Tranquila, al interior de su madriguera se encontraba una anaconda, también conocida como güio negro, en la vereda La Cooperativa del municipio de Mapiripán (Meta). 

Todo parecía estar bien para esta especie que se alimenta principalmente de chigüiros, caimanes, tapires, aves, venados y roedores. Sin embargo, de un momento a otro todo cambió. La calma que se siente en muchos lugares por cuenta del aislamiento obligatorio para prevenir el contagio del coronavirus, fue interrumpida por un grupo de personas que llegó al lugar y desacatando las restricciones del gobierno, comenzó a atacarla con palos y otra clase de elementos. 

Le sugerimos: Anaconda de ocho metros de largo fue encontrada en vereda de Mocoa

Después de varios minutos esta enorme serpiente de cerca de 5 metros de largo, que no tuvo tiempo para defenderse, fue asesinada a golpes. Pero a sus agresores no les bastó con eso. Tras causarle la muerte, grabaron un video en el que mostraban cuánto medía y jugaban con el animal. Hasta fotos se sacaron exhibiéndola como un premio. Las imágenes fueron publicadas a través de redes sociales. 


Luego de quitarle la vida, los agresores se tomaron fotos con la anaconda y las publicaron en redes sociales. Foto: Cormacarena. 

La Corporación para el Desarrollo Sostenible del Área de Manejo Especial La Macarena (Cormacarena) rechazó el hecho y recordó que esta especie no representa una amenaza al ser humano y que es inofensiva ya que no tiene tendencia a atacar, a menos que sea molestada y deba hacerlo en defensa propia.

Le recomendamos: Así fue el retorno de una anaconda y sus 10 crías al río Amazonas

La autoridad ambiental también resaltó la importancia ecosistémica de este tipo de reptiles e hizo un llamado a cuidar a esta y todas las especies silvestres con las que cuenta ese departamento. "De manera especial se invita a los habitantes de Mapiripán y todo el bajo Ariari para que este tipo de acciones en contra de la naturaleza no se repita", indicó la Corporación que instó a la ciudadanía a denunciar cualquier hecho que afecte los recursos naturales y la fauna silvestre a la línea 3214820327. 

"No es necesario atentar con la vida de las especies nativas de la región, pues estas pueden ser reubicadas para que sigan cumpliendo con su objetivo dentro de los ecosistemas", recalcó la entidad. 

Esta autoridad ambiental recordó, además, que la fauna silvestre se encuentra protegida en todo el territorio nacional y la caza ilegal está tipificada como delito, según el artículo 328 de la Ley 1453 del 2011, en el cual se establecen multas de hasta 35.000 salarios
mínimos legales mensuales vigentes y privación de la libertad de 48 a 108 meses para quienes cometan este tipo de crímenes.