A la falta de acciones para controlar su reproducción y de estrategias contundentes para contener a los hipopótamos, se debe sumar otro factor no menos importante: su longevidad.   

Claudia Jiménez, profesora de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), sostiene que el hecho de que estos mamíferos tengan un promedio de vida de entre 30 y 50 años también se constituye en otro aspecto determinante al poner aún más en riesgo los ecosistemas y las especies nativas colombianas. 

Le sugerimos: Hipopótamos: ¿esterilizarlos, sacrificarlos o trasladarlos a África?

“Pese a que existen alternativas efectivas para controlar la tasa de natalidad de animales silvestres, como los implantes GnRH (tratamiento de esterilización hormonal), estas pueden no ser tan eficaces en el caso de los hipopótamos que habitan en el Magdalena Medio, no solo porque son costosas, sino también porque no existe un censo actualizado de estos enormes mamíferos”, manifestó. 

La docente, que expuso durante la conferencia denominada "Contracepción: un enfoque para los animales silvestres”, las ventajas que ofrecen estos métodos en el cuidado de la fauna silvestre como una alternativa para el control del crecimiento poblacional de algunas especies, no ve muy factible que este proceso se pueda adelantar rápida y satisfactoriamente en Colombia con los hipopótamos.  


Las hembras hipopótamo por lo general paren una sola cría, aunque en ocasiones se dan casos de dos. Foto: Pixabay

“Aunque se acepte mejor una propuesta de contracepción que la del control letal, el problema durará por lo menos medio siglo más”, sostuvo Jiménez, quien afirmó que el control de la natalidad hubiera sido una estrategia óptima hace diez años.  

Así las cosas, ante la necesidad de que las autoridades ambientales tomen decisiones definitivas para el control de los hipopótamos, una especie introducida al país en los años 80 por el narcotraficante Pablo Escobar y catalogada como invasora por el Ministerio de Ambiente y el Instituto Humboldt, Jiménez y otras investigadoras de la Universidad Nacional creen que el control letal se debe considerar como otra alternativa pese a que sea una medida impopular. 

Le recomendamos: ¿Matarlos o cómo controlarlos?: El dilema con los hipopótamos rosados de Pablo Escobar

Milena Lamprea, otra profesora de la facultad, recordó que entre las acciones negativas que genera esta especie a los ecosistemas se encuentran la compactación del suelo haciéndolo poco productivo, la contaminación del agua, las agresiones a los pescadores y campesinos, y la afectación a las nutrias y los manatíes, que ya se está viendo.

“Sí, es un problema bioético, pero lo prioritario aquí no es el bienestar del animal, sino del ecosistema”, expresó Lamprea. 

Las investigadoras creen que el sacrifico sanitario de estos animales se podría hacer de manera concertada con la población local para no generar tanto impacto, teniendo en cuenta que muchas personas han aprovechado a estos animales como una atracción turística y fuente de ingresos.

*Con información de la Agencia de Noticias de la Universidad Nacional (Unimedios).