Después de 182 horas, David Mauricio Carvajal Guerrero se bajó del árbol que le sirvió como refugio y campo de batalla durante ocho días. Visiblemente cansado, pero satisfecho por el deber cumplido, este joven estudiante de derecho, de 31 años, decidió este jueves, hacia las 4:00 de la tarde, dar fin a la protesta pacífica y huelga de hambre que había emprendido contra la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla), en Bogotá, desde el pasado 12 de marzo. 

Carvajal Guerrero no desistió de su protesta hasta que no firmó el acta en la que la Anla se comprometió, entre otras cosas, a suspender las audiencias públicas que estaban previstas para desarrollarse en los próximos meses en el marco del proceso de licenciamiento ambiental que viene adelantando la multinacional minera Minesa para su proyecto Soto Norte, dadas las condiciones actuales del país, en estado de excepción motivado por el coronavirus.

El proyecto Soto Norte estaría ubicado entre los municipios de California y Suratá (Santander), en inmediaciones al Páramo de Santurbán. 

"La Anla responde que debido al estado de excepción y teniendo en cuenta que actualmente se tiene un número significativo (más de 20.000 solicitudes de terceros intervinientes) de participantes, sería un espacio de participación con un número mayor a 50 personas, lo cual iría en contravía a lo dispuesto por la directiva presidencial del pasado 12 de marzo y lo establecido por el ministerio de Salud. En tal sentido no se ordenará audiencia pública mientras se mantenga la situación sanitaria actual", dice el acta de la reunión virtual que sostuvieron el pasado miércoles el director de la Anla, Rodrigo Suárez Castaño y Carvajal Guerrero con el acompañamiento de delegados de Procuraduría y Defensoría, además de funcionarios de la Anla.

Las conclusiones a las que se llegaron después de la reunión virtual quedaron plasmadas en esta acta. 

Le puede interesar: Colombia intenta proteger de la minería al páramo de Santurbán en estrados internacionales

Para Carvajal, ni el hambre ni el intenso frío de las madrugadas bogotanas fueron difíciles de sobrellevar, pero sí el hecho de que la Anla no enviara a negociar a funcionarios con poder de decisión. Fue tanta su persistencia y el de las cerca de 100 personas que, promedio, a diario lo acompañaban debajo del árbol situado frente a esa entidad, que finalmente Suárez Castaño decidió atenderlo. 

En la reunión del pasado miércoles, en la que también participó Hernán Morantes, integrante del Comité Pro- Defensa Páramo de Santurbán, "se solicitó a través de un derecho de petición, que del comité consultivo de la licencia hagan parte expertos nacionales e internacionales independientes. De igual manera, se le pidió al Gobierno a que se comprometa a realizar los estudios geológicos, hidrogeológicos y tectónicos en la zona y con base a eso continuar con el proceso, porque es algo que no han hecho y estamos exigiendo. De estos dos últimos puntos esperamos respuesta el próximo martes", manifestó Carvajal.


En este árbol frente a la Anla, David Mauricio adelantó su protesta pacífica. Foto: cortesía Rosa Juliana Herrera Pinto @juliherrerap

Trabaja para concejal de Bucaramanga 

Frente a los cuestionamientos que había en su contra por hacer parte de la unidad de apoyo del concejal de Bucaramanga, Wilson Danovis Lozano Jaimes, el joven aseguró que nunca lo negó y que su protesta no tenía ningún trasfondo político ni económico como quisieron hacerlo ver algunos detractores de su protesta. 

"No lo niego, yo trabajo con él, pero yo no soy el funcionario público, sino él. Mi labor con el concejal es manejar todo el tema ambiental con la comunidad; yo soy el que coordina las jornadas de siembra de árboles y los talleres en los colegios. Mi labor es ser el contacto con la gente. Afortunadamente en esta jornada que estuve en el árbol empezó todo el tema del coronavirus, así que paramos las actividades y nos dedicamos a leer el plan de desarrollo del Alcalde de Bucaramanga, para luego dar mis aportes y pasar un informe", manifestó. 

Puede leer: Minambiente suspendió diálogos comunitarios en delimitación de Santurbán

Aseguró que a la única persona que le había contado sobre lo que iba a hacer era a su mamá. "Él (concejal) me preguntó después qué estaba haciendo y se enteró que estaba acá porque me vio en televisión, luego sí me empezó a apoyar, pero fue una decisión personal, quien me conoce sabe que en Bucaramanga yo he hecho varias protestas de este tipo, de hecho, esta es mi sexta manifestación en un árbol", explicó. 


Con una bolsa de plástico este estudiante de derecho se protegía de la lluvia. Foto: cortesía Rosa Juliana Herrera Pinto @juliherrerap

Respecto a las versiones en las que se insinuaba que le estaban pagando por realizar esta huelga, Carvajal Guerrero recalcó que no era cierto. "Si me hubieran pagado simplemente hubiera cogido mi cicla y la montaba en un bus, ¿luego qué necesidad habría tenido de venirme en bicicleta? Me vine con mi propio esfuerzo, porque quería hacer el acto simbólico de llegar a Bogotá a luchar por el medioambiente sin contaminar", expresó. 

David Mauricio sostiene su argumento diciendo que se volvería a montar a un árbol para protestar, no solo por Santurbán, sino en contra de los proyectos en donde se vayan a desarrollar explotaciones de minerales en cuencas hídricas, humedales o se tengan que realizar deforestación indiscriminada. "Esto es algo que hay que hacer siempre, ya que si se saltan las leyes nos toca por las vías de hecho que no son violentas. Desde el árbol yo no insulté a nadie ni tiré una sola piedra, fue un acto simbólico de resistencia", subrayó. 

Le sugerimos: Aferrado a un árbol, joven exige la protección del páramo de Santurbán

El estudiante aseguró sentirse bien de salud y confiado por el respaldo que le han brindado en este proceso la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo. Sabe que todavía queda mucho camino por recorrer, pero por ahora solo quiere regresar a su casa y acostarse en su cama, luego de haber dormido en medio de dos ramas, amarrado con dos cuerdas sobre un cojín y arropado con una cobija por siete días. 

"Nunca estuve solo, hubo otro grupo de cinco santandereanos que su unieron a mi causa desde el segundo día. Al final solo aguantamos tres, pero estoy muy agradecido con la ciudadanía de Bogotá porque fue muy solidaria al brindarles las condiciones de abrigo y alimento", puntualizó. 

 
Diariamente cerca de 100 personas, muchos de ellos oriundos de Santander, llegaron a apoyar a David Mauricio en su protesta. Foto: cortesía Rosa Juliana Herrera Pinto @juliherrerap