Mientras en departamentos como Cundinamarca, Tolima, Huila, Nariño, Valle del Cauca, Cauca y Boyacá continúan encendidas las alertas por la posible ocurrencia de incendios de cobertura vegetal, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, advirtió sobre el inicio de la segunda temporada de lluvias. 

Según esa entidad desde la próxima semana se prevé un aumento paulatino en los volúmenes de precipitaciones en las regiones Caribe, Pacífica, Norte y centro Andina y el sureste del país. 

El instituto indicó que las condiciones del fenómeno El Niño 2018-2019 han terminado, con base en los análisis realizados por centros internacionales como el CPC-NOAA y IRI. "Desde agosto las temperaturas superficiales del mar (TSM) en el Pacífico tropical disminuyeron a niveles ENOS-Neutral, y los patrones en la mayoría de las variables atmosféricas se presentan en condición ENOS-Neutral. Se estima que la probabilidad de que se mantengan condiciones neutras de este fenómeno hasta final de 2019 son del 60%", informó el Ideam. 

Le sugerimos: Con ley buscan prevenir los incendios forestales en Colombia

Esta época del año se caracteriza por ser el periodo de transición hacia la segunda temporada de lluvias, que históricamente es mucho más intensa que la primera (abril-mayo), especialmente en las regiones Andina y del sur del Caribe. Por eso, para este mes, se espera un incremento en las precipitaciones, influenciadas por el tránsito de ondas tropicales provenientes del océano Atlántico, la ocurrencia y paso de ciclones tropicales en el mar Caribe y la paulatina migración de la zona de confluencia intertropical (ZCIT) del norte hacia el centro del país.

Sin embargo, el instituto resalta que en algunas zonas de la región Andina (valle interandino y oriente de la región Caribe) se espera la reducción de los volúmenes acumulados de lluvias mensual, respecto al mismo periodo del año anterior. 


La segunda temporada de lluvias se extenderá hasta finales de noviembre. Foto: archivo/Semana.

Para octubre, el Ideam prevé lluvias por debajo de las condiciones normales en las regiones Caribe y Andina, principalmente. Se espera que esas reducciones estén entre el 10% y el 20% con respecto a los valores promedios históricos del mes, excepto en zonas de los departamentos de Tolima, Huila y Nariño, donde estas disminusiones de lluvias se podrían ubicar hasta en un 40%. Para el resto del país se pronostican precipitaciones cercanas a los promedios históricos. 

Le recomendamos: Clima extremo en Colombia: entre heladas e incendios forestales

Ante este panorama, el Ideam recomienda la realización de un monitoreo constante en zonas de los departamentos Tolima, Huila, Nariño, Valle del Cauca, Cauca, Cundinamarca y Boyacá por la amenaza de incendios de la cobertura vegetal. Adicionalmente, resalta que se deben tomar medidas preventivas ante inundaciones, deslizamientos y crecientes súbitas en los ríos de las regiones Andina, Pacífica y en los piedemontes llanero y amazónico.

Sequía afecta varios municipios de la región del Tequendama

La información suministrada por el Ideam, se constitutuye en un aliciente para los municipios de La Mesa, Apulo, Cachipay, Viotá, Zipacón, Anapoima, El Colegio y Tocaima, en Cundinamarca, donde actualmente se registra déficit hídrico. 

La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, CAR, informó que las fuentes hídricas que abastecen de agua potable a estas poblaciones no alcanzan a suplir ni el 30% de la demanda total en la zona.

Los reportes adelantados por el Centro de Monitoreo Hidrológico y del Clima de la CAR, permitieron concluir que la mayoría de los cauces de estas localidades se encuentran secos y que los pocos que registran caudal están demasiado bajos. Lo más peocupante para la comunidad es la probabilidad de ue continúen descendiendo es bastante alta, debido a que la temporada seca aún no culmina. 

Puede leer: Los incendios también sofocan a Colombia

Funcionarios del Centro de Monitoreo de la CAR explicaron que la situación se ha intensificado en esta época del año, debido a que durante el mes agosto se acentuó la sequía en la cuenca baja del río Bogotá, condición que se ha prolongado en las dos primeras semanas de septiembre. "Prueba de esta situación es que las lluvias acumuladas alcanzan solo el 25%. Las esporádicas lluvias, sectorizadas y de baja intensidad, no han incidido positivamente en la recuperación de las corrientes hídricas. En general, el volumen de agua caída no supera el 20% del aporte normal de la precipitación para el bimestre, lo que indica un déficit del 80%", señalaron. 

Cada una de las localidades adoptó sus planes de contingencia para mitigar la emergencia y adelantó sus respectivas declaratorias de alertas. En el caso de La Mesa, municipio que se abastece de la Quebrada La Honda de Tena, el caudal bajó de 60 litros por segundo a 20 l/s, siendo necesario racionar el suministro de agua a una vez cada 12 días para el área urbana, mientras que en la zona rural, la cobertura se realiza con carrotanques y camionetas, ya que la presión no es suficiente para cubrir especialmente la parte alta de la población.