Cerca de 8 millones de personas han fallecido en el mundo debido a la polución. Una investigación adelantada por la Universidad de Maryland en 2018, así lo establece. 

Lo preocupante, según los autores de varios estudios, es que el material particulado que se encuentra disuelto en la atmósfera podría ayudar a espacir más el covid-19, además de causar enfermedades respiratorias e hipertensión. En una investigación adelantada con enfermos del SARS en 2003 se identificó que las personas que habitaban en zonas con niveles moderados de contaminación del aire tenían un 84% más de posibilidades de morir que quienes residían en áreas con bajos niveles de polución. 

Le recomendamos: Científicos piden al Gobierno acciones urgentes para frenar la contaminación del aire

Sara De Matteis, profesora asociada de Medicina Ocupacional y Ambiental de la Universidad de Cagliari y miembro del Comité de Salud Ambiental de la Sociedad Europea de Respiración (ERS), sostiene que los pacientes con afecciones pulmonares y cardiacas crónicas causadas o empeoradas por la exposición a la contaminación del aire a largo plazo, son menos capaces de combatir las infecciones pulmonares y tienen más probabilidades de morir. "Este es probablemente también es el caso de Covid-19", apuntó. 

La experta considera que si se reducen los niveles de contaminación del aire se podría contribuir en la lucha de los más vulnerables contra el coronavirus u otra pandemia que pueda registrar en el futuro.



Los adultos mayores y los niños son los propensos a sufrir enfermedades por cuenta de la polución. Foto: archivo/Semana. 

Esta hipotesis fue respaldada por la Alianza Europea de Salud Pública que advirtió que las personas que residen en ciudades con mayores índices de contaminación tienen mayor opción de contraer el covid-19Los expertos están examinando la correlación, pero creen que algunas condiciones pueden empeorar los efectos del virus.

"Ciertamente, los centros más contaminantes son también los más densamente poblados y este factor en este momento parece ser el más importante para el contagio, como lo demuestra el hecho de que el distanciamiento social lo impide", manifestó De Matteis. 

Le sugerimos: “La mala calidad del aire es el mayor problema ambiental de los bogotanos”: Carolina Urrutia

La Sociedad Italiana de Medicina Ambiental, junto a las universidades de Bologna y Bari, adelantaron otro estudio que analizó la posible correlación entre la presencia de partículas y el brote de la enfermedades virales. Al término del proceso los investigadores concluyeron que "la creciente tasa de casos de contagio en algunas áreas del norte de Italia podría estar vinculada a las condiciones de contaminación de partículas en el aire que se ejercen como portador y como refuerzo".


Según los expertos los altos niveles de material particulado facilitan la propagación de los virus en el aire. Foto: Guillermo Torres/Semana. 

Los científicos basan su teoría en un estudio publicado este año en el que se indicó que uno de los principales factores para la propagación diaria del virus del sarampión en Lanzhou (China) fueron los niveles de contaminación del aire, tal y como estaría sucediendo con el coronavirus. 

"El covid-19 hizo visible, lo invisible y causó daños masivos en lo que respecta a la salud humana: no podemos darnos el lujo de no estar preparados para la próxima epidemia y si algo es un incentivo urgente, entonces la epidemia de coronavirus definitivamente es una para tomar y abordar la contaminación del aire en serio", comentó Zoltán Massay-Kosubek, gerente de políticas de EPHA. 

Le puede interesar: Vea el estado de la contaminación en Bogotá y Medellín en tiempo real

A este panorama habría que sumarle los resultados de una investigación hecha sobre el coronavirus Mers, que evidenció que los fumadores tenían más frecuencia de contraer esa enfermedad y, por lo tanto, mayores probabilidades de morir. Según un artículo publicado en el diario británico The Gardian, los resultados preliminares de una investigación realizada sobre covid-19 dan cuenta de que los fumadores y exfumadores son más susceptibles al virus, aunque el covid-19 parece tener una tasa de mortalidad general más baja que el Sars o Mers.