En solo dos horas el hielo cubrió montañas y cultivos. La granizada que se registró en el corregimiento de Berlín, en el municipio de Tona, Santander, fue tan fuerte que sus habitantes no quisieron dejar pasar desapercibido el particular momento. 

Con sus teléfonos celulares tomaron fotos y grabaron videos que luego hicieron públicos a través de redes sociales. Las imágenes eran impresionantes. Al mejor estilo de Alska o los Alpes suizos el blanco predominaba sobre los vastos campos de esta región, en donde la temperatura puede llegar a los cero grados centígrados en las noches, pero no es habitual que se presenten granizadas de este nivel, aunque en 2017 y 2018 también se habían registrado fenómenos naturales de esta índole, para esta misma época del año. 

Le puede interesar: Advierten sobre el inicio de la temporada de lluvias, mientras Cundinamarca padece por agua

En octubre 10 de 2017, por ejemplo, se conocieron varias fotografías de operarios de la concesión que opera la troncal Bucaramanga–Pamplona retirando grandes cantidades de hielo que cayeron sobre la carretera. Ese año las afectaciones se produjeron principalmente en las veredas Saladito y Aguaclara, de Tona. 




Imágenes como estas fueron captadas por ciudadanos, quienes las compartieron a través de sus redes sociales. Fotos: archivo particular.

Ahora, tras un barrido, las autoridades reportaron pérdidas en cultivos de cebolla, frutales, hortalizas y papa. Adicionalmente, informaron que se presentaron algunos traumatismos viales durante la granizada ocurrida a la altura del peaje El Picacho, en la vía Cúcuta-Bucaramanga. No se registraron viviendas afectadas. 


Durante varias horas se registraron traumatismos en el tráfico a la altura del peaje El Picacho, en la vía Cúcuta-Bucaramanga, por cuenta de la granizada. Foto: archivo particular.  

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, había advertido desde mediados de septiembre sobre la posible ocurrencia de este tipo de fenómenos extremos, propios de la segunda temporada de lluvias.  

Según esa entidad se preveía un aumento paulatino en los volúmenes de precipitaciones en las regiones Caribe, Pacífica, Norte y centro Andina y el sureste del país, influenciadas por el tránsito de ondas tropicales provenientes del océano Atlántico, la ocurrencia y paso de ciclones tropicales en el mar Caribe y la paulatina migración de la zona de confluencia intertropical (ZCIT) del norte hacia el centro del país.

Le sugerimos: 13 glaciares han desaparecido en Colombia en los últimos 200 años

Sin embargo, para octubre el Ideam prevé lluvias por debajo de las condiciones normales en las regiones Caribe y Andina, principalmente. Se espera que esas reducciones estén entre el 10% y el 20% con respecto a los valores promedios históricos del mes, excepto en zonas de los departamentos de Tolima, Huila y Nariño, donde estas disminusiones de lluvias se podrían ubicar hasta en un 40%. Para el resto del país se pronostican precipitaciones cercanas a los promedios históricos.