Dada la importancia que tiene la Amazonia no solo para los países que tienen participación en la misma, sino para el mundo, el Presidente Iván Duque, hizo un llamado a la comunidad internacional para que se pase de los grandes discursos a la asignación significativa de recursos orientados a la protección de esta área, que es el pulmón de la humanidad.

“Somos un país que comparte ese gran tesoro, que se exalta fácilmente en los grandes discursos, pero que en la asignación de recursos de la comunidad internacional poco se ha sentido, y esa debe ser una invitación al debate global”, manifestó.

De igual forma, propuso la realización de una Expedición Botánica 4.0, a través de la cual se pueda realizar el levantamiento digital de la riqueza ambiental que tiene el país y de esta forma poderle mostrar al mundo el potencial que en esta materia tiene el territorio nacional.

Se trata de que las ciudades que están en la Amazonía colombiana puedan convertirse en biodiverciudades, es decir, “que puedan estudiar y conocer la biodiversidad y que, con centros de investigación como el Sinchi y con el apoyo de institutos como el Humboldt, se pueda hacer esa investigación sobre la flora ancestral, sus derivaciones y usos”.

La idea es, según el Mandatario, motivar esos emprendimientos que usen esas riquezas ancestrales, para ser transformadas al servicio de la humanidad y que las comunidades ancestrales también puedan ser parte de un concepto creíble de ecoturismo y bioturismo para el mundo, donde estén las vivencias, las observaciones, el conocimiento de las especies, pero cuidando y preservando.

Le recomendamos: Así se trafica la madera en la Amazonia colombiana

Estos planteamientos fueron hechos, al intervenir en el foro ‘Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral’, organizado por la Conferencia Episcopal de Colombia, en el marco de la asamblea preparatoria para el Sínodo Especial de los Obispos para la Amazonía, que se realizará en octubre próximo en Roma. Allí Duque planteó que el compromiso de la comunidad internacional con la Amazonía sea, precisamente, uno de los temas de reflexión en este certamen.

“Espero que en el propio marco de la discusión del Sínodo, este tema haga parte de las reflexiones, porque muchas de estas materias han tenido discursos muy elocuentes, pero falta mucho más por parte de la comunidad internacional para que la protección de este pulmón no solamente sea tarea de los países que lo tenemos en nuestro territorio, sino que también implique un sentido de responsabilidad y de protección permanente”, expuso.

Freno a la deforestación

Lo anterior, enmarcado en la necesidad de cuidar el medio ambiente y preservar esta región que ha sido tan afectada por temas como la deforestación. Precisamente, al referirse a la misma, indicó que se requiere detener esta “hemorragia deforestadora”, que ha ocasionado la pérdida de 200 mil hectáreas anuales de bosques.

El presidente consideró importante que se frenen los abusos en materia de ampliación desmedida de la frontera agrícola.  “En Colombia tenemos millones de hectáreas de selva tropical húmeda. 59 parques nacionales naturales con más de 20 millones de hectáreas. Parques como el de la Serranía del Chiribiquete, conocido como la Maloca del Jaguar y reconocido por la Unesco como un patrimonio de la humanidad, que se ha visto amenazado por el ímpetu deforestador de algunos delincuentes”, indicó.

Recordó, que está en marcha la Campaña ‘Artemisa’, con participación de la Fuerza Pública, la Dirección de Parques Nacionales Naturales y el Ministerio de Ambiente, dirigida a enfrentar la deforestación criminal en el país. “Podemos decir que, en un año, por primera vez en casi dos décadas, según los registros del Ideam, logramos una reducción de la deforestación que, en sus cálculos, puede ser cercana al 10 por ciento”.

Le puede interesar: En la Amazonia no hay Estado Rodrigo Botero

Por otro lado, dijo que su administración viene trabajando en la protección del medioambiente y la biodiversidad, con la idea de cuidar la “Casa común” de la que habla el Papa Francisco.

En este sentido, se refirió a la política de “producir conservando y conservar produciendo’ y la implementación de energías renovables, como un elemento importante para enfrentar los efectos del cambio climático. Manifestó que cuando empezó su gobierno, el país estaba por debajo de 60 megas de capacidad instalada; que en un año se ha duplicado y que se han asegurado contratos e inversiones para que Colombia supere las 1.500 megas de capacidad instalada en este tipo de energías.

Destacó otros temas como los trabajos para tener combustibles más limpios y la aprobación de la ley de movilidad eléctrica que permitirá avanzar en la reposición del parque automotor actual por vehículos cero emisiones que generan niveles mínimos de contaminación, esto como una forma de ayudar a mejorar la calidad del aire.