Distribuidas por Suramérica y Centroamérica, las ranas de cristal o centrolénidos tienen, generalmente, un color verde claro y una piel, en la región más próxima al suelo, transparente que en muchas ocasiones permite la visualización con claridad de órganos como el corazón, el estómago y el hígado. 

En el país, el Chocó, alberga una gran diversidad de esta especie de anfibio. De hecho, en el  documento denominado Diversidad de ranas de cristal (Centrolenidae: Anura) en zonas de bosque pluvial tropical en el centro del departamento del Chocó, de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales U.D.C.A, se informó que en la región se registraron 53 individuos, distribuidos en cinco géneros y seis especies.

Estos anfibios, que despiertan la curiosidad por su aspecto físico, también se ubican en zonas de reserva del país. Estas son algunas. 

Le sugerimos: EN VIDEO: Conozca al monje budista que rescata y refugia serpientes amenazadas

Nymphargus luteopunctatus

Esta rana, de puntos amarillos como ocelos (ojos), se encuentra en el Parque Nacional Natural de Munchique y generalmente habita cerca de quebradas y en bosques muy conservados. La Unión Internacional para la Naturaleza (UICN) la tiene categorizada como especie en peligro. 

Foto: WCS.

Sachatamia orejuela

Habita en las zonas montañosas de la vertiente pacífica de los Andes en Colombia y en el Ecuador. En el país, puede verse en los Parques Nacionales Naturales Munchique (Cauca) y Farallones de Cali (Valle). Esta rana cantora, habita en los bosques y en los sitios rocosos de los ríos. La principal amenaza para su especie es la pérdida de su hábitat y la contaminación del agua. 

Foto: WCS.

Le recomendamos: Así renace el caimán llanero

Nymphargus grifithsi

Se trata de una rana grande, entre 19 a 26 mm. No se conoce mucho de su ecología y suele encontrarse en los Parques Nacionales Munchique (Cauca), Tatamá (Chocó, Risaralda, Valle) y Farallones de Cali (Valle).

Foto: WCS.

Nymphargus rosada 

Incluida en la categoría Vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), esta rana se refugia en el Parque Nacional Selva de Florencia (Caldas). Suele cantar en las quebradas para atraer parejas. 

Foto: WCS. 

Nymphargus caucanus

Esta rana endémica de los bosques subandinos se encuentra en el Parque Nacional Natural Munchique (Cauca). De acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), esta especie se encuentra en peligro. 

Foto: WCS. 

Puede leer: Grupo de mujeres en Putumayo creó un colectivo para la defensa del mono churuco

Nymphargus grandisonae

Reconocida por los pequeños puntos rojos en su espalda, la Nymphargus grandisonae se encuentra en áreas intervenidas o bosques maduros, muy cerca de las fuentes hídricas. Los machos de esta especie pelean por su territorio y para esto, utilizan espinas de hueso que llevan en los brazos. 

Foto: WCS.

Espadarana prosoblepon 

Distribuida en los valles interandinos y el Pacífico, esta especie posee una espina ósea con la que combaten por su territorio. Suelen llevar puntos amarillos o azules en su piel. Su rango de altitud va desde el nivel del mar hasta los 1900 m. Los machos de esta especie miden entre 21 y 28 mm y las hembras entre 25 y 31 mm.

Espadarana andina 

De huesos verdes y puntos azules en el dorso, esta rana suele habitar en la Cordillera Oriental y se encuentra en el Santuario de Fauna y Flora Guanentá Alto Río Fonce (Boyacá y Santander).

Foto: WCS.

Centrolene hybrida

De esta especie no se conoce mucho de su ecología. Habita en las laderas de la cordillera oriental, sobre el piedemonte de la Orinoquía. Se encuentra, especialmente, en el Parque Nacional Natural Chingaza. 

Foto: WCS. 

Centrolene acanthidiocephalum

Su cabeza tiene forma de pala. Es visible en el  Santuario de Fauna y Flora Guanentá Alto Río Fonce (Boyacá-Santander).

Foto: WCS.

*Con información de WCS Colombia.