;
AFP

Fue una reconversión exitosa para Aziz Mustaffa, pero la batalla para proteger a este reptil, que migra del mar de China Meridional a las playas de Malasia para enterrar sus huevos en la arena, se anuncia ardua y larga.

Varias especies de tortugas marinas, como la verde, la carey o la laúd hacen sus nidos en el litoral de ese país asiático, donde los turistas pueden ver los huevos eclosionar y a las crías precipitándose hacia el mar.

Le sugerimos: EN VIDEO: Encuentran una rara tortuga amarilla en India

La población de tortugas se redujo mucho debido a la contaminación marina, el desarrollo costero y la recolección de los huevos, muy apreciados en la gastronomía de Asia.


Una tortuga verde marina, junto a unos huevos, en el Santuario Chagar Hutang, en la isla malasia de Redang. Foto: Mohd Rasfan / AFP. 

"Las tortugas y los huevos son nuestro tesoro nacional", afirma Aziz, de 44 años, viendo cómo, en medio de la noche, una veintena de hembras emergen del mar y ponen huevos en una playa de la isla de Redang, en el estado malasio de Terengganu.

"Me siento como su padrino y quiero protegerlas para las generaciones futuras. Me alegra ver a las tortugas grandes volver aquí para poner huevos", declaró. 

"Un apetito voraz"

Las tortugas cavaron agujeros en la arena y pusieron miles de huevos antes de regresar al mar. En la misma playa de Chagar Hutang, de 350 metros de largo, los huevos eclosionan y las crías se apresuran a llegar al agua.

Los seres humanos no son la única amenaza para las tortugas. Los huevos son una presa para los varanos (un lagarto grande), los tiburones y otros peces que devoran a las crías tan pronto como entran en el agua.

Aziz, de una familia de pescadores pobres de la isla, recuerda que se escondía entre los arbustos, cerca de la playa, para recoger los huevos en cuanto los ponían. No era el único, tenía rivales interesados en el tesoro.

Le recomendamos: EN VIDEO: Vea el nacimiento de cientos de tortugas en el Parque Tayrona

Vendían los huevos a los comerciantes o se los comían. Eran una importante fuente de proteínas para la población local.

Con el tiempo Aziz se dio cuenta de que salía más rentable proteger los nidos, debido a los turistas. 

"Me di cuenta de que si se protegía a estas especies migratorias, los lugareños de Redang podrían vivir mejor", dice.


Una tortuga verde marina duerme tras haber depositados sus huevos en la costa del Santuario Chagar Hutang. Foto: Mohd Rasfan / AFP.

Empezó a colaborar con un equipo de investigadores de la universidad de Terrengganu, lo cual le aporta unos 400 dólares al mes.

Se asoció con otros dos guardianes y un grupo de voluntarios para proteger los huevos de los cazadores furtivos y de depredadores como los varanos.

"Los habitantes de la isla Redang reciben ingresos estables del turismo gracias al creciente número de visitantes que vienen a ver cómo las tortugas verdes ponen huevos", cuenta.

Tradiciones centenarias 

Mohamad Uzair Rusli, un biólogo de la universidad malasia, estima que permitir a la población local ganar dinero protegiendo a la especie es la mejor forma de salvaguardar su futuro.

Le puede interesar: Tras las huellas de la tortuga sabanera del Casanare

Pero advierte que sigue habiendo en Asia un "apetito voraz" por estos huevos que algunos consideran afrodisíacos. 

En la región noreste de la península malasia hay algunos recolectores de huevos con licencia, y la venta de huevos de determinadas especies es legal. 


Unas clientas compran huevo de tortuga en el mercado Pasar Besar Kedai Payang de Kuala Terengganu, en Malasia. Foto: Mohd Rasfan / AFP.

Las autoridades de Terrengganu se han comprometido a prohibir el comercio de todos los huevos de tortugas antes de finales de año. Y cambiar las tradiciones centenarias no será fácil. 

Durante una visita a un mercado en Kuala Terrengganu, la capital de este estado, había huevos a la venta por 12 dólares cada diez.

El vendedor Nor Jannah afirma que el negocio funciona bien y no cree que comer estos huevos ponga en peligro la supervivencia de las tortugas. "Es imposible que desaparezcan. Como huevos de tortuga y los vendo desde que tengo 12 años", sostuvo.