La visita del multimillonario estadounidense, Howard Buffett, al Parque Nacional Serranía de Chiribiquete, en compañía del presidente Iván Duque, abre el camino para que este destacado hombre de negocios apoye el plan del gobierno encaminado a sembrar 180 millones de árboles a 2022.  

El hijo del magnate, Warren Buffett y heredero de sus negocios, ha dejado claro su interés de movilizar filantropía internacional para cumplir esta meta y para proteger patrimonios de la humanidad, como es el Parque Nacional Serranía de Chiribiquete, según dio a conocer el propio presidente.

En los últimos días, la iniciativa del Ejecutivo de hacerle frente a la deforestación con una masiva sembratón de árboles, ha estado sobre la mesa, así como el de la meta de cero deforestación en Parques Nacionales y la búsqueda de que estos ecosistemas estén libres de cultivos ilícitos, un tema que Buffett ha venido apoyando en el país. 

Presisamente, este miércoles anunció que donará 46 millones de dólares para ayudar a comunidades del Catatumbo que sustituyeron ese tipo de cultivos ilegales por otros como el cacao. El objetivo es construirles vías terciarias para facilitar el transporte y comercialización de sus productos. 

Le recomendamos: Con acción popular buscan frenar la deforestación en la Amazonia colombiana

Al respecto Duque dijo que “cuando se siembra una hectárea de coca, se destruyen casi dos de selva tropical, de bosque tropical. Nosotros debemos entender cuáles son los estragos ambientales de la coca. Por eso, una de las tareas que nos debemos asegurar es tener a los Parques Nacionales libres de coca; esa es una tarea grande y muy exigente, pero debemos llegar allá”, sostuvo.

Precisó que cuando empezó su mandato, encontró casi 209 mil hectáreas de coca en todo el país, de las cuales alrededor del 20 por ciento estaban en parques nacionales. 

Con la campaña de erradicación manual y otras iniciativas relacionadas con el desarrollo alternativo, el gobierno logró frenar el crecimiento exponencial, en el año 2018 y espera tener una reducción mayor en 2019. Una de las estrategias es llegarles a las comunidades con servicios alternativos, con el pago por servicios ambientales y movilizando a los habitantes hacia la protección de la biodiversidad.

A sembrar áboles

Luego de terminar el recorrido con el filántropo, el presidente Duque ratificó la meta de sembrar 180 millones de árboles, la cual se basa en la recuperación de cerca de 300 mil hectáreas, con una aproximación de cerca de 600 árboles por hectárea.

El mandatario indicó que esta iniciativa involucra a todo el Sistema Nacional Ambiental colombiano, así como al sector privado, que ha manifestado su interés de participar en el logro de los objetivos previstos en materia de reforestación.

Destacó el hecho de que Colombia haya conseguido recursos de cooperación internacional por más de 300 millones de dólares de países que tienen interés de apoyar estas iniciativas.

Le sugerimos: Advierten sobre el reinicio de deforestación en Parques Nacionales Naturales

Uno de los objetivos de la visita del primer mandatario a Chiribiquete era evaluar los resultados de la Campaña Artemisa, que el gobierno puso en marcha en conjunto con la Fuerza Pública, la Fiscalía y la Procuraduría, para sancionar las prácticas deforestadoras en los Parques Nacionales. Destacó la iniciativa del Gobernador del Guaviare, Heydeer Palacio, quien se comprometió a reducir en 30 por ciento la tala de árboles en este departamento, durante los próximos dos años y medio.

El jefe de estado hizo un llamado a comprometerse con la protección del Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete, considerado como fundamental para la preservación de la región amazónica, un tema enmarcado dentro del Pacto de Leticia.

“Chiribiquete es una especie de santuario de la naturaleza y creo que nuestra presencia continua con las comunidades, con las autoridades y con la cooperación internacional, es para que todos nos comprometamos en la protección de este tesoro que tenemos”, concluyó.