Este sábado 20 de enero, el presidente Juan Manuel Santos firmó la delimitación de siete nuevos páramos. Se trata de Perijá, en el departamento del Cesar; Almorzadero, entre Santander y Norte de Santander; Citará, en los límites de Antioquia y Chocó; los nevados de Sotará y Guanacas-Puracé-Coconucos, en Cauca y Huila y, por último, el páramo de  Doña Juana-Chimayoy en Cauca, Nariño y Putumayo.

Le recomendamos: Así son los lagos de Tarapoto: el primer humedal de la Amazonia declarado sitio Ramsar

Con esta declaratoria, el país llega a 30 páramos delimitados, de los 36 que existen en todo el territorio. El primero fue el de Santurbán, que se delimitó en 2014, aunque recientemente la Corte Constitucional le ordenó al gobierno volver a realizar el procedimiento porque no tuvo en cuenta la participación de las comunidades afectadas por esta decisión.

Sin embargo, el objetivo de Santos es que antes de terminar su mandato el 7 de agosto de 2018, todos los complejos de ecosistemas de este tipo se encuentren delimitados. Esta es una figura de protección que indica que dentro de estos ecosistemas están prohibidas todas las actividades productivas como la ganadería, la minería, la agricultura y cualquier otra acción de alto impacto que ponga en riesgo el abastecimiento de agua que proveen esos lugares.

Durante el acto, que se realizó en la Base Militar Loma Seca del municipio de Agustín Codazzi, en el páramo Perijá, Santos resaltó responsabilidad que tiene Colombia al contar con el 50 % de los páramos existentes en el mundo. "La construcción de la paz y la reconciliación no sólo debe ser entre personas, sino con el medioambiente (...) Los páramos son fábricas de agua y por eso nos propusimos delimitarlos. Ahí no se podrá hacer minería o agricultura. Se tendrán que proteger para siempre", dijo el mandatario.

Le sugerimos: Los ocho retos ambientales de Colombia en 2018

Javier Clavija, quien pertenece al Resguardo Indígena Jupa que colinda con el páramo Perijá, celebró la medida tomada por este gobierno, ya que según él es el primer paso para lograr la conservación de ese importante ecosistema. Por su parte, el alcalde de Mánaure, Ever Antonio Santana, aseguró  que este es un acto importante que responde a algunos de los reclamos de las comunidades que lo consideran un lugar sagrado, "no se van a dar permisos para minería", afirmó.

Colombia cuenta hoy con cerca de 29 millones de hectáreas de áreas protegidas, de las cuales más de dos millones corresponden a páramos delimitados. Con la preservación y conservación de estas reservas hídricas, se garantiza el 53 % de la generación hidroeléctrica y se suministra agua a 150 distritos de riego.

Le recomendamos: Conozca las 14 razones por las que se afecta la calidad del agua

Los complejos de páramos se extienden a lo largo de 12 departamentos y 138 municipios, abastecen acueductos para más de 12.5 millones de habitantes en Bogotá, Medellín, Cali, Villavicencio y Bucaramanga. Además, alimentan 138 cabeceras municipales y múltiples acueductos veredales.

Por si fuera poco, albergan una inmensa riqueza de biodiversidad. Sólo en el páramo de Perijá, que comprende 30.000 hectáreas, está el 37 % de los mamíferos, el 30 % de las aves, el 10 % de los anfibios que habitan la región. Además, cuenta con seis especies de reptiles y 12 de insectos endémicos, es decir, que únicamente existen en ese lugar del planeta.