En el municipio de Tocaima estará ubicado el primer jardín botánico de Cundinamarca, un proyecto que tardará unos dos años en construirse y tendrá un costo aproximado de 2.100 millones de pesos.

La Corporación Autónoma Regional (CAR) y la Unidad Administrativa Especial de Pensiones de Cundinamarca trabajarán de forma conjunta con la idea de fortalecer el conocimiento y la restauración ambiental y rescatar las potencialidades del bosque seco tropical, un ecosistema altamente sensible en el país, pues según cifras del Instituto Humboldt, Colombia actualmente solo cuenta con  el 8 por ciento de este ecosistema.

La red de jardines botánicos del país se encargará de brindar asesoría técnica para este proyecto, que ya tiene disponible para su desarrollo un terreno de 48 hectáreas. El director de la CAR, Néstor Franco, indica que se trata de una iniciativa emblemática para la sostenibilidad y el conocimiento ambiental en el territorio, permitiendo efectuar procesos de restauración natural y antrópica. 

Le puede interesar: En Colombia 7.500 especies de flora están amenazadas

El objetivo de esta iniciativa ambiental es que se convierta en un laboratorio a escala, en el que se implementen parcelas, bancos municipales de agua con capacidad de almacenamiento de hasta 20 mil metros cúbicos, procesos de producción sostenible y ecoturismo, tomando como marco las potencialidades climáticas y turísticas de la zona en la que se ubicará.

"A través del monitoreo que se hará sobre el Jardín Botánico, se podrá analizar el crecimiento de las parcelas y su comportamiento con los regímenes hídricos; a partir de ahí podremos dispersar estas especies en el Distrito de Manejo Integrado (DMI) de la vertiente del Río Seco, así como a los municipios de la cuenca baja del Río Bogotá”, detalla Germán Camilo Bello, director del área de Gestión de Ordenamiento Ambiental y Territorial de la CAR.

Este proyecto está enmarcado dentro del plan de restauración ambiental que adelanta la autoridad ambiental en el territorio, para el cual también firmó un convenio con la Cámara de Comercio de Bogotá, a través de la Corporación Ambiental Empresarial (Caem), con el que busca la reforestación integral en las cuencas hidrográficas de la jurisdicción. 

Las inversiones para el proyecto serán aportadas por la CAR que destinará 1.470 millones de pesos, mientras la Caem dirigirá 630 millones de pesos.

Esta construcción llegará a fortalecer la red de jardines botánicos del país que hoy está compuesta por 21 entidades, además de otras dos que están en proyecto; una ubicada en Ocaña, en Norte de Santander; y el otra, en la Universidad del Norte, en Barranquilla.

Protección de especies

El desarrollo de nuevos proyectos de esta naturaleza resulta clave, pues es una de las mejores formas de proteger las especies de flora, que en este momento se estiman en alrededor de 30.000 en el país, de las cuales 7.500 están en alguna categoría de amenaza.

Le recomendamos: Ana María Hernández la voz de la biodiversidad en Colombia

Hoy Colombia cuenta con jardines botánicos en Caldas, Pereira, Tolima, Quindío, Bahía Solano, Quibdó, Cartagena y Bogotá, además de Floridablanca, Nariño y Mocoa y cada uno de ellos tiene sus particularidades.

Alberto Gómez, presidente de la Red de Jardines Botánicos de Colombia, ha dicho que en estas entidades no hay más de 5.000 especies de flora, una cifra que resulta muy baja si se compara con el total del país. Esto debido a la falta de recursos y de apoyo para hacer más investigación y expediciones que permitan salvaguardar más especies, por lo que el llamado es la preservación y cuidado de las mismas.