Desde bolsas de supermercado hasta sacos de arroz hacían parte de los 40 kilogramos de desechos de plástico que fueron hallados en el estómago de una ballena que fue encontrada en la provincia meridional de Valle de Compostela, en Filipinas. 

El cetáceo, de 4,7 metros, terminó varado en la localidad de Mabini. Las autoridades locales, ayudadas por pescadores, intentaron llevarlo al mar, pero el ballenato de Cuvier o zifio regresó a la orilla.

Le puede interesar: Un ballenato en el Amazonas

"Era incapaz de nadar sola. Estaba débil", declaró Fatma Idris, directora de la oficina regional de pesca. "El animal estaba deshidratado. El segundo día luchaba y vomitaba sangre", apuntó. 

Según Darrell Blatchley, director del museo D‘Bone Collector Museum, la ballena había muerto de hambre por no poder alimentarse, debido a que su estómago estaba lleno. "Es repugnante, rompe el corazón", declaró a AFP. "Practicamos autopsias en 61 delfines y ballenas los últimos diez años y es una de las masas más importantes (de plástico) que hallamos encontrado", afirmó  Blatchley.

Defensores del medio ambiente acusan a Filipinas de ser uno de los países mas contaminantes del mar debido al uso generalizado de productos descartables de plástico. Este tipo de contaminación, que también persiste en otros países de Asia del Sureste, es responsable regularmente de la muerte de ballenas, tortugas y otras especies silvestres.

A fines de 2018, un cachalote fue hallado muerto en Indonesia con casi seis kilogramos de desechos de plástico en el estómago, entre ellos 115 vasos. Ese mismo año, una ballena murió en Tailandia luego de tragar más de 80 bolsas de plástico. Unos días después, una tortuga verde murió por lo mismo.

Le sugerimos: Ballenas, en la mira: amplían cuota de caza hasta 2023

La muerte de la ballena se produjo semanas después de que la Alianza Global para Incineradores Alternativos publicara un informe sobre la cantidad sorprendente de plástico de un solo uso en Filipinas, que incluye casi 60 mil millones de sobres al año

Hace unas semanas, el grupo de asociaciones y ONG Global Alliance for Incinerator Alternative (Alianza Global para Incineradores Alternativos) publicó un informe sobre las cantidades sorprendentes de objetos en plástico de uso único en Filipinas, entre los que se destacan unas 60 millones de bolsas por año. Los ecologistas aseguraron que la legislación sobre las basuras en Filipinas es estricta, pero denunciaron que no se aplica.

*Con información de AFP.