se encontraban asistiendo a la tradicional eucaristía le escucharan.

Con una bandera en la mano este hombre promovía la participación en la consulta popular al frente de la iglesia de Fusagasugá. Foto: Daniel Reina/Semana.

Su camiseta blanca tenía plasmado, más que un mensaje, el sentimiento de todo un pueblo: Fusagasugá vota No a la megaminería y al fracking.  

Y así fue. A los 21 puestos de votación fueron llegando familias completas, parejas y hasta individuos con sus mascotas en busca de ser escuchados a través de su voto.

El silencio que en las primeras horas rondó fue irrumpido hacia el mediodía por las arengas que los integrantes de los comités pro consulta comenzaron a gritar en el parque principal, mientras entregaban volantes e intentaban persuadir a las personas para que sufragaran.  

En el parque principal se reunieron los integrantes de los comités pro consulta para gritar arengas e invitar a votar a la gente. Foto: Danierl Reina/Semana.

Después de un tiempo, los voceros de los movimientos se desplazaron hacia una cafetería en la que junto a los alcaldes de Fusagasugá y San Bernardo ofrecieron una rueda de prensa. El silencio retornó entonces al municipio.

Sin embargo, de un momento a otro la algarabía volvió. “Queremos agua, queremos vivir, proyectos petroleros fuera de aquí”, empezó a escucharse de nuevo en las calles. El Comité de Seguimiento de Acción Ciudadana de Cajamarca y Rovira había llegado a brindar de esta forma su respaldo a los colectivos que estaban promoviendo la consulta ciudadana en Fusagasugá.  

Finalmente, el emotivo momento generó un gran impacto. Con el paso de las horas la asistencia a las urnas se hizo más visible por parte de los ciudadanos.

Al cerrarse la jornada, a las 4:00 de la tarde, la angustia se apoderó de los promotores y del alcalde Luis Antonio Cifuentes, que se la jugó con toda por esta consulta. La espera por conocer los resultados se hizo eterna.

El preconteo por parte de la Registraduría Nacional del Estado Civil se demoró más de lo esperado y tan solo fue dado a conocer en un 99,18 por ciento, una hora y 50 minutos después haberse cerrado las urnas.

El proceso de preconteo de votos se demoró más de lo esperado. El delegado de la Registraduría dijo que era por la falta de recursos humanos y técnicos. Foto: Daniel Reina/Semana. 

Al final, de los 104.538 habitantes aptos para sufragar en esa población, 39.150 personas votaron por el No, mientras que 202 sufragaron por el Sí, cifras que permitieron superar el umbral que estaba estipulado en 34.846. Adicionalmente, se registraron 55 votos nulos y 67 tarjetas no marcadas.

De esta manera, Fusagasugá se convirtió en el primer municipio de América Latina en prohibir el fracking a través de la consulta popular, un hecho que fue catalogado como histórico.

Le recomendamos: Revés de las consultas populares en la Corte Constitucional

“Estoy muy complacido de que la ciudadanía fusagasugueña, de manera libre y soberana haya decidido. El hecho de superar el umbral en más de 5.000 votos, nos significa un compromiso mayor, pues a pesar del esfuerzo que hicimos, sin gastar un peso oficial, hemos sacado adelante esta consulta para que sea tenida en cuenta la consideración que ha hecho la ciudadanía con respecto a la minería, los hidrocarburos y el fracking", indicó Luis Antonio Cifuentes, acalde de Fusagasugá.

Los promotores de la consulta se reunieron en el centro de escrutinio de la Registraduría y allí festejaron el triunfo del No. Foto: Mauricio Ochoa Suárez. 

El mandatario agregó que la jornada se desarrolló con total normalidad y no se registraron problemas de orden público.

Un No que podría ser un Sí

Tras conocerse los resultados, la celebración por parte de los habitantes de Fusagasugá no se hizo esperar.

Con banderas de Colombia un numeroso grupo de habitantes festejó a rabiar el resultado de la consulta en el parque principal, mientras en la sala de escrutinio, situada por la Registraduría en el Colegio Teodoro Aya Villaveces, los promotores de la consulta se abrazaban en señal de júbilo.

Decenas de habitantes de Fusagasugá se dieron cita en el parque principal para festejar después de conocer los resultados. Foto: Daniel Reina/Semana.

Pero la felicidad en el municipio no es total, pues hace unos días la Corte Constitucional profirió un pronunciamiento frente a un caso en Cumaral (Meta) que dejó sin piso jurídico la consulta popular que se había adelantado en esa localidad, pero además señaló que ese mecanismo de participación ciudadana no tiene efectos, en vista de que el subsuelo pertenece a la Nación y no a los municipios. Adicionalmente, el alto tribunal determinó que las consultas no eran el mecanismo para vetar o frenar proyectos extractivos de minería o hidrocarburos.

Puede leer: Acuerdos municipales, ¿otra alternativa para frenar la minería en los municipios?

Sin embargo, hasta tanto no sea publicada la sentencia de Cumaral no se sabrá con certeza cuáles serán los efectos que tendrán las consultas a futuro. Así las cosas, aunque hoy hay júbilo en Fusagasugá, la realidad jurídica sería otra porque la corte podría decir que el No es realmente un Sí, al determinar que este mecanismo de participación no es válido.

Sobre esta opción, Patricia Rodríguez, vocera del Movimiento en Defensa del Agua y el Territorio de Sumapaz, que viene trabajando desde hace 5 años y medio en defensa de los recursos naturales de Fusagasugá y los nueve más que integran la región, aseveró que están dispuestos acudir a instancias internacionales para hacer valer sus derechos.

“Si la Corte Constitucional llega a desconocer los resultados de esta consulta nos declararemos en desobediencia civil y acudiremos a organismos internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para interponer la denuncia de que en Colombia ese alto tribunal no respeta la Constitución Política, que establece que este es un Estado social de derecho y que, además, indica que esos mecanismos de participación son constitucionales”, manifestó.

A su turno, Jorge Mario Torres, presidente del comité promotor No a la Minería-Fuerza Verde Ciudadana, explicó que en el país hay varios tipos de sentencia, entre las que se encuentran la C y la T.

Le sugerimos: Los 9 municipios que le dijeron No a la minería usando la consulta popular

“La C tiene efectos para todo el mundo y la T interpartes, es decir, solo entre las partes del proceso. En el caso del sentido del fallo de la Corte Constitucional sobre Cumaral hay una sentencia tipo T (entre las partes)”, comentó.

Pero, Jorge Mario sabe que en Colombia, a partir de todo el componente jurisdiccional, este tipo de fallos pueden servir como un precedente judicial posterior.

“En caso tal de que la corte decida seguir un precedente en futuras decisiones no podemos dudar en acudir ante la misma corte, a través de los recursos extraordinarios que existen en nuestro derecho procesal, e incluso ante otras instancias judiciales dentro del país o por fuera, ya que Colombia ha firmado tratados internacionales para la protección del medioambiente y existe además una Ley de Páramos que no se pude desconocer”, apuntó.

Muchas personas decidieron asistir ayer a las urnas acompañadas de sus mascotas. Foto: Daniel Reina/Semana. 

La Asociación Colombiana de Productores de Petróleo (ACP) registró hasta el 31 de julio pasado un total de 59 iniciativas de consulta en el tema de hidrocarburos, de las cuales 5 habían negado la exploración: Tauramena en Casanare, Arbeláez en Cundinamarca, Jesús María y Sucre en Santander y Cumaral en Meta. Esto significa 54 consultas pendientes.

Del total, 25 están en trámite electoral o legal (en etapa de recolección o revisión de firmas o en alguna etapa procesal); 17 suspendidas porque no alcanzaron el umbral o no contaron con los recursos, y 12 alertas de iniciativas.