Mientras, humanamente hablando, el país libraba la lucha contra la deforestación, en los últimos 26 años cerca de 6,5 millones de hectáreas de bosque desaparecieron del territorio nacional.

Nuestros bosques no contaban con una estrategia espiritual o religiosa, una bendición o un manto protector alimentado por oraciones y plegarias que ayudara a blindarlos. La fe era lo que faltaba para iniciar una nueva manera de erradicar la motosierra.

Por eso, a partir de hoy, líderes católicos, evangélicos, musulmanes, hindúes, budistas y judíos del país se comprometieron con la defensa de los bosques tropicales colombianos y trabajarán por convencer a los colombianos, de todos los credos, en especial a los que habitan en sitios estratégicos como la Amazonia, de que la deforestación acabará con todo.

Le puede interesar: ¡Se buscan las mejores iniciativas regionales que protejan los bosques colombianos!

La Iniciativa Interreligiosa para los Bosques Tropicales, liderada por Naciones Unidas y lanzada en las instalaciones de la Universidad Javeriana, busca que los líderes religiosos creen de manera conjunta con los pueblos indígenas, científicos, ONG y el gobierno nacional una agenda de acción para poner fin a la deforestación.

La alianza pasará a convertirse en un hecho histórico en el país, ya que por primera vez Colombia incluirá a los grupos religiosos para intervenir activamente en la lucha contra la pérdida de los bosques, iniciativa que será replicada en Perú, Brasil, República Democrática del Congo e Indonesia, quienes junto al territorio colombiano contienen 70 por ciento de los bosques tropicales que aún quedan en pie en el planeta.

Además de la ONU, la estrategia cuenta con socios como el Consejo Interreligioso de Colombia, el Gobierno de Noruega, la Universidad Javeriana, GreenFaith, Rainforest Foundation Norway, Religiones por la Paz y el Consejo Mundial de Iglesias.

“Estamos quemando la biodiversidad. En una hectárea pueden habitar hasta 450 especies. Si no conocemos los bosques, sus relaciones y a los habitantes, cómo vamos a protegerlos”, dijo Carlos Rodríguez, Tropembos Internacional, en lanzamiento de Iniciativa Interreligiosa para los Bosques Tropicales.

Compromiso divino

Los líderes espirituales y religiosos, comunidades indígenas y habitantes de los bosques tropicales elaboraron una declaración para proteger los bosques colombianos.

“La voz de lo sagrado nos convoca a cuidar la naturaleza y preservarla para el goce de las generaciones futuras. Nuestra misión de enseñanza de las palabras sagradas también incluirá la denuncia de todo lo que afecte el sano metabolismo y la sociedad. Así como respaldamos la reconciliación del pueblo colombiano para la construcción de un país sin violencia, también necesitamos impulsar una reconciliación colectiva con la naturaleza, con sus ríos y sus bosques tropicales”, cita el documento.

Le sugerimos: Más recursos para proyectos indígenas de la Amazonia colombiana

La unión en pro de los bosques planteó algunos “compromisos divinos”, como convocar a todas las comunidades de fe mundiales para que apoyen la iniciativa interreligiosa; superar el extractivismo y la industrialización destructiva; denunciar las violaciones de los derechos humanos y la naturaleza; fortalecer las capacidades de los pueblos indígenas y habitantes de los bosques; mediar en la transformación dialogada de los conflictos; y promover que las voces que nacen en los bosques sean escuchadas a nivel local, nacional e internacional.

También hicieron algunas solicitudes para llevar a cabo este trabajo, como que el gobierno respete la iniciativa y garantice los derechos de los indígenas, afrodescendientes y campesinos; y que los parlamentarios, gobernadores, alcaldes, dirigentes políticos y funcionarios articulen su trabajo para la creación de políticas públicas participativas.

Gobierno de Noruega, Visión Amazonia, ONU Colombia y líderes indígenas lideran mesa de diálogo de iniciativas para la protección de los bosques.

Voceros de Dios y la madre tierra

Más de 50 representantes de grupos religiosos y comunidades indígenas participaron en el lanzamiento de la iniciativa. La Gran Alianza Contra la Deforestación, proyecto de SEMANA, el Gobierno de Noruega y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, habló con algunos de ellos sobre los compromisos de sus comunidades y la visión que tienen de sus bosques.

Francisco Duque, reverendo y presidente de la Iglesia Episcopal de Colombia, afirmó que el trabajo de los grupos religiosos será fundamental para movilizar y sensibilizar a los pobladores de aquellos sitios que tienen poca presencia del Estado, en donde la iglesia tiene una gran acogida.

“Estamos comprometidos con la protección de los bosques tropicales, ecosistemas que a pesar de su incidencia para el planeta casi nadie entiende. Por falta de sensibilización, no hemos comprendido que además de controlar los gases tóxicos, producen agua y generan las corrientes aéreas que van desde el Atlántico hasta la Amazonia. Colombia es uno de los países más enriquecidos y embellecidos en el planeta por estos ecosistemas”.

Puede leer: El manifiesto contra la deforestación de La Macarena que pocos escucharon

Darién Jácome, reverendo de la comunidad budista Soto Zen de Colombia, manifestó que generarán planteamientos diferentes desde la visión de su religión, y así enriquecer la defensa de los bosques. “Hay elementos más importantes que otros para la sobrevivencia del planeta, y uno de ellos son estos bosques. Si llegan a desaparecer no contaríamos con garantías para vivir”.

