;
AFP

Las imágenes de centenares de elefantes muertos en Botsuana le dieron la vuelta al mundo. Su misterioso descenso generó decenas de conjeturas que iban desde asesinato hasta envenenamiento. 

Sin embargo, este viernes el Departamento de Fauna Silvestre de ese país africano indicó que su fallecimiento en el famoso delta Okavango probablemente se produjo por causa de toxinas naturales. 

Le sugerimos: ¿Por qué están muriendo elefantes en Botsuana?

El país del sudafricano tiene la mayor población de elefantes, calculada en 130.000, y alrededor de unos 300 han muerto desde marzo.

Las autoridades han descartado como causas el antrax o la caza furtiva, pues los colmillos de los paquidermos se han encontrado intactos.

"Pruebas preliminares realizadas en varios países no han sido concluyentes y otras más se están llevando a cabo", afirmó el jefe de Departamento de Fauna Silvestre y Parques, Cyril Taolo, en entrevista telefónica.

Le recomendamos: Atroz muerte de elefante preñada tras consumir una piña llena de petardos

"Pero con base en algunos resultados preliminares que hemos recibido, estamos pensando que la causa posible son las toxinas naturales", señaló, quien agregó que hasta ahora no habían establecido una conclusión sobre cual es la causa de la mortalidad. 

Explicó que alguna bacteria puede producir veneno en forma natural, especialmente en aguas estancadas.


Varios elefantes ubicados en esa región se ven débiles, letárgicos y delgados, según EWB. Foto: Getty Images.

El gobierno ha registrado que 281 elefantes murieron, aunque organizaciones conservacionistas independientes indican que han muerto más de 350. 

Las muertes fueron señaladas primero por la organización de conservación de la vida silvestre Elephants Without Borders (EWB), cuyo informe confidencial sobre 356 elefantes muertos fue difundido a comienzos de julio.

Le puede interesar: La colombiana que protege los elefantes en Tailandia

EWB sospecha que los elefantes se han estado muriendo en el área desde hace tres meses y la mortalidad no está relacionada con la edad o el sexo de los animales.

"A algunos elefantes vivos se les ve débiles, aletargados y delgados, mientras que otros muestran signos de desorientación, dificultad para caminar o cojera", señala EWB.

Las pruebas están siendo realizadas por laboratorios especializados en Sudáfrica, Canadá, Zimbabue y Estados Unidos.