La Reserva Natural Parque Avestruz, ubicada en el municipio de Puerto López, Meta, se convirtió en el nuevo hábitat de 270 animales que se encontraban en cautiverio y que fueron rescatados por las autoridades.  

Pericos carisucios, turpiales reales, sapos de caña, boas arco iris, culebras ojos de gato y tortugas morrocoy son algunas de las especies silvestres liberadas.

Le puede interesar: 200 animales silvestres regresaron a su hábitat

A estas se sumaron, además, tortugas terecay, matamata y galápago llanera que habían sido incautadas en las terminales de transportes de El Salitre y el sur de la capital del país a diferentes personas que se dedicaban al tráfico ilegal de fauna silvestre. 


Boas arco iris y culebras ojos de gato fueron algunos de los animales liberados. Foto: Secretaría de Ambiente de Bogotá. 

Óscar López, subsecretario de Ambiente de la Secretaría de Bogotá, indicó que durante la administración distrital habían sido recuperados, rehabilitados y devueltos a su entorno natural más de 7.500 animales. "De esta manera estamos contribuyendo a recuperar los bosques y la riqueza faunística que existe en el país", manifestó.  

En total fueron liberados 257 reptiles, 12 aves y un anfibio luego de haber pasado por un proceso de recuperación que tardó varios meses, pues fueron hallados con varias afectaciones que imposibilitaban su supervivencia por sí solos. 

Le sugerimos: Animales silvestres como mascotas, la amenaza para la fauna en Colombia

"Estos animales se recuperan en las actividades de evaluación, control y seguimiento que hace la secretaría en las 20 localidades de Bogotá, principalmente en las vías de entrada a la ciudad y terminales de transporte en donde, acompañados por la Policía Nacional, se hacen operativos", comentó López. 


En la Reserva Natural Parque Avestruz, ubicada en el municipio de Puerto López, Meta, fueron liberadas las especies incautadas. Foto: Secretaría de Ambiente de Bogotá. 

Desde la administración distrital se hizo énfasis en que la tenencia, extracción y venta de fauna silvestre era un delito ambiental que acarrea multas de hasta 3.600 millones de pesos, tal y como lo estipula la Ley 1333 de 2009. De otro lado, se recordó que el Código Penal contempla penas de hasta 108 meses de prisión.

Lea también: El oso Chucho abre debate sobre si los animales deben ser o no sujeto de derechos

"Lo más importante es recordarle a la comunidad que los animales silvestres no son mascotas y que son muy importantes para la protección de nuestros bosques, páramos y las selvas tropicales, ya que ayudan a regular la naturaleza", apuntó el funcionario, quien hizo un llamado a los bogotanos que quieran disfrutar de la biodiversidad a visitar la red de humedales con la que cuenta el distrito, así como de los cerros orientales.   


Sapos de caña, como este, son incautados por las autoriades en operativos. Foto: Secretaría de Ambiente de Bogotá. 

Según la Organización de las Naciones Unidas, ONU, el tráfico ilegal de especies es el tercer negocio ilícito más rentable del mundo, por detrás del narcotráfico y la trata de personas, con un mercado anual de entre 10.000 y 26.000 millones de dólares. 

La falta de educación de las personas que no dimensionan el impacto en la naturaleza que ejerce el hecho de alejar de sus hábitats a la fauna silvestre, es una de las principales causas que se registran en Colombia.  

Le recomendamos: Canarios costeños que eran obligados a cantar en club gallístico fueron recuperados

Según la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), 1.503 especies serían objeto de comercio en Colombia, entre las cuales se encuentran 330 aves, 106 mamíferos, 39 reptiles, 38 anfibios, 14 peces, 141 cnidarios, un equinodermo y un molusco.