Para Abuna Rafael Castillo, vicario de la iglesia ortodoxa y cristiana de Antioquía, con sede en el medio oriente, su compromiso empezará con los niños, a quienes les enseñarán cómo reciclar y para qué sirven los bosques. “La protección de los recursos naturales y de estos ecosistemas debe primar ante cualquier situación, porque de ellos dependemos todos”.

La comunidad musulmana estuvo representada por una pareja vestida a la perfección con los trajes de su cultura. Aisha Martí, la mujer, dijo que el primer paso consiste en darse a conocer para así iniciar una colaboración para proteger los bosques tropicales. “La naturaleza viene de Dios, es nuestro primer contacto desde que nacemos. Es sinónimo de purificación”. Sheiki Leyes Marzouaui, el hombre, complementó que a pesar de que hay una oscuridad, los humanos deben tomar conciencia para proteger la naturaleza.

Por primera vez, líderes religiosos de Colombia unirán fuerzas para terminar con la deforestación y abogar por los derechos de quienes defienden los bosques.

El director de la comunidad Krishna West en Colombia, una rama del movimiento Hare Krishna internacional, informó que su religión viene trabajando desde hace décadas en eco-aldeas o fincas autosostenibles, en especial en la India, Europa y Estados Unidos.

El ideal es traer esta propuesta a Sudamérica para generar equilibrios entre el hombre y la naturaleza, disminuir los impactos y mantener los árboles, flora y fauna nativa dentro de una espiritualidad equilibrada. Para nuestra religión es una orden primaria cuidar los bosques”.

Archimandrita Timoteo, vicario arzobispal de la iglesia ortodoxa griega en Colombia, apuntó que la primera función de los líderes religiosos es transformar el corazón del hombre, para que así tome conciencia de que hace parte del universo, de la tierra y de la naturaleza. “Necesitamos un cambio interior. El planeta está en crisis por el hambre, consumismo y la avaricia del hombre”.

Le recomendamos: Casi 2 millones de hectáreas de suelo de la Amazonia, con daño irreversible por ganadería

Por su parte, Elías Szczytnicki, Secretario General de Religiones por la Paz América Latina y el Caribe, complementó que todos deben estar enfocados en cuidar la creación de Dios. “El cuidado de los bosques amazónicos es importante para los ecosistemas y el clima del planeta. Además, al mantenerlos podremos mitigar el cambio climático”.

Harol Ipuchima, de la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonia, enfatizó que esta alianza permitirá que la iglesia y el gobierno paguen la deuda moral e histórica que tienen con los indígenas. “Todo esto tiene que basarse en el diálogo. Con una articulación consensuada protegeremos los bosques amazónicos, un órgano vital del cuerpo llamado planeta. Estos ecosistemas son responsables del 90 por ciento de la regulación del clima y las lluvias de la Tierra”.

María Apolinar, de la Organización Nacional de Indígenas, destacó la iniciativa y la catalogó como una buena estrategia para proteger la madre tierra con la participación de los indígenas y las comunidades religiosas. “Para nosotros los bosques son la vida, donde nos relacionamos con los espíritus. Defenderlos es defender nuestra existencia”.

Naciones Unidas lidera la Iniciativa Interreligiosa para los Bosques Tropicales, la cual será implementada en Colombia, Perú, Brasil, República Democrática del Congo e Indonesia, y pretende un diálogo entre los líderes religiosos, pueblos indígenas, científicos, ONG y gobiernos.

Apoyos claves

La iniciativa le fue presentada a entidades, tanto nacionales, gubernamentales e internacionales, que tienen injerencia en la protección de los bosques.

Un hecho sin precedentes. Así calificó la estrategia Juan Bello, Director de la ONU Medio Ambiente en Colombia. También apuntó que las iglesias y pueblos indígenas llegarán a acuerdos sobre cómo tener una perspectiva desde la ética, espiritualidad y la fe para la conservación de los bosques.

“El liderazgo de la religión será fundamental para encontrar soluciones a un problema que ya nos está superando. Debemos avanzar hacia una paz ambiental, una reconciliación con la naturaleza”.

Le puede interesar: La ganadería arrasa los bosques del Putumayo

El Director de Visión Amazonia, Jose Yunis, en representación del gobierno, destacó que la inclusión de los líderes religiosos en la lucha contra la deforestación permitirá convencer a mucha gente para que empiece a defender los bosques. “Aunque somos un país forestal, pocos saben lo que representa el bosque. Los párrocos de las zonas de colonización son de suma importancia para dar ese cambio”.

Ole Reidar Bergum, Consejero de Clima y Bosques de la Embajada de Noruega, argumentó que la voz de los líderes religiosos y espirituales ahora contará con el mensaje de conservación de los bosques y freno a la deforestación.

A través de ellos, este mensaje podrá transmitirse a los diferentes actores políticos, empresarios, gremios y comunidades de todo el país. La religión es una fuerza importantísima que permitirá afrontar este flagelo”.

Por último, Inés Cavalier, subdirectora de Patrimonio Natural, destacó el poner en manos de los líderes religiosos la protección de los bosques, ya que ellos tienen una posibilidad infinita de convocar y llamar a sus congregaciones y feligreses y darles una reflexión sobre el cuidado del ambiente.

*Este es un producto periodístico de la Gran Alianza contra la Deforestación. Una iniciativa de Semana, el MADS y el Gobierno de Noruega que promueve el interés y seguimiento de la opinión pública nacional y local sobre la problemática de la deforestación y las acciones para controlarla y disminuirla.