Al rojo vivo se encuentra el debate sobre el proyecto minero subterráneo para la extracción de oro y cobre denominado Soto Norte, que viene promoviendo la Sociedad Minera de Santander (Minesa) desde el 2015. 

La viceministra de Minas, Carolina Rojas, fue la encargada de encender de nuevo la polémica. En una entrevista a Noticias Caracol la funcionaria señaló que el desarollo de esta iniciativa en inmediaciones del Páramo de Santurbán se podía realizar no solo de manera responsable, sostenible, con todas las de la ley y cumpliendo con todos los estándares de calidad, sino que, además, constribuiría a la reactivación economica del país, fuertemente golpeada por la pandemia del coronavirus. 

Le sugerimos: Estudio advierte sobre impactos que traería proyecto minero en Santurbán

"El oro es un mineral que tiene un comportamiento diferente a otras materias primas en la medida en que en momentos de crisis como los que estamos viviendo, aumenta considerablente su precio y en esta pandemia no ha sido la excepción. El oro está en los niveles más altos de casi los últimos siete años y es una gran oportunidad para la recuperación sostenible de Colombia porque el país tiene una geología donde existe este mineral y hay unos proyectos que están en unas fases muy adelantandas de licencimiento que nos permitirían aprovechar estas condiciones favorables para incrementar los ingresos", mencionó.  


El Páramo de Santurbán es la principal fuente de agua en el nororiente colombiano. Foto: archivo/Semana.

La funcionaria agregó que dichos proyectos eran los que le iban a permitir al país, de aquí a 10 años, duplicar la producción de oro, que está actualmente en 35 toneladas al año. "Podríamos alcanzar casi 70 toneladas con esos proyectos que están en la fila y que, además, cumplen toda la modernidad y requisitos para aprovechar estos reursos de forma responsable", apuntó. 

Frente a la iniciativa de Minesa sostuvo que la legislación colombiana no permite la minería en áres protegidas y que ese proyecto no estaba dentro del páramo.

Recalcó que la zona donde se desarrollaría ha sido tradicionalmente minera. "La provincia de Soto Norte lleva prácticamente 450 años ejerciendo minería y este proyecto, que está en proceso avanzado de licenciamiento, hace una propuesta de minería moderna, con todos los requisitos, y será la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) la que se encargará de revisar y garantizar que se desarrolle con todos estándares para poder aprovechar ese recurso natural (oro)", afirmó

Le recomendamos: Crece polémica por minería y nueva delimitación de Santurbán

Sus palabras plantearon, según varios ambientalistas y activistas, la inminente entrega a Minesa de la licencia ambiental que se encuentra en trámite desde hace varios meses ante la Anla

Varios trinos publicados por Rojas a través de su cuenta de Twitter terminaron de acrecentar la controversia. En uno de estos dijo: "Reactivar la minería es apostarle a un sector #ConTodasLasDeLaLey, que atrae inversión, genera regalías, empleos, impuestos y recursos para la reducción de la pobreza y el desarrollo territorial. Y que hoy necesitamos para la #ReactivaciónSostenible de Colombia", recalcó. 

Como respuesta, varias organizaciones y activistas que vienen luchando para que en el Páramo de Santurbán no se adelante este proyecto adelantaron una tuiteratón el pasado 28 de julio, usando el hastag #ConMinesaMásPobreza en señal de protesta, a la que se unieron varios actores, líderes de opinión, influenciadores, políticos, académicos, ambientalistas y ciudadanos del común. La iniciativa fue tendencia nacional con más de 50.000 trinos. 

"Hemos llenado las calles de dignidad en defensa del Agua, ahora lo hacemos en las redes. No descansaremos hasta que @IvanDuque  le niegue licencia ambiental a Minesa", señalaron desde el Comité para la Defensa del Agua y el Páramo de Santurbán, promotor de la tuteratón. 

Erwing Rodríguez-Salah, exdirector de Fenalco Santander, activista y defensor del páramo de Santurbán, aseguró que era inconcebible que se estuviera adelantando el trámite de una licencia ambiental sin haberse primero terminado de adelantar la nueva delimitación de ese ecosistema con base en lineamientos y estudios técnicos y científicos. "No queremos otra delimitación político-minera en favorecimiento y al servicio de los intereses particualres de las mineras como pasó con la anterior", explicó. 

Agregó, además, que toda pretensión minera por encima de las bocatomas del acueducto metropolitano de Bucaramanga era inviable e indefendible desde todo punto de vista, empezando por el legal, al infringir varias leyes, decretos y sentencias judiciales. 

Lea también: ¿En qué va la nueva delimitación del Páramo de Santurbán?

"La coyuntura que estamos atravesando por la pandemia no se pude constituir en argumento para devastar nuestros páramos que son fábricas de agua por excelenecia", mencionó Rodríguez-Salah. 

Juan Carlos Cárdenas, alcalde de Bucaramanga, a su turno, calificó la intervención de la viceministra de Minas como desafortunada y desinformada. Aseguró que en el primer informe de observaciones al Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para el Proyecto de Explotación de Minerales Auroargentiferos Soto Norte hecho por una comisión de expertos, conformada por varias organizaciones y especialistas en biótica, hidrogeología y socioeconomía, se informó, por ejemplo, sobre la existencia de una conexión entre las aguas afectadas por el proyecto minero y las aguas que arriban y abastecen al Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, a través del río Suratá.

De igual manera, el informe señaló cómo la ejecución de ese proyecto impactaría, por lo menos, a 60 tipos de especies de flora y fauna, al igual que 10 nacimientos de agua, entreo otros hallazgos. 

Por su parte, Ivonne González, vocera de los pequeños mineros y campesinos de la provincia de Soto Norte, conformada por los municipios de California, Vetas, Charta, Matanza, Suratá y Tona, aseguró estar de acuerdo con expresado por la viceministra Rojas. "Esto es lo que nosotros siempre hemos hecho (minería). Es Anla es la única institución que debe decidir técnicamente si se debe o no adelantar ese proyecto", manifestó. 

Le puede interesar: Campesinos y mineros tradicionales de Santurbán urgen definición de límites del páramo

En 2010 se prohibieron todas las actividades mineras en los páramos y se definió la necesidad de delimitarlos. Desde entonces, las comunidades que habitan en Santurbán y derivan su sustento de la minería artesanal y del campo, quedaron a la espera de las decisiones que se deben tomar al respecto. De acuerdo con la organización Dignidad Minera se trata de cerca de 25.000 campesinos de 40 municipios.

Las comunidades de los municipios del área de influencia aseguran con el apoyo a la minería están defendiendo sus tradiciones, su cultura y el desarrollo de sus actividades económicas ancestrales. En el municipio de Vetas señalan, por ejemplo, que un buen porcentaje de los habitantes de esa población, de cerca de 2.500 habitantes, depende de manera directa o indirecta de la minería tradicional desde hace, por lo menos, 400 años.

A debate en el Congreso 

Ante el revuelo causado, el representante a la Cámara, César Pachón, gestionó para que debate sobre este proyecto minero en la plenaria del Congreso por fin se diera. Llevaba desde 2019 solicitando el espacio.

Finalmente quedó previsto para hoy, a partir de las 9:00  de la mañana y se podrá seguir a través del canal del Congreso en Youtube

Se espera que intervengan todos los actores, tanto quienes están en contra del proyecto como aquellos que se oponen, al igual que los ministerios de Minas y Ambiente, la Anla, la Agencia Nacional de Tierras, la Procuraduría, la Defensoría del Pueblo, entre otros.

Pachón argumenta que aunque la licencia minera de Minesa no se pide específicamente dentro de área protegida del páramo, sí está dentro de su estructura sistémica y una línea imaginaria no lo puede dividir. "Está lo suficientemente cerca- en el área de subpáramo- para afectar al área protegida y las especies de flora y fauna que viven allí. Dentro de los más afectados estarían tres ríos fundamentales para los habitantes de la región: Lebrija, Suratá y de Oro y otros diez nacimientos de agua dulce", expresó. 

"Nací en un páramo y estoy comprometido con su proteccción. Nada justifica entregar tan grande riqueza a una multinacional que se va y deja miles de consecuencias en el territorio, consecuencias que vamos a sufrir los colombianos en el presente y en el futuro", puntualizó el representante